Etiquetas

viernes, 30 de diciembre de 2016

AL FINAL DEL CAMINO











Cuando se detenga el tiempo

  y al galope del viento los recuerdos vuelen para retornar a tí.

 Cuando se detenga el mundo

 y no haya más prisa por recuperar el ayer. 

Cuando el día muera

 y la noche amanezca buscaré tu sonrisa al atardecer.

Cuando al final del camino,

 sin mirar la distancia,

 nuestras vidas se crucen buscando un final,

 desplegaremos las alas para volar de nuevo al amanecer.

Cuando nuestros labios sellados esbocen silencios

nuestras manos aladas dibujaran sonrisas

 y todos los deseos esculpirán.

Cuando seamos uno en nuestros corazones

y la luz del alba nos quiera besar ,contaremos soles,

 regalaremos lunas , repartiremos cielo.

Se abrigarán los cuerpos con polvo de estrellas.

Se expandirán nuestras almas por el Universo

 y fluirán unidas para la eternidad.





Imagen de la red


martes, 27 de diciembre de 2016

Y CREÍ












Inútil pensamiento que se agarra al dolor

inútiles horas de oscuro silencio que acompasan el corazón,

devastadora condena que mantiene el alma presa

con la mentira ingenua de ocultar desazón.

Creer por un momento estar libre de tormentos

imposible intento de engañar la razón

cuando se impone el criterio que alberga el corazón

y desoye las voces de la lucha interna.

Creí ser libre de toda emoción

que ya nada turbaba la quietud del pensamiento.

¡Quietud! ¿Dónde se aloja la quietud

que no admite descanso ni argumentos?

No hay quietud en el mar cuando al barco hace naufragar.

No se aquieta el alma cuando le privan de libertad.

Solo en sueños puedo alar mis pensamientos,

dar vida y forma a mi realidad

 y sosegar el corazón sin razonamiento.

Y me creí libre sin soñar

y creí que no quedaba más condena que cumplir

y me olvidé que sólo en sueños hay libertad.

Libre para recrear, libre para no pensar.

En libertad para gozar, libre para amar... sin condición ni dueño.





Imagen de la red




  

domingo, 25 de diciembre de 2016

VINISTE DE NUEVO











Viniste de nuevo a mí, te descubrí y se iluminó la mañana,

no por mucho tiempo, ya lo sé.

Me acostumbré a tu ir y venir

a tu ser sin estar a tu sentir sin presencia

a dejarnos una y otra vez un pedazo de corazón,

 un rastro de nuestra huella.

Como mensajes sin emitir,

sin palabras que pronunciar, sin voz que articular,

sé que me vienes a buscar porque también salgo a tu encuentro. 

Como unidos en un flujo mental, enlazados en un mismo pensamiento.

Voy y vienes, vengo y vas.

Te descubro nuevamente y me inundo de placer.

Te adivino, sonríes, me besas y te siento sin estar.

Llevo con ansia a mi boca cada uno de tus besos,

besos que sellan las bocas hasta quedarnos sin aliento.

Nos fundimos por un momento y nos dejamos arrastrar

por la fuerza contenida del explosivo volcán.

Irracionales y embriagadores instantes,

recreo para el corazón que sin querer estalla

 henchido por la emoción de la magia del momento.

Sueño con acariciar tu cuerpo y siento erizarse la piel en ese sueño.

Quizá algún día podamos averiguar cuánto hay de realidad

o si es la morbosidad lo que guía nuestros encuentros.





Imagen de la red





sábado, 24 de diciembre de 2016

TE QUIERO REGALAR











Mis mejores sonrisas te quiero regalar,

te quiero obsequiar con el mejor y más bello recuerdo.

Te quiero abrazar y que sientas mi calor fundirse en tu cuerpo.

Regalos son que nacen en el corazón y vuelan a tu encuentro.

Te regalo fragancias envueltas en terciopelo,

te regalo amistad para sellar el amor más bello.

Te regalo lo mejor que por vestido llevo puesto,

te regalo el alma que desnuda contigo sueña.

Te regalo mi pasión y mil amaneceres,

te regalo luz del sol envuelta en esperanza.

Te quiero regalar mi voz para que sientas mi presencia.

Te regalo pensamientos que te hablen con el corazón

sin preguntar la razón ni poner condición a tan grande oferta.

Tantos regalos te ofrezco como tu alma pueda contener

a pesar de la distancia... a pesar de no estar cerca.






Imagen de la red

jueves, 22 de diciembre de 2016

COMO GOTAS DE ROCÍO











Como gotas de rocío que caen al amanecer

así quedaron adheridas tus caricias a mi piel.

Como suave llovizna que se desliza sin cesar

así caló tu huella en mi solitario corazón.

Sutil fugacidad que envuelve la reliquia

del delirio de amar, de la pasión desmedida.

Silencios y susurros de armónicos acordes

 acompasan la noche evadiendo la mañana.

Mensajes ocultos que se pierden en abrazos

cadenciosos vaivenes acunando soledades.

 Como único testigo la respiración

 de la agitación íntima que desvela el alma.

Sibilante sonido el que no se escucha,

el que se percibe de lejos

 y cuando te acercas es suave música.

Camuflados contornos se diluyen en la noche

perfumado deseo de calor humano

  buscándose  los cuerpo y  refugiándose en un manto.

Apasionados besos reciben nuestras bocas

que ávidas se encuentran y enloquecidas se sacian

de sed y hambre del fuego interno,

de explosivo amor, de inflamada ternura.

Impregnada quedó la noche del éxtasis derramado

en calma quedó el silencio y con el recuerdo se durmió el alma.








Imagen de la red

lunes, 19 de diciembre de 2016

LA CUEVA
















Encerrada en aquel lugar donde el aire y la luz del sol apenas entraban. No sabía cuánto tiempo hacía que permanecía en aquella oscura cámara ni cómo había llegado allí, solo era consciente del primer recuerdo inmediato a su despertar y verse allí tumbada en el frío suelo de aquella cuadrícula que pretendía, sin lograrlo, ser una habitación.

Debían haberle suministrado más sedantes de los que su organismo podía soportar porque sentía como si por encima de su cuerpo hubiera pasado una apisonadora. No podía a penas moverse lo que la llevó a observar sus extremidades y con gran estupor se vio aprisionada dentro de lo que intuyó era una camisa de fuerza. No conseguía  recuperar la memoria de los últimos acontecimientos, notaba un embotamiento descomunal en su cabeza y era incapaz de coordinar pensamientos. La boca se le había secado tanto que el poco aire que entraba por ella le hacía daño en la garganta, era como si tragara alfileres y la desgarraran por dentro.

No entendía nada, por más que se esforzaba no entendía que hacía en ese habitáculo en el que parecía la habían dejado en la más desoladora de las soledades. Su estómago empezó a crujir y pensó en cuánto tiempo haría que no ingería alimento...se sentía desfallecer, las fuerzas la habían abandonado no sabía en qué momento exacto de su existencia.

Volvió a entrar en aquel sopor que la mantenía aletargada al mismo tiempo que absorbía la sal de las lágrimas que se deslizaban por su rostro, de momento parecía que iba a ser su único alimento. Se adentró en un profundo sueño en el que se vio a sí misma golpeando fuertemente algo que parecía una silueta pero en el sueño quedaba difuminado como si no quisiera mostrar el rostro. De repente, las escenas se tiñeron de rojo y se despertó sobresaltada. La sangre siempre la impresionó y aquel rojo que surgió de súbito en el sueño la dejó aterrorizada y se volvió a preguntar qué había pasado y por qué estaba en aquel lugar encerrada y privada de todo movimiento como si de un animal salvaje se tratara...¡Dios!, pensó en él sin gran convencimiento, pero pensó en ese Dios en el que dejó de creer  hacía años.

La puerta de aquel cubículo se abrió dando paso a dos personajes con vestiduras cuyas transparencias dejaban al descubierto un enorme corazón. Eran un hombre y una mujer y ambos sostenían en sus manos una especie de pergamino antiguo. Sin pronunciar palabra alguna se acercaron a ella y le examinaron las pupilas que aún permanecían dilatadas. Por extraño que le parecía no sintió miedo ante estas transparentes formas, es más, le resultaban familiares y sentía que nada debía temer de ellas. No articulaban palabra, pero notaba que se producía una especie de comunicación más allá de la forma verbal. Las penetrantes miradas oscuras atravesaban sus ojos y exploraban su cerebro transmitiéndole desde allí signos y señales que podía descifrar perfectamente...¡se comunicaban telepáticamente! No podía dar crédito a lo que estaba pasando. Las preguntas que se se estaba haciendo las contestaban sin dar tiempo a que terminara de generar el pensamiento y entonces comprendió claramente cuál era su situación.

Se remontó a la época de su triste infancia en la que había sido cruelmente maltratada por aquel horrible y maligno ser que habitaba en la cueva y que la mantuvo secuestrada durante muchas vidas privándola del tiempo que le correspondía y sometiéndola a las más duras experiencias que ningún ser humano era capaz de soportar. Le robó la voluntad y le inyectó de miedo el alma consiguiendo así casi una aniquilación perfecta de su persona.

Con una rapidez extraordinaria hizo un recorrido mental por todo lo acontecido en sus vidas anteriores hasta situarse en el momento en que consiguió escapar de las garras de su prisionero. Horrorizada vio cómo para hacerlo tuvo que enfrentarse a él para poder salvar a todos los niños y niñas a los que tenía sometidos como a ella y asestarle con un atizador en la cabeza hasta ver fluir un río de sangre por ella. El terror no la paralizo y consiguió sacar de aquella oscuridad a todos los niños, meterlos en una carreta y alejarlos por siempre de la aniquilación.

Todo empezaba a cobrar sentido y cuando miró a su alrededor los personajes habían desaparecido dejando un pensamiento en ella del que ya no se pudo librar: "Nadie puede sacarte de tú encierro más que tú misma. En tus manos está cortar los grilletes que te mantienen atada. Eres tan libre como quieras serlo si te deshaces de tus pensamientos ya que estos son tus auténticos carceleros"

Se miró a sí misma y vio que la estancia estaba inundada de limpia luz solar y que su cuerpo flotaba libre de ataduras...El sueño se  había vuelto a repetir, se dijo a sí misma.








Imagen de la red






NUEVA SIEMBRA













Cuando se apague el sol, cuando  no quede más luz.

 Cuando ya en el corazón no quede un solo jirón que despedazar.

Cuando no haya caricias que recibir ni besos que entregar.

Cuando la esperanza muera de luto se vestirá el alma

en agonía se convertirá la espera de lo que jamás ha de llegar.

Cuando no queden razones y se ofusquen las ideas

cuando atrapadas en el tiempo las ilusiones mueran.

Cuando se hunda el sendero y no quede camino que recorrer.

Se habrá agotado el tiempo y no quedarán más quejas

el corazón se habrá cansado negándose a latir.

El alma envejecida retornará a su mundo

esperará el momento de una nueva siembra,

se enraizará a la tierra ofreciendo su cosecha

y de nuevos frutos frescos se tornará a vestir.






Imagen de la red



miércoles, 14 de diciembre de 2016

TURBULENCIAS


















Intento remontar  las turbulentas aguas

 del río por el que mi alma transita 

perdida en pensamientos de subidas y bajadas infinitas.

Me dejo llevar por momentos

 por el influjo de tormentos que arrastra la corriente  

sin poner freno a las demandas que la mente reclama.

Me paraliza de súbito la bajada que sin fin se me adelanta.

No se detiene el agua, río arriba o en cascada,

fluye sin cesar el torbellino y el vértigo nubla la mirada.

Como el salmón que lucha contra corriente

queriendo remontar el río en busca de su morada.

Incansable surca el mar hasta llegar de nuevo al río

dejando un pedazo de vida en cada tramo del recorrido.

Nada  detiene su trayecto, ni las desfallecidas fuerzas

ni sentir que su agonía se acrecienta.

Clava en el horizonte su agotada mirada

en busca de una señal 

que le permita divisar la meta deseada.

Cabalga y cabalga en las frías aguas

esquivando adversidades y tropiezos,

sigue su rumbo sin descansar

 soportando las inclemencias.

Así navegan mis pensamientos

 surcando el embravecido mar,

fluctuando en su trayecto

 al son que marcan las turbulencias.

intentando alcanzar la paz, 

desovando su pesar en las apacibles aguas.






Imagen de la red

sábado, 10 de diciembre de 2016

PENSAMIENTOS















Cuando me miras,

 la magia de tus ojos me fascina y da luz a las mañanas.

Cuando me hablas,

 tu voz me sabe a música de suave arpegio

 que deleita mi alma.

Cuando te callas,

se esconde en tu silencio el verbo

y sin palabras sé que me amas.

Cuando me abrazas,

me transportas con tu olor y con el calor que emanas.

Cuando me besas,

estremeces mis adentros y de locura me sacias.

Cuando me sueñas,

te unes a mis sueños que se enlazan con los tuyos

soñando el mismo sueño.

Cuando me amas

te amo tiernamente, te amo con locura,

nos amamos con lujuria...apasionadamente.





Imagen de la red


jueves, 8 de diciembre de 2016

COMO UNA DAGA













Vives atravesando mi piel con el acero de tu mirada

 incrustas en mi carne, sin remordimiento, tu fría daga.

Vives al margen de mis sentimientos,

 quieres, sin compasión,

 aniquilar mi vida con el frío acero de tu navaja.

Como sanguijuela que de sangre se alimenta

mi energía succionas y mi cuerpo debilitas.

Vives desde tiempos remotos instalada en mi vida.

No hay margen ni respiro ni tiempo,

eres como goteo incesante que la mente orada,

un sin vivir que agota mis límites

 y con mis fuerzas acabas.

Naufraga el barco en el que navego errante

me doy a la huida y sola remo hacia la orilla.




Imagen de la red

domingo, 4 de diciembre de 2016

PESADILLA











Te has vestido de gris para hacerme una visita.

Ni de blanco ni de negro,

elegiste el color gris

 para penetrar en mis sueños.

Neutro gris, color intermedio,

 color de presagio que difumina tu esencia.

No te has ido aún, ahí sigues,

 fundiéndote en mí con tu mirada,

esperas cruzar con calma la puerta que está entreabierta.

Entre sudor y desaliento de la pesadilla despierto,

angustiada por el terror me niego a interpretar el sueño.

Como en un redoble de sables mi corazón se acelera,

las punzadas que llevo clavadas son vaticinio de tu ausencia.

No te has ido todavía, aún te puedo sentir

aún mantengo tu olor y puedo adivinarte cerca.

Cuando cambies el color y en mis sueños aparezcas

sé que será tu adiós y que cerrarás la puerta.





Imagen de la red




sábado, 3 de diciembre de 2016

SOL












Sol, que resplandeciente asomas,

  me envuelves con tu brillo

y abrazas con tus rayos mi mirada.

Eres caricia cálida que en mi cuerpo se posa,

deshaces el frío interno que el helado invierno me deja,

 me abrigas y calientas  como manta de suave terciopelo.

Sol, que siempre luces en el firmamento

  te ocultas a veces cuando la timidez te vence.

Eres mi alimento, mi sustento, 

de luz y vida me llenas.

Sol que a la luna evitas y en solitario te muestras.

Sol  de media noche

 en algunos lugares te nombran,

espectáculo divino que recrea visiones.

Soy tu fiel amante y a ti estoy sujeta

impaciente espero el día, sueño con que amanezca

que se filtre por mi ventana tu luminosa presencia.

Quiero, muy egoísta,

 para mí tu abrazo diario y constante.

Mi alma se anima cuando anuncias tu llegada,

mi cuerpo se despereza,

tu claridad vence las sombras,

el ánimo se levanta, la tristeza se desvanece.

Sol,

embriagadora luz que propagas por el planeta

haces posible la vida... sin ti no cabría la existencia.







Imagen de la red