Etiquetas

domingo, 27 de noviembre de 2016

CUANDO EL MAL ACECHA






Se horrorizó al escuchar su propia voz, no podía creer que aquel escalofriante sonido proviniera de su garganta, más bien parecía salir de las fauces de alguna criatura del inframundo.
No se dio cuenta de la mutación que se estaba produciendo en su persona. Su cuerpo iba tomando dimensiones descomunales al mismo tiempo que su aliento se tornaba más gélido y pestilente y una oscura masa de espuma fluía de la comisura de su boca. Lo que antes fueran ojos se habían convertido en dos grandes y oscuros cuencos huecos y vacíos. El producto final de aquel cambio era una enorme y abultada masa deforme debido a la acumulación de maldades inflingidas a la humanidad. Contaba con pocos minutos de concsiencia antes de completar su transformación.
Se hallaba perdida en el reino de la oscuridad, su interior, en el que ya no podía reconocer ni su propia imagen. Su vagar por aquel inhóspito lugar la llevó hasta un gran océano helado en el que se hallaban sumergidos todos los sufrimientos y dolores  que la humanidad había acumulado desde la noche de los tiempos. Allí, pudo contemplarse y ver su reflejo. No pudo evitar proferir un terrorífico aullido ante la visión que le devolvía aquel espejo ya que tenía ante sí una imagen demoníaca en la que se reconoció  como  un engendro satánico. 
Junto a la imagen infernal podía distinguir una parte muy leve y difusa de lo que aún quedaba de su apariencia original. La belleza que en un tiempo tuvo nada tenía que ver con la mutación alcanzada. La bestia volvió rugir con estruendoso y gutural aullido. El mal, sin duda, se había apoderado de su alma y aquello que contemplaba era el precio a sus maldades.
Su antiguo yo quedó vagando por la eternidad en espera de un nuevo aviso, de una señal de recuperación. No se preguntó cuánto tiempo le llevaría recobrar su antigua forma porque ya casi no quedaba consciencia en la bestia. Podría ser cuestión de días o quizá esa nueva personalidad la llevaría consigo eternamente.
No disponía de mucho tiempo para pensar ni razonar, pero tuvo un instante para poder verse a sí misma y la forma en que el mal la poseyó, inoculando en ella los peores sentimientos y las mayores perversidades que ningún ser humano pudiera albergar. Esparció semillas de codicia, odio, envidia, celos, ira y los propagó por el planeta sin contemplaciones. Aquellos sentimientos se instalaron en su mente, en su alma y en su corazón de forma enfermiza llegando a sentir un placer morboso en cada acto maligno.
Ante esa visión su voz volvió a estallar en lo que quería asemejarse a alaridos de dolor, pena y arrepentimiento profundo por la destrucción a la que había llevado a sus habitantes con su siembra. La bestia bramó con desgarradora fuerza y de sus vacías cuencas fluyeron en cascada enormes bolas de fuego en forma de lágrimas que deshicieron el hielo del océano liberando todo el dolor allí contenido y penetrando en sus deformes entrañas.
 En un último intento por redimirse de sus maldades y recuperar su apariencia olvidada antes de  perder definitivamente la consciencia, la bestia abrió sus descomunales fauces y succionó las frías aguas del océano engullendo y haciendo suyo todo el horror. Al hacerlo, la bestia vio su alma purificada y liberada de su tormento y poco a poco fue recuperando su yo perdido y la belleza que en tiempos remotos la caracterizó. En el planeta volvió a brillar el sol y recuperó toda su esencia en vida y color , el nuevo aire que se respiraba era síntoma de paz y armonía. Había dado lugar un nuevo amanecer,  un nuevo mundo en el que sus habitantes pudieron recuperar aquella parte de la que carecieron durante muchas eternidades: SU HUMANIDAD.





Imagen de la red








jueves, 24 de noviembre de 2016

SOMOS












Eres aire cálido que penetras en mi piel,

torrente apasionado que circula por mis venas.

Eres, sin ser,

 amor perfecto

de miles de sueños sin tormento,

de caricias desatadas.

Intenso fuego en el que se funden nuestros cuerpos

y se propagan nuestras llamas.

Eres el retorno al incendio inacabado,

volcán de nuevo de lava renovada.

Soy y eres conmigo,

la misma música,

 el mismo baile Y el mismo ritmo

de una danza de amor encadenada.

 Somos más que desnudos cuerpos amando.

Apasionadas caricias que erizan mis adentros

 lujurioso fuego que enerva mi alma.

Somos dos en uno cuando me provocas y te acercas

 sólo uno cuando me incitas y te amo,

sólo uno cuando me besas y me amas


   



Imagen de la red


lunes, 21 de noviembre de 2016

NO VUELVAS...

















No vuelvas a perturbar mi mente 

con tus falsas promesas de ser realidad.

No vuelvas a atormentar mis sueños

cuando la placidez los embriaga.

No te mires en mi espejo para inquietar mi alma.

No interrumpas mi camino cuando por fin el día nace.

No susurres a mi oído intentando despertarme.

No acaricies mi mirada para que vuelva a desearte.

No malgastes intenciones para no dejar de pensarte.

Ya te dije sin soñarte, no desveles mi incerteza

no esculpiré otra vez tu imagen.

Lentamente mis heridas cicatrizan y se cierran.

No permito nuevas brechas,

quédate lejos de mí,

 donde no existe el dolor,

 donde el recuerdo se muere,

lejos de los latidos de mi corazón,

que no te adivine, que no te sepa.





Imagen de la red







domingo, 20 de noviembre de 2016

TODO EL AMOR













Si necesitas de mí

ya sabes dónde me encuentro,

siempre muy cerca de ti,

dándote todo mi amor,

toda mi comprensión 

y todo mi consuelo.

Así te lo haré saber

 aunque guarde silencio.

Si las fuerzas te fallaran

te daré todo mi aliento.

 Seré tu punto de apoyo

 en este doloroso duelo.

Te cubriré de amor 

y mis brazos abriré

para dar cobijo a tu dolor

y des rienda suelta a tus penas.

En mí siempre encontrarás

una lámpara encendida

para que te asomes a mi luz

cuando te sientas perdida.

Seré un paño para ti

dispuesto siempre a enjuagar

 las lágrimas que tus ojos viertan.

Haré de colchón en el abismo

por si te sientes caer

no llegues al hundimiento.

Porque te quiero

 y quiero que sepas

que aquí siempre estaré,

 que nunca te fallaré,

las madres... siempre están cerca.






Imagen de la red





jueves, 17 de noviembre de 2016

CAMPO DE LIRIOS





La Pobla de Lillet es un pequeño y precioso pueblo de la comarca del Berguedà (Barcelona). En él, tengo la satisfacción y el orgullo de poder decir que nací. El topónimo Lillet significa "campo de lirios". 













Añoranza tengo por verte

nostalgia tengo de ti.

Melancólica añoranza 

 que lastima el corazón

por estar ahí, en mi tierra amada.

Por gozar de tu belleza sin igual 

tu límpido paisaje

 envuelto en nubes blancas.

Por perderme en tus noches

y despertar en tus mañanas.

Añoranza que desvela el alma

por contemplar la nieve

 que cubre tus montañas.

Por caminar por tus estrechas calles,

por llenarme de tu fragancia

olor a hogar, a leche fresca

a mantequilla y mermelada

a humeantes chimeneas

con sabor a escudella.

Olor a rebaño paciendo en tu hierba,

rumor de tu río 

que el alma serena.

Añoranza de ti, mi valle querido

cuna de mi nacimiento

donde de niña jugué

y asustada me escondí 

por el estruendo de los truenos

de las súbitas tormentas veraniegas. 

Nostálgica me hallo

subiendo  tus empinadas cuestas

jugando en tu plaza

bebiendo en la fresca agua

que de tus manantiales mana.

Soñando en tus prados

calentando mi cuerpo

 y alimentando mi alma

con la tibios rayos

 que tu sol me brinda por la mañana.

Pobla de Lillet, derroche de luz,

  naturaleza viva

que se filtra en tu paisaje.

En tu aire se respira amor,

todo en ti se hace querer

todo en ti tiene sentido

No hubiera podido elegir

mejor lugar en el que nacer

que en tu tierra,

 valle de Lillet...campo de lirios








Foto del Santuari de Falgàs de La pobla de Lillet tomada de la red




lunes, 14 de noviembre de 2016

NUEVO AMANECER















 Acariciaré mi alma

 que quedó destemplada.

Escucharé por fin

 la voz  que no escuchaba.

Repararé el daño

 de la mente trastornada.

Me detendré paciente y,

 con vista relajada,

  observaré mi imagen

 reflejada en el espejo.

Bucearé en su fondo 

 con mirada introspectiva

 buscando en ella todos mis porqués. 

Me obsequiaré con vida

 y disfrutaré con plenitud 

 a cada momento de ella.

No malgastaré ni un solo segundo

en sufrimientos vanos

que me impidan vivir.

Compondré de nuevo

 hermosas sinfonías

de bellas armonías

 y versos renovados.

Escucharé mi voz

 que quedó callada

 como si ahora fuera la primera vez.

Me declararé libre

 y lo silbará el viento

entonces ya sabré que sobreviví.

Que continúo aquí,

que sigo existiendo.

Que se desvaneció por fin

 la oscuridad que me envolvía

y de nuevo la luz iluminó mi ser.

Que por muchas sombras

 que entorpecieron mi camino

jamás abandoné 

y siempre resistí.

 El viaje continúa

 y sigo construyendo

un mundo de ilusiones,

 de anhelos y deseos,

de risas y esperanzas

 para proseguir.

A pesar de las cicatrices

y dolores pasados

no me vence el miedo 

ni las ganas de vivir.

Porque en cada espina

 que quedó clavada

me dejó en la vida 

algo nuevo que aprender.

No sucumbiré a las adversidades

ni alimentaré recuerdos

 en forma de dolor.

Con la claridad del día 

y la lucidez del alma

 siento aligerar la carga

que sobre mi espalda

tanto tiempo soporté.

Mi corazón palpita

 porque sigue vivo.

Escucho agradecida

 su acompasado latido

que hace danzar mi alma

con un brillo de esperanza

 ante el nuevo amanecer.





Imagen de la red




domingo, 13 de noviembre de 2016

QUERIENDO OLVIDAR












Queriendo olvidar

 poniendo las oportunas distancias,

muros de contención

 entre lo vivido y lo soñado.

Queriendo recordar el olor

que tu piel dejó en mi deseo.

Queriendo locamente creer

que la realidad superó al ensueño.

Empeñado en buscar la razón

en el olvido desmesurado

no queda tiempo para olvidar

se agota el tiempo de los recuerdos.

Giros y más giros entorpecidos

por la mente descarriada.

Busca incesante la palabra

que dé paz y sosiego a su alma.

No hay recuerdos que se pierdan

cuando el corazón aún sangra.






Imagen de la red




sábado, 12 de noviembre de 2016

OTRAS ALTERNATIVAS














No quedó nada de lo que anteriormente fue, por lo menos eso creía ella. Se dejó en el camino la piel y le estaba costando mucho recuperarse. Se había preguntado miles de veces por la causa de su desequilibrio, qué era lo que la mantenía en ese estado, cuándo empezó a temblar sin causa aparente, cuándo creyó que iba a desvanecerse y a perder el conocimiento...Sin duda, las causas eran añejas, se remontaban a su infancia.

 Había intentado muchas terapias y siempre se encontraba con la misma causa: su madre, ahí estaba el motivo de su desequilibrio, de su terror. Le costó mucho llegar a la raíz del problema y mucho más aceptarlo porque los sentimientos que ésta le provocaba la hacía incluso verse a sí misma como una especie de monstruo.

El incesante goteo de quejas, lamentos, la forma de descargar contra su pobre mente infantil todos sus complejos, frustraciones y posibles errores la marcaron durante su infancia de tal modo que llegó a creer que realmente ella era la causante de todos los males que acontecían a su progenitora. Esa carga la llevó consigo durante el resto de su vida. El trato inquisidor y malsano hizo trizas su inmaduro cerebro y creyó a pies juntillas que debía reparar el daño que no sabía cómo le había causado...En el contexto que se produjeron los hechos hacía que todo fuera posible. Era un micromundo perdido dentro de un mundo ya de por sí difícil y represivo en el que todo estaba prohibido, un micromundo basado en leyes del medievo.

Aquella mujer, jamás tuvo para ella una frase amable ni una sonrisa ni tan sólo conservaba en sus recuerdos unas manos maternales acariciando su cara, su cuerpo o consolándola de alguna pena...No, no guarda ninguno de esos recuerdos en los que una madre abraza a su hija y la envuelve de ternura con su amor. Más que eso, lo que hizo fue crear en ella un complejo de culpa y responsabilidad fuera de toda lógica y razonamiento y con el que creció, ese fue un duro precio para alguien con unas espaldas todavía tan pequeñas y para las espaldas posteriores en las distintas edades.

La mayoría de veces, "los trastornos" que se producen sin motivo aparente en algún momento de la vida tienen sus raíces en la infancia. La mente se protege ante cualquier tipo de acto traumatizante y borra de ella ,como si se tratara de algún tipo de amnesia, los sucesos ocurridos en momentos en que ésta es incapaz de procesar esa información, pero siempre hay un detonante que los vuelve a activar creando así un conflicto interno que puede adquirir carácter físico. El malestar en sus distintas manifestaciones, puede ser a través de crisis de ansiedad, ataques de pánico o cualquier otro tipo de fobia y puede que se acabe somatizando.

Ante el primer episodio siempre está la sorpresa y la pregunta ¿qué me está pasando y por qué? y la causa se busca en algo físico. Dependiendo del tipo de episodio del que trate o bien se acaba en el servicio de urgencias en un hospital o en la consulta del médico de familia.

Cada persona es un mundo a la hora de hacer frente a estas situaciones y las opciones varían en función de la confianza que depositen en la medicina convencional, así que la inclinación a la hora de buscar respuestas o ayuda dependerá de la confianza que le generen los fármacos o la confianza que pueda tener en otros tipos de terapias, como las llamadas alternativas. Sin duda, la farmacopea es necesaria en algunos casos extremos, pero éstos lo que hacen es parchear el problema real. Pueden desparecer los síntomas físicos, pero los verdaderos causantes siguen ahí y dormitando, latentes y dispuestos a resurgir en cuanto se deje de tomar la medicación. Este es el camino más corto para paliar todo el malestar físico porque el conflicto o problema no desaparece. La medicina convencional no recoge como problema de fondo las emociones y es la falta o carencia de una educación emocional lo que desata todo el problema psicológico al no saber cómo gestionar ese choque de emociones que se está produciendo y que por mucha medicación que se tome continuará sin resolverse. 

A veces los traumas producidos son tan profundos que pueden alargarse años hasta llegar a saber las causas y poder resolverlos desde el presente, pero merecería la pena que en lugar de tratar estos problemas a base de medicación se invirtiera más en otras terapias que a corto o largo plazo se obtienen mejores resultados y sin padecer los efectos secundarios que producen los ansiolíticos u otros medicamentos que se expenden desde la psiquiatría. Ambos tipos de terapia o medicación no tienen por qué ser excluyentes, más bien al contrario, pueden complementarse y convivir en perfecta armonía y hacer un mejor servicio a quien lo requiera.   







Imagen de la red




domingo, 6 de noviembre de 2016

¿QUÉ CAMBIARÍA?














Si con un deseo pudiera cambiar 

un sólo minuto de mi vida

¿cuál escogería?

Si en el pasado pudiera intervenir

 y un dolor pudiera borrar

¿qué dolor desaparecería?

Si tuviera el poder para mi vida cambiar 

 ¿con qué vida me quedaría?

Si  un error me dieran a corregir

 ¿cuál modificaría?

Si nueva ruta quisiera emprender

¿qué camino seguiría?

Si lo que anduve tuviera que desandar

¿de qué pasos me desharía?

Si quisiera apagar mi sed

¿de qué fuente bebería?

Si pudiera volver a nacer

y otra vida me dieran a elegir

¡¡nunca me cambiaría!!

Los errores que cometí,

las lágrimas que derramé,

el dolor que padecí,

las amistades que gané,

lo bueno que compartí,

los hijos que parí,

y tanto amo,

el amor que recibí,

el amor que regalé,

Todo lo que en ella he vivido

 ha sido con esta vida.

 De las cosas buenas he disfrutado

de las malas experiencias he aprendido.

Si tan sólo una huella borrara

ya no sería esta vida.

 Los acontecimientos se encadenan

y todo se modificaría.

El pasado no quiero corregir,

con todo lo bueno

 y a pesar de lo malo

 he llegado hasta aquí

y eso... ha valido la pena.





Imagen de la red





  

sábado, 5 de noviembre de 2016

COLAPSO















Se colapsó la razón

 y en polvo convirtió la mente.

Sin escapar al dolor,

se colapsó el corazón,

que dejó de amar súbitamente.

Se colapsó la razón

 que no entendió de amaneceres.

 Se colapsó, sin querer,

el eterno vagar

por un infinito sin estrellas.

 Se atascaron los sueños

anclados en ninguna primavera.

Se ahorró sentimientos

 que fueron borrados del recuerdo.

Se convirtió en navegante 

y en su mar se adentró

en busca de una playa.

 De pleno naufragó 

en el llanto con sus lágrimas.

El colapso se le acercó

 y obstruyó su aliento.

  A mitad de camino se paró

 y abandonó su cuerpo

  que agotado se derrumbó

 por la dureza del trayecto.

Se colapsó el amor

 que la mantuvo despierta

y que sólo alcanzó

 en el delirio de sus sueños.

Se colapsaron los mares

 sin dejar rumores nuevos.

Se colapsaron los vientos 

de gemidos y lamentos.

Se colapsó la razón

 atascada en perdonar.

Se le exilió el alma 

que asfixiada quedó,

cansada, abatida,

 buscando sus mañanas.

Se le agotó el aliento por gritar

 y no ser escuchada.

Se agotó en su agotamiento.

Se desvaneció el sueño

 añorando fantasías.

Se colapsó el amor

 en una madrugada fría.






Imagen de la red



martes, 1 de noviembre de 2016

¿QUIÉN?



Porque no hay día en el que no haya una mujer que muera, víctima de actos de violencia de género. Junto con las guerras, la muerte de mujeres por violencia machista es una de las mayores lacras que se extienden por el planeta y con las que hay que acabar de una vez por todas. Por eso digo ¡¡BASTA!!














¿Quién impide tu  vuelo?

¿Quién te corta las alas?

¿Quién te hace culpable

 y te confina a un destierro?

¿Quién detiene tus pasos

 y te coloca grilletes?

¿Quién te flagela el alma

y al silencio te condena?

¿Quién osa  decir te quieros

y tu persona ultraja?

¿Quién justificando que ama

te ata a su vida como esclava?

¿Quién se atreve a decir

que el amor es dolor

y cuánto más duele más se ama?

¿Quién sin consultarte

se apodera de ti y se hace tu dueño?

¿Quién con reproches constantes

aniquila tu mente

hasta hacerte sentir que no vales nada?

¿Quién usando la fuerza

mutila tu cuerpo y destruye tu alma?

Quién, sin escrúpulos miente

y con manos cobardes tu vida detiene?

¿Quién te obliga, mujer,

a vivir humillada

 y por nacer mujer eres castigada?

¿Quién sin piedad te somete

a terribles torturas

sin poder escapar?

¿Quién? sin señales de culpa

 brutalmente te agrede

 y en un manto de sangre

se anticipa la muerte,

  te abandonan las fuerzas,

 tu último aliento exhalas

 y la vida pierdes.

 Así llegas, mujer,

 a un trágico final

 que no sospechabas.





Imagen de la red