Etiquetas

viernes, 20 de noviembre de 2015

PAZ







Imagen de la red


Las voces unidas han de escucharse

El mundo se une entrelazando sus manos

Forman cadenas humanas contra las guerras

No queremos más horror

Ríos de sangre inundan el planeta

Por causas sin justificación

Miles de vidas aniquiladas

Miles de desplazados dejan sus vidas

En un camino incierto

Sin saber cuál será su destino

Cada gota de sangre olvidada

Supone una vida sesgada

La condena de no vivir

De no tener oportunidad de respirar

 ¿Cómo se diferencia el bien del mal?

No existe el bien en la venganza

El ojo por ojo no es la solución

Los conflictos no se resuelven con las armas

La capacidad creadora de la mano humana

Ha de despertar del letargo y olvidar la destrucción

Los gritos de impotencia se entremezclan con el horror

¡¡Queremos un mundo en Paz!!

¡¡NO a las guerras,

SÍ al diálogo,

 que acabe de una vez tanto horror!!






sábado, 14 de noviembre de 2015

Ídolos de barro








Imagen de la red

Moldeamos  ídolos

con manos de artista

 con manos sabias

 del mejor escultor.


Escogemos para ello

el más bello y fino mármol

extraído de nuestra cantera,

de la cantera onírica 

creada en la imaginación.


Ideamos seres de aparente deidad

 les damos forma

y esencia humana.

 No olvidamos detalle alguno

vestimos de emociones su alma,

si es que hay alma en lo divino.


Con las manos del deseo

damos vida a nuestro dios.

Criaturas de ficticia belleza.

Seres de defectuosa perfección.

No atisbamos el espacio huero,

  la falsedad que anida en su interior.


Dejamos de soñar

 al comprobar

el resultado final de la obra.

No hay escultura perfecta,

 la finura marmórea se ha convertido en fango.

Fango endurecido

que no soporta el golpe



en su caída

se resquebraja,

se descompone,

se hace añicos.


En su agónico declive

se precipita al vacío

se difumina y se esparce

en polvorienta nube a la deriva.

Busca el espacio abierto

en el que habita el olvido.


 Perplejidad y asombro

de unos ojos desorbitados

quedan en la mirada incrédula

ante la demolición de una obra imperfecta.


Jamás volverá  la figura moldeada

a ser imagen de perfección

invento de ensoñación

de un alma ilusionada.


La decepcionante comprobación

del burdo material de su composición

desmitifica el ideal moldeado.

No hay ídolos de perfección

 aunque la mente lo crea.


¡Ha muerto otra ilusión!

El grito ensordecedor del desaliento

 penetra en el interior

desgarrando las entrañas.

El desamor se instala de nuevo,

 hunde sus garras en el corazón

viejas heridas se abren

y

 fluyen de su interior

oscuros y dolorosos mares

de lágrimas encabritadas.








Despedida












Ya es muy tarde ahora

toda ilusión se congeló.

Mi corazón quedó hueco,

perdió la confianza.


Dudo que si  vuelves a llamar

pueda caer de nuevo

bajo el influjo

de tus vendidas palabras.

En poco tiempo,

 tu silencio

ha apagado mi fe.

Fe ciega en un amor

 que no tuvo tiempo de crecer.

Se quedó ahí,

anclado,

a la espera de una señal

en estado de reposo

 marchitándose,

agonizando y muriendo

de eterna soledad.

Nunca se hicieron realidad

 las viejas promesas esperadas.

 Principio y fin de una historia

que, tal vez por incierta

 nunca debió comenzar.


No lamento haberte encontrado,

ni  lamento haberte perdido

no se puede perder

lo que nunca se ha tenido.


Se engendró el deseo con palabras,

 dulces y tiernas palabras,

que grabaron en un instante

 la memoria de un amor.


Ya es muy tarde ahora,

mi esterilidad se ha hecho crónica.

No volveré a creer en ti

No confiaré más en tus engaños

No justificaré tus actos

para dar consuelo a mi corazón.

No hay pesadilla peor

 que buscar explicación

cuando en la otra parte no hay nada

solo cínicos gestos,

ironía desmesurada,

mentiras sin piedad

edulcoradas con miel en las palabras. 


Herido y roto,

 queda, así, mi corazón

como si miles de puntiagudos dardos

fueran lanzados sobre él a conciencia.

Sin un temblor en la mano que los lanza

 con pulso firme acierta en la diana.


No,

 ahora ya es tarde

Ahora soy yo quien te dice adiós

No te quiero en mi vida.

Mi heriste,

me desangraste,

dejaste mi alma deshabitada.

Me di con sinceridad,

y te mostré lo que soy

sin miedo ni vergüenza

ni siquiera pudor.

No confundas mi sinceridad 

con ausencia de dignidad

porque siempre fui muy digna

al expresarte mi amor.



No te dejo con indiferencia

pero no brota de mi una sola lágrima.

Mis ojos se desgastaron,

mis cuencas quedaron vacías y secas

por tanto llanto amargo derramado

ya no queda en ellos

lágrimas que me recuerden a ti.


Hoy te digo adiós.

Un adiós de eternidad,

de olvido.

De desearte y amarte

y, 

aún así,

 te echo de mi vida

te desalojo de mi corazón.


Un día se cerraran mis cicatrices

y ese día seré feliz.

Pronunciaré tu nombre

sin que sea causa de dolor.

No seré presa de estados mentales

de ansiedad o depresión.

desaparecerá la amarga huella

de todo el amor que un día creí.

Mi corazón se expandirá

 y

henchido de fresco aire renovado

respirará aliviado

esperando la sinceridad

de un nuevo amor que no sea inventado.











Horror en París










Imagen de la red


Noche de horror parisina

hueles a sangre aún caliente

el aire silba con grito desgarrado

el llanto de la multitud masacrada.

Las garras del terror han vuelto a caer sobre ti

sorprendiéndote en tu apacible descuido

Nada puede justificar tanto horror

Ningún motivo es suficiente

Ningún dios reclama sacrificios humanos

Ningún dios predica la muerte 

No es el nombre de los dioses

lo que lleva a las barbaries

Detrás de tanta salvajada

se esconden otros intereses

Se utilizan las religiones

Se crean conflictos conscientes

El terror llena las calles

el mundo se estremece,

 se duele.

El olor a muerte se expande

París huele a sangre inocente.