Ir al contenido principal

MUNDOS PARALELOS

 





Suspendida en el aire, flotando entre deseos y sueños, cultivando fragmentos de recuerdos, aturdida con el impacto del tiempo se apoderó de mi sentir la última versión que descubrí en mí. No fueron las horas ni fueron los destiempos, fueros los sueños que por un horizonte sin margen se diluyeron.

En la bravura de este oleaje que inunda mis pensamientos me fundo con las vivencias, tan lejanas y tan cercanas al mismo tiempo, lo sorprendente es la noción equivocada que la mente mantiene entre pasado y presente donde todo confluye en único momento.

Se repiten las secuencias acercando realidades desde otra perspectiva en la que nada es lo que aparenta, mundos paralelos desempeñando una obra de teatro en la que se representan roles diferentes, distintos cuerpos en una misma alma que muestran las puertas de la noche de los tiempos. 



Imagen de la red





Comentarios

  1. En la misma alma cofluyen distintos tiempos, remolinos que aturden al pensamiento. Siempre tan maravillosas tus reflexiones, mi querida Marina. Leerte es un remanso de paz.

    Mil besitos con mi cariño que te abrace y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas por tu generosidad siempre mi querida Auro.
      Un abrazo inmenso, corazón bello.

      Eliminar
  2. Marina, me encantaron esos mundos paralelos que tan bella y claramente has descrito, y acompañas con una preciosa imagen.
    Te cuento que tuve una experiencia muy similar en mi ultimo viaje al pico Duarte, me has hecho revivirla, gracias querida, por esta delicia.

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Harolina, pues muy feliz que este texto te haya evocado bellos recuerdos de tu viaje, seguro que fue una experiencia de lo más grata.
      Gracia infinitas por tus hermosas palabras siempre alentadoras para mí.
      Te dejo un abrazo inmenso con todo mi cariño y mi deseo de que tu hermana ya esté mejor.
      Que tengas un muy bonito fin de semana querida amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

BÚSCAME

           Búscame en las profundas aguas del océano, búscame en la inmensidad del cielo, búscame después de la tormenta, cuando acude la calma, cuando la mente se sosiega. Búscame en el torrente que fluye del manantial, río abajo, persiguiendo su destino hasta fundirse en el mar. Búscame entre las flores silvestres, entre el aroma que impregna la tierra cuando la lluvia cae como nutriente de vida que tanto se espera. Búscame dentro de ti, ahondando en tus deseos, profundizando en mis sueños, despertando del letargo, adormeciendo los silencios. Búscame en la inmensidad del todo del que formas parte desde la noche de los tiempos.     Imagen de la red

AMANECISTE

  Amaneciste de entre la blanca espuma de un mar sereno que acunaba tu desnudez mientras la brisa marina esculpía y daba forma a tu latido. Amaneciste de la ingravidez sobre las olas del mar dispersando por el aire aroma de paz en armónica cadencia con la vida. Amaneciste sin hacer ruido, casi de forma imperceptible, mecido por  el suave vaivén de las olas que te acercaron a la orilla. Amaneciste desde la estrella más brillante, desde la luz del sol, desde el caudal de los ríos, desde la frondosidad de los bosques, desde la vegetación y la fertilidad de la tierra. Amaneciste de entre las montañas, de las entrañas de la Madre Tierra. Amaneciste desde el Universo en explosión de vida expandiendo tu latido por la inmensidad del espacio infinito. Deslumbraste con tu sutil presencia a viajeros del tiempo que deambulaban perdidos en viejas quimeras, a inseguros caminantes que iniciaron el peregrinaje en busca de respuestas. Eres el faro que guía con su luz a navegantes que el rumbo perdieron

EN LA PENUMBRA

  En la penumbra de todo espacio, rodeada de nada y noche, de luz y todo, cubiertos los pensamientos con reflejos de silencio que acompasan las horas de madrugadas de embriagado ensueño, esculpiendo luces de fantasmagóricas formas, inventando patrones de nuevos tiempos. En la penumbra del espacio en el que se envuelve la magnitud de un tiempo inexistente, donde se gestan y paren múltiples proyecciones que dan vida y forma a las ideas que fluyen como manantiales de agua pura, fuentes de cristalinas aguas en la que se contemplan las imágenes creadas escapando de los argumentos convencionales con que la mente en su retahíla intenta convencer al sagrado poder que habita en el interior de la inmensidad de su existir. En la penumbra, escuchando el silencio en un compás de apacible calma, deshaciendo los obstáculos que crecieron como enormes montañas de granito, elevando su cúspide hacia el infinito, cayendo en la madrugada tras el último estertor del sonido. Soliviantando el silencio, interr