Etiquetas

jueves, 25 de agosto de 2016

DISTANCIA













 Tan cerca te percibo

 que llego a tocar tu aliento.

Tan cerca te adivino

que te escucho respirar.

Llega  hasta mi 

  el más imperceptible de tus latidos

y sólo mis oídos

 lo pueden detectar. 

Te siento tierno y suave

aterciopelada voz

melodiosa y envolvente.

Atormentado aspecto

que invita a provocar.

Te ocultas y aún no sé

cuál es tu mayor miedo

ni qué es lo peor

que pueda suceder.

Vivimos en dos mundos

opuestos y desfasados

en las antípodas distanciados,

físicamente alejados,

sólo unidos por la red.

Difícil es por tanto

un cruce de caminos.

Condenados nos hallamos

a una vida descoordinada

de esperas sin encuentros

de letras y palabras

de caricias imaginadas

de besos dibujados

detrás de un monitor.


Imagen de la red

martes, 16 de agosto de 2016

APRENDIZAJE

















Creía que ya no había más contenido, que a base de tanto llanto mis cuencas habían quedado secas y vacías, pero me equivoqué de nuevo porque las lágrimas no se acaban nunca por más que los lagrimales se resequen.
No era consciente del daño que me estaba haciendo negándome al llano. Todo lo que se reprime al final resulta nefasto para la salud, tanto física como mental. Es como querer contener las aguas de un dique cuando ya ha rebasado su capacidad...se desborda y las consecuencias son devastadoras.
 Me costó años aprender que el llanto es una forma de expresión, de liberar emociones, tanto de dolor como de alegría, así como lo es la risa que siempre gusta más, a pesar de que a veces sea engañosa. Pero no, yo no quería mostrar a nadie mi parte débil, entendía el llanto como una forma de poner al descubierto mi sufrimiento y mi dolor por todos los golpetazos que había recibido. No, no era cuestión de hacer público y  evidente mi lado frágil, mi lado sensible y humano. Tampoco me di cuenta que mi piel no era tal, sino una gran masa maciza y dura, que había ido recubriendo mi cuerpo a modo de coraza, sí, mi piel se convirtió en un enorme y enquistado callo protector ante los golpes que pudiera seguir recibiendo; eso me convirtió en el mejor de los púgiles al que nunca vencían. Me acostumbré a no mostrar mi verdadero dolor, soportaba cada gancho de pie, imbatible para el adversario, pero vencida por el cansancio y el agotamiento de tantos años reprimiendo emociones, de tantos años queriéndome mostrar ante el enemigo con una fortaleza que se debilitó ante el esfuerzo diario de tanta represión.
Fue entonces cuando me encontré, mejor dicho, cuando empecé a bucear en mi interior y quise saber qué, cómo y quién soy. Para mi sorpresa descubrí que soy una mujer, ante todo persona, con una sensibilidad siempre a flor de piel dispuesta a vivir con todo lo que ello comporta, porque la vida está compuesta de muchas subidas y bajadas, como una carretera serpenteante en continuo zig-zag y no sigue una línea recta, en ella hay momentos en los que se hace tan necesario llorar como reír. El llanto no solo sirve para expresar dolor sino también alegría porque ¿ a quién no se le han saltado las lágrimas en momentos alegres o ante un acontecimiento feliz como por ejemplo el nacimiento de un hijo?
Aprendí a dejar atrás resentimientos, sufrimientos ya añejos en los que no era bueno seguir haciendo hincapié. Aprendí a aceptarme como soy y aprender de mis errores así como a aceptarme humana con mis defectos y virtudes, como ser imperfecto que conlleva esa condición. Aprendí que tengo múltiples capacidades y a hacer buen uso de ellas. Aprendí a amarme a mí y darme mejor a los demás. Aprendí que no hay edad para el amor y que éste tiene mil formas. Aprendiendo sigo todavía porque aún me queda camino por recorrer y mientras siga en este mundo, sin duda, la vida no dejará de ponerme a prueba y en cada experiencia habrá siempre un nuevo aprendizaje. El mayor de todos es poder ver siempre el lado bueno de las cosas...toda moneda tiene dos caras, no me quedaré con la peor. He aprendido a dar gracias a la vida porque las experiencias vividas han hecho de mi lo que soy.








Imagen de la red


lunes, 15 de agosto de 2016

AMADO AMOR














Si se me ocurren besos

  pienso en ti.

Si se me ocurre un nombre

 te llamo Amor.

Extenso significado

del más bello contenido

que envuelve su expresión.

Mágica palabra

que solo al pronunciar

fertiliza corazones

y renueva primaveras

Amor de amar,

amado amor

que penetras en la piel

sutil,

dulcemente,

sin avisar.

No existe mayor placer

ni habrá sentimiento mayor

que el inspirado por ti

en la palabra Amor.

Amor,

que devuelves vida

Amor

que con locura amas

que con ternura besas 

y enciendes la pasión.

Amor

sin muros ni fronteras.

Amor

que no convence  la razón.

Amor

que nace libre y sin ataduras.

Amor

de altos vuelos

con alas de libertad.

Amor de amar.

Amado amor.

Si necesito besos

pienso en ti,

si se me ocurre un nombre...

te llamo Amor.






Imagen de la red



miércoles, 10 de agosto de 2016

EL ÚLTIMO INSTANTE
















En el último instante miré hacia atrás. Era la hora de decir adiós al lugar de las sombras.
Tantos recuerdos amargos no valía la pena volverlos a meter en aquel viejo y triste baúl que se lleno de polvo con el pasar del tiempo. Miré atrás y sonreí. Por primera vez mis ojos volvieron a iluminarse con destellos de aquel perdido brillo de antaño. La maraña se deshizo, no quedaron nudos ni cabos sueltos. La paz llenó de pleno aquel resquebrajado y roto corazón. No hay sufrimiento, no hay rencor ya no queda nada del pasado. El huracán dejó a su paso toda la nada, barrió con su salvaje remolino todo lo bueno y lo malo que un día fue. No quedaron cicatrices ni rastro ni huella, todo lo vivido mereció la pena. Ahora llega el reposo. La inexpresiva mirada se pierde en el horizonte sin saber qué buscar. Llegó el momento de decir adiós, de abandonar las tinieblas y dormir para siempre, de despertar el alma que anduvo errante y perdida y esparcir su aura en la nebulosa universal y allí, muy agradecida por lo experimentado, derramar su polvo en el espacio hasta fundirse con el resto de almas errantes unificando energías que se expandirán por el cosmos.






Imagen de la red


lunes, 1 de agosto de 2016

MIEDOS














Mis miedos,

que viven en mí,

que por más que los ahuyente,

sin permiso previo,

se hacen dueños

de mi voluntad.

Que buscan alimento

en motivos sin fundamento.

Que me roban la vida

y la convierten en un infierno.

Miedos que no se ven,

terrores infundados,

criaturas fantasmales

de pesadillas incesantes.

Atemporales,

sin horario,

noche y día 

vienen a buscarme.

Ahí están,

paralizantes,

abrumadores.

Invisibles

al ojo ajeno,

destructores de mentes

para quien los padece.

Conquistar el miedo

es una cruenta batalla.

Nace en el interior,

se arraiga en el pensamiento

sin una posible causa.

Se adueña de mi ser

se adhiere a mi carne

que se duele

sin palabras.

Miedo a respirar.

Miedo a no vivir.

Miedo a sucumbir y morir.

Miedo a no poder llorar.

Miedo a negarme a olvidar.

Miedo a no poder amar

Miedo a no perdonar.

Miedo a no saber pedir perdón.

Miedo a mirar la luz del sol.

Miedo a no escuchar tu voz.

Miedo a quedarme sin palabras.

Miedo a la enfermedad

Miedo a no poder terminar.

Miedo a perder la esperanza.

Miedo a no significar.

Miedo a excusarme en el miedo.

Miedo a vivir sin amor

porque me negué a amar

por miedo

a que me dañaran.





Imagen de la red