Etiquetas

sábado, 28 de mayo de 2016

A LA NIÑA OLVIDADA













¿Dónde te quedaste querida niña?

¿En qué lugar de mi mente


 se perdió tu imagen?


 La melancólica luz de tus ojos

 quedó en mi recuerdo grabada


desvanecida en el tiempo


como una estaca clavada


que  mi corazón atraviesa.



Eres el recuerdo vivo y fugaz


de otros tiempos


de temores y angustias


de enigmas sin resolver


de conversaciones prohibidas


de soledad y aislamiento


de llanto incontenido


de preguntas sin respuestas.



Tormentosa infancia


tormentosos recuerdos


que van y vienen sin cesar


que vivieron siempre conmigo


que ya no quise evocar


para olvidar lo no entendido.



Apenas te recuerdo sonriendo.


Sombría infancia


mi querida niña.



  Quise ignorarte inútilmente


 para no volver a tu dolor


para no sucumbir a mi sufrimiento.



 No te abandoné


  siempre has estado en mí


formando parte de mi vida


en cada instante de mi presente.


Quiero que vuelvas a mí

quiero encontrarte de nuevo,

arañar en mi interior,

recuperar tu imagen,

 que seas mi espejo,


 mirarme a través de ti


porque tú eres lo que perdí


y yo soy tu reflejo.


 

Forjaste mi camino sin ser consciente.

No quiero que seas pesadilla y tormento


de mi desvelado sueño.



Quiero aliviar tu dolor,


ser el pozo


 en el que viertas tus lágrimas.


Quiero consolar tu corazón

y borrar la tristeza


que inunda tu alma.



Quiero abrazarte tiernamente,


que sientas mi calor


cubrir tu pena con mis besos.


Quiero cantarte bajito


y dormirte en mi regazo.



Quiero llenar el vacío


del amor que te faltó,

del cariño insatisfecho



Quiero que juntas perdonemos


todo el daño,


otros tiempos.



Ya es hora niña olvidada


de encontrar la paz

de no mirar atrás

de seguir viviendo...





Imagen de la red

martes, 17 de mayo de 2016

SOLTAR LASTRE
















Descorrer el velo y vaciar el alma.

Dejar atrás las cegueras sentimentales.

Descorrer el velo que tapiaba la razón

desnudando las negras realidades.


Descorrer el velo dando espacio a la luz

dejar las miserias al descubierto

las iras reprimidas,

las furias desbordadas,

los dolores entumecidos

y las rabias enquistadas.


Liberarlas y soltarlas al vuelo

 sin ficciones ni autoengaños. 

Realidades francas

 sin enmascaradas fantasías.


Abrir compuertas

 que arrastren la suciedad

 y dar rienda suelta

 a los demonios infinitos.


Vomitar la hiel esparcida en las entrañas.


Disparar dardos envenenados


en una sola dirección


 impactando de pleno


en las mentes pobres y vacías,


incapaces de sentir amor

desprovistas de conciencia,

inutilizadas para la empatía.

 

Soltar lastre y limpiar el alma

dejar atrás los oscuros tormentos.



Descargar la pesada carga

 acumulada en las costillas,

liberarla del enorme peso

 que soporta la estructura física.


Soltar lastre para continuar el viaje

sin naufragar en la propia pesadilla.

Soltar lastre para abrir puertas

y permitir que se cierren las heridas.






Imagen de la red



miércoles, 11 de mayo de 2016

TU OLOR
















Hueles a brasas ardientes

 y a deseo.


Te respiro


 y me quemas con tu aliento.


Te acercas


 y me deshago en tu fuego.



Me subyuga la fragancia


  del erótico aroma


que todo tú desprendes.



Impregnas de deseo mi piel


deseo del más puro desear


deseo ardiente y provocador


de perderme junto a ti


 en tu cuerpo,


sentir tus manos sobre mi,


deslizándose 


palmo a palmo,


lentamente


sobre mi piel.


Deseo voluptuoso


de apagar  la hoguera


de pasiones desmedidas


dispuestas a entrar en erupción


al más pequeño contacto con tu piel.



Deseo de gozar hasta la extenuación


  de la envolvente locura del placer


de fluir y dejarme arrastrar


por el febril desenfreno,


de embriagarme de tu pasión

para satisfacer el mutuo deseo.



Danzar en la sensualidad


de lujuriosos contoneos.


Descargas de enervante electricidad


recorren milímetro a milímetro 

las sinuosas formas

de la desnudez de nuestra anatomía.


Danza divina y vibrante

danza sensual enardecida.


Llamarada inagotable

de lujurias implacables,


de pasiones desinhibidas


que buscan anhelantes


 saciar su hambriento deseo.



 Saborear lentamente


 cada instante


la salvaje culminación del clímax


prolongando la intensidad


 del lascivo sabor que produce el placer.





Imagen de la red