Etiquetas

jueves, 17 de mayo de 2018

CALLADA NOCHE















Callada llega la noche ocultando los misterios que se esconden en la memoria del tiempo.

 Diluidos entre las brumas y las sombras escogen el momento oportuno de fluir 

y brotar libres en el silencio que acompasa las horas.

 Cargada llega de nostálgicos recuerdos que mudos y adormecidos permanecieron en el cofre sin

 fondo donde se guardan las reliquias y los tesoros más bellos.

Callada y armoniosa hace acto de presencia la nocturna diosa, desempolvando pensamientos a la

 espera del silencio para hacer acto de presencia.

Recuerdos que abraza estremecida de ternura el alma,

 miradas de terciopelo que no envejecieron con el tiempo ni murieron desterradas.

 Noche apacible y serena, sinfonía de diapositivas que por segundos la mente evoca,

  tu imagen se mantiene intacta en mi alma y grabada en el corazón pervive en su memoria.

Callada, en profundo recogimiento, me siento embargada por la melodía de lo eterno.

 Bebo con avaricia, como licor ardiente que mis sentidos enajena,

el embriagante elixir, dulzor y aroma que en mi piel tatuó tu huella

   la estela de tu fragancia en el alma llevo impresa.

 Fragancia hechicera, perfume de ti, a tu más pura esencia,

olor que el corazón no olvida y en la distancia huele tu presencia.

 Sosegada en el recreo mental que me invade en esta extraña noche de luz de luna plena,

dulce anestesia que adormece mis sentidos al volver a vivir como si fuera hoy que eres,

 como vívido presente de un ahora que siempre serás, que aquí estás formando parte de mi ser.

Almas conquistando la distancia y el tiempo,

 almas de amor que en la placidez de las noches calladas se reconocen,

almas retornando del recuerdo, 

unidades que por separado se añoran y al encontrarse conforman una

 sola esencia.







Imagen de la red








domingo, 13 de mayo de 2018

NO PUEDO IMAGINAR












No puedo imaginar qué sería de la humanidad sin Amor. ¿Qué sería de los seres sin la fuerza y el poder que confiere el don de amar? ¿Qué sería de nosotros si estuviéramos desprovistos de corazón? ¿Dónde quedarían las sensaciones y actos que a través del amor se llevan a cabo? ¿Qué sería del mundo si en nuestro interior no albergáramos sentimientos tan bellos y nobles como la compasión o el perdón, si viviéramos inmunes al padecimiento y el dolor ajeno? 

No puedo siquiera imaginar un mundo desprovisto del sublime don del que estamos provistos. Sería un mundo desolador, poblado de seres sin capacidad de abrazar o abrazando como lo harían los brazos de un robot, sin ninguna sensibilidad, sin que el simple y dulce contacto de una caricia erizara la piel recorriendo el cuerpo esa electricidad que toca las fibras, que llega al alma y la hace vibrar. 

No, no puedo imaginar los abrazos infantiles sin sentir el amor y la ternura al dulce contacto de la suavidad de la inocente piel. ¿Qué sería de nosotros si el amor no formara parte de nuestra condición humana? Sería otro mundo que me niego a imaginar ¿Cuál sería el sentimiento que lo sustituiría para compensar la tragedia de no sentir amor, de no contar ni tener noción del verbo amar? 

Mejor no divagar y dejar de preguntar porque me niego a imaginar. Mejor será amar el mundo tal como es, pues a pesar de no ser el mejor de los mundos se puede llegar a perfeccionar. Sobrecargada está la humanidad de valores y de buenas acciones, infestada está de amor y por ese mismo amor es posible que entre todos sus habitantes lo podamos mejorar. 

El Amor en toda su extensión y su más amplio significado todo lo puede y lo hace posible, amar desde el alma y el corazón  más allá de todo lo que de vida palpita, más allá de lo que la madre Naturaleza nos brinda, más allá del Yo como unidad.






Imagen de la red







sábado, 12 de mayo de 2018

EL DESPERTAR DE LA DIOSA










Despertó la diosa con la furia con que el dormido volcán despierta al entrar en erupción, emergió con su fuerza de voluntad de las profundas fauces que la engulleran. 

Despertó con el rugido que de sus entrañas brotaba, emergió a la superficie de entre su fuego sin muros de contención en su recorrido y dio rienda suelta al torrente de vida que en su interior reprimido se hallaba.

 Despertó del inmovilismo al que estaba sometida, fuego y lava bañaron su cuerpo y su alma, baño de luz  del que surgió purificada.

 Diosa que vivió en muchos tiempos narcotizada sin reacción ante sí misma en la cueva que la montaña ocultaba. En la inconsciencia de la oscuridad en la que vivió sumergida no se percató del poder que en el interior de su ser habitaba.

 Diosa de luz y fuego, renacida y despierta en pensamiento y consciencia, explosionó junto al volcán en estruendos y estallidos anunciando al mundo su llegada.

 Diosa de fuego y luz, de su letargo despertó y vomitó de su interior el narcótico que paralizada la mantuviera. Recobró la justa locura y  lucidez para retomar sin miedo y con valor las riendas que en la oscura caverna olvidara.

 Emergió la diosa acogiendo entre sus manos el poder que le pertenecía. Diosa por sí misma proclamada, reina y señora única de su universo y no esclava de pensamientos que su voluntad anularan. 

Despojada de terrores demoníacos, exorcizó al más temido y fiero de los ángeles caídos desterrando por siempre las órdenes que la mente le imponía. Pensamientos limitantes que en estado de permanente terror la mantuvieron encarcelada. 

Diosa que consigo el báculo llevaba, irradió su luz impidiendo que nada ni nadie su brillo apagara.




Imagen de la red




     

jueves, 10 de mayo de 2018

QUISE DARTE...












Quise abrazar tu montaña y deslizarme suavemente por la escarpada pendiente de tu ladera. Quise fundirme contigo abriendo surcos en  la tierra y penetrar en tus entrañas y ser parte de las raíces que hacia tu alma se elevan.

Quise ser fuego templado y hielo ardiente al mismo tiempo, ser termostato natural que graduara la temperatura de tu cuerpo, protegerte del frío del oscuro invierno y sofocar el calor del tórrido estío.

Quise olvidarme del tiempo, convertirme en ave y volar hacia el espacio infinito, despejar el camino de piedras y guijarros, alfombrar el paso con pétalos de terciopelo, perfumar el aire de frescas fragancias y esencias silvestres.

Quise ser tu amiga, tu compañera y tu amante, ir junto a ti de la mano por el sendero del destino y emprender juntos el viaje de regreso a la paz del Universo, regreso en amor y libertad al destino de común origen.

 Quise conquistar el viento y fui el azote de la imprevista tempestad, quise derramar mi llanto sin que quedaran surcos, ni rastro, ni huella en mis agotadas cuencas.

 Quise en todo momento mostrarme ante ti sonriente, ocultar el dolor y el tormento de mi alma, que pudieras ver tu imagen en mis ojos reflejada sin velos de tristeza ni amargura que los delataran, envolverte en mil sonrisas y por siempre susurrarte que de tanto como te amé y te sigo amando todo y más quisiera darte. 









Imagen de la red









domingo, 6 de mayo de 2018

LLUVIA DE AMOR











Se iluminó el firmamento con un destello de luminoso y repentino brillo. Sobrecogedor momento que inesperadamente paralizó la exhalación conteniendo el grito de sorpresa en mitad del pecho.

La noche enmudeció ante el espectáculo de luz y fuego que ofrecía el firmamento, fuego despertando a la humanidad de la ceguera en la que se hallaba inmersa.

Como una inmensa bola multicolor de inusitada belleza caía del cielo en forma de polvo galáctico, danza y música de lluvia de estrellas.

 Apagándose y consumiéndose iba, a medida que en el aire se fundía. Para mayor sorpresa, el fuego, en su descenso se convertía en cálida lluvia de caricias y besos.

 Repartieron las nubes un diluvio por todo el planeta al que colmó de gozo con su pócima mágica, lluvia de Amor despertando conciencias.

 Perplejidad y estupefacción se reflejó en los rostros incrédulos de la humanidad. Inmenso Amor repartía el Universo en forma de besos envueltos en suaves algodones y caricias de terciopelo.







Imagen de la red








jueves, 3 de mayo de 2018

LUZ














Me adentro en tu abismo queriendo descifrar el enigma que se esconde tras tu silencio. Me adentro en las entrañas de la tierra para ser nacimiento contigo de las raíces que dan forma a tu esencia.

 Me adentro y con curiosidad de amante escudriño las sombras que tu mirada velan. Me ciegan los atardeceres cuando miro y te busco y te nombro y te pienso y en mi ser te percibo desde tu ausencia. 

Me adentro en los infiernos que torturan tu alma y asesino los demonios que te secuestran y con sus llamas tu cuerpo queman.

 Me adentro y te rescato de las sombras que te habitan, arranco de un zarpazo el dolor y las lágrimas que en silencio al amanecer derramas. 

Me adentro en tu todo y cobro formas miles de presencia etérea insuflando luz de amor desde mi ser  a tu alma. Bálsamo y antídoto que tus heridas sanen, luz perpetua que tus noches ilumine.

 Luz de amor que con el tiempo y la distancia no se agota ni se extingue. Luz que mana del corazón como divina cascada, que te conforta y te alienta, que te acaricia y te escucha, que hacia a ti se dirige y en tu corazón se instala. Flama de amor encendida que se expande en tu universo al encuentro de tu alma. 






Imagen de la red




miércoles, 2 de mayo de 2018

MI REFLEJO













Se vio reflejada en aquel río de aguas cristalinas y transparentes, su imagen era tan clara y nítida que podría decirse que se hallaba ante una réplica humana de sí misma, se encontraba ante su yo más esencial. 

Sintió un estremecimiento en su ser, la imagen que contemplaba aún sabiendo que era su reflejo se le hacía ajena porque no se sentía identificada en ella,  en su mente había concebido otra idea de su yo físico muy distinta a la que estaba observando.

 La imagen le mostraba más allá de su apariencia física, era una bella imagen resplandeciente, con un halo  de luz que nunca había observado a través de ningún espejo, un rostro tierno de mirada dulce en la que se concentraba un expresión de Amor infinito, era una mirada que hablaba sin emitir palabra alguna, una mirada que abrazaba y acariciaba.

 Posiblemente, pensó, la idea y creencia que tenía sobre mi misma la tuviera distorsionada o quizá la distorsión provenía de la misma pureza del agua en la que se refleja su interior.

 Pudiera ser, que sin saberlo, en su interior se hallara otra persona que solo podía apreciar con la mirada que el reflejo de su imagen le devolvían las transparentes aguas. Pudiera ser que solo supiera ver su ser en el interior de esa otra imagen como si no fuera su yo quien contemplaban sus ojos. 

Quizá fuera que no conociera la mayor parte de sus Soy mirándose desde el exterior sin prestar atención a tantas formas que habitaban en su interior, a tantos modos de ser como actitudes y situaciones que la vida le presentaba.

 Le pareció que era muy simple pensar que solo era un Soy una vez, puesto que se sentía múltiple y pudiera ser que solo alcanzara a tener conciencia del total de multiplicidad de su Ser a través de las cristalinas aguas desde las que su interior quedaba al desnudo dejando la parte más esencial de sí misma, su más pura esencia al descubierto. 

Sintió la necesidad de abrazarse a su reflejo, de fundirse en él y quedar así impregnada de todo lo que emanaba de su forma idéntica. Lentamente se fue despojando de las prendas que cubrían su cuerpo y muy despacio se fue sumergiendo en la tranquilidad y transparencia de aquellas aguas. 

Integró en su Ser todo lo que había en su interior y emergió de nuevo de las aguas con una nueva luz que nacía en su corazón e irradiaba destellos dorados con los que envolvía su cuerpo. 

Al contemplar su imagen de nuevo en las aguas de aquel río sintió que la emoción la embargaba y no pudo evitar que de sus ojos brotaran lágrimas de felicidad y plenitud infinita. 

Sintió que había recuperado su alma, sin la cual se había sentido sola, desnuda,  vacía, su ausencia le había impedido reconocerse como el ser múltiple y completo que era.




Imagen de la red