Etiquetas

viernes, 7 de septiembre de 2018

INTERROGANTES
















Interrogantes que surgen en las noches de huecos y vacíos. Se pregunta el alma apesadumbrada ¿cuál es el sendero correcto que la conduzca a su destino?¿dónde se halla la fuente en que saciar pueda la sed de amor y la urgente necesidad que su ser tiene de hallar el equilibrio?

 Interrogantes que surgen y se parapetan detrás de las frías sábanas sin contener su ansia de obtener respuestas que la noche le niega. Surgen las preguntas en las largas noches de prolongados silencios que solo se rompe con la exhalación de un agónico suspiro . 

Acordonados los pensamientos se rigen por su propio orden sin atender a normas que fuera de su imperio quieran prevalecer sobre ellos. Se desvela el alma que a penas puede mantener serenidad en soledades impuestas.

 ¿Dónde comienza el vacío que arde por dentro desgarrando las entrañas sin poder descifrar el origen y la causa? Se enredan las preguntas formando enormes ovillos, se pierden las respuestas en el profundo abismo, precipitándose al vacío ante el mutismo de la noche que una vez más su abrazo le niega.







Imagen de la red







martes, 28 de agosto de 2018

CONFLICTO















Escondida entre las sombras y las luces, deambulando noctámbula entre la espesura de la niebla. A lo lejos siempre parece haber un fondo con un punto de luz, salida que el alma desea alcanzar ansiosa, un pequeño brote que se resiste a la muerte, brizna de luz a la que quiere asirse con fuerza.

 Llego exhausta al final del camino, la oscuridad se expande, se hace densa la atmósfera. En la madrugada se detiene el silencio, las voces se agolpan.

 El cansancio agota las fuerzas, el cuerpo se resiste, lucha sin saber contra quién se enfrenta ¿Dónde acecha el enemigo? se pregunta el alma ¿Dónde se esconde la malvada mano que teje la red con hilos de esparto donde el corazón herido se desangra?

 Sabe, sin ser consciente de su carga, que su enemigo lo lleva a cuestas, cabalga a su grupa martirizándola, manipulando su voluntad, aniquilando sus fuerzas, desequilibrando su cordura, minando su confianza. Son sus pensamientos  la peor de las torturas a las que se enfrenta, fieras insaciables de poder que la mente adiestra.

 Fuerzas contrapuestas se baten en un pulso de poder para expulsar al enemigo y proclamarse soberano único del reino. En un acto de desespero lanza al aire su bandera blanca, tregua reclaman el cuerpo y el alma. Deposición de las armas, fin de la batalla, un pacto de paz entre el alma atormentada y las furias demoníacas de la mente sublevada.








Imagen de la red










lunes, 27 de agosto de 2018

NUEVO DÍA












Se embriagó la mañana con el perfume que la brisa traía,

 se emborrachó la noche con la calma que de la oscuridad nacía,

 ebrio quedó mi ser al contemplar la imagen que de la nada emergía.

 Tonalidades crepusculares anunciando el principio y el fin de un nuevo día.

 Se contagió la mirada irradiando nuevos matices,

 destellos de luces que el cielo emitía,

mágicas tonalidades deleitando la visión de quien con amor las mira.

Espectáculo único al observar el regalo del cielo,

 nacimiento y muerte del día, 

vida con que el firmamento de rojo se viste.








Fotografía de Marina Collado Prieto









sábado, 25 de agosto de 2018

VÉRTIGO














 Me impulso cual resorte sin control precipitándome al vacío,

desciendo por la pendiente desde la cima

 como si a lomos de un tobogán cabalgara desde la cumbre más alta de una montaña.

 Me impulso sin pensar

 y me precipito entre las curvas serpenteantes de un vertiginoso descenso,

 vértigo en el estómago clavado al mirar hacia ningún lado. 

Todo discurre sin pensar,

el tiempo por el camino muere, 

los segundos se apoderan de la marcha, se embota la mente, 

sin reflejos pensantes la masa encefálica se queda.

 Velocidad que la respiración corta, 

 se aglutina el aire en la garganta taponando los conductos

 impidiendo la entrada y la salida,

 velocidad, vértigo y asfixia.

 Todo cae precipitadamente,

 no hay freno de mano que detener pueda la caída, 

En un instante solo queda polvo como recuerdo de un mal día,

 las fauces de la tierra se abren y el infierno cede...se desvanece.










Imagen de la red










martes, 21 de agosto de 2018

LÁGRIMAS








Lágrimas de cristal dibujadas sobre papel mojado, 

 desmayadas sonrisas devuelve el espejo con la imagen distorsionada. 

Lágrimas teñidas de silencio se ocultan tras el cristal empañado por el vaho del 

tiempo.

 Lágrimas disecadas en el rancio pergamino con olor a tiempo añejo. 

Lágrimas que ya no fluyen de los abatidos lagrimales,

 secas y enmohecidas quedaron sus fuentes,

 manantial de rebosante caudal en antaño

convertido en conducto polvoriento por el que la nada discurre. 

 Hueca sequedad 

que hiere y agrieta la piel con lágrimas de cristal duro y frío como el hielo.

Lágrimas que como espinas en la piel se clavan y en el alma cicatrices dejan.

 Lágrimas ácidas que a la deriva navegan abriendo surcos de fuego con sus

 aguas.  









Imagen de la red








  

lunes, 20 de agosto de 2018

SUEÑO A FUEGO ESCULPIDO














Se perdió tu nombre en cada pliegue de mi piel. 

Se adentró tu aliento en mi ser haciendo zozobrar mi embarcación.

 Se fundió la espuma de tu mar con la agitación  de mis aguas desbocadas. 

Se perfumó el silencio con aromas de amanecido amor, 

se desbordó la pasión sin diques de sujeción que se expresa descontrolada. 

Enfebrecido corazón que al sonido de tu voz enloquecido galopa.

 Se instaló tu mirada en mi interior y sedujo mi alma con su fuego.

 Locura de amor cual pócima hechizada que  mi cuerpo absorbe por tus caricias extasiado.

 Penetra tu respiración en mis sentidos como enardecida lluvia que alimenta mis delirios.

 Deposito el caudal de mi fascinación sobre la noche empapada en sudor, 

exudando pasión, inhalando suspiros, exhalando deseos. 

Se desviste el alma para ti de las prisas y del pudor, 

se aviva el fuego en la hoguera incendiando los desnudos cuerpos.

 Arde el frío del amanecer repentino

 mientras con la brisa se evapora el recuerdo de otro sueño a fuego esculpido.      









Imagen de la red









  

miércoles, 15 de agosto de 2018

CEGUERA











Le cegó la luz, aquella mañana el sol brillaba con más fuerza que de costumbre y sus pobres ojos habituados a la oscuridad no podían soportar aquellos destellos. Se encaminó despacio por la senda que más que ver intuía. No sabía a ciencia cierta hacia dónde se dirigía, dejó que sus pies decidieran el rumbo a seguir, tenía que salir del laberinto en el que se hallaba y debía confiar para ello en su instinto de supervivencia.

 Le cegó la luz por la falta de costumbre. Sus ojos se habían habituado a la oscuridad. Como ave nocturna que huye de la luz del día se movía en las profundas fosas de su mazmorra particular en las que se mantuviera recluida sin memoria alguna del tiempo.

 Los rayos de luz que olvidó existían se mostraban ahora para ella, delante de sí, imponiéndose a su mirada, desafiándola a mirar sin miedo y de frente otra realidad desde una panorámica nueva. 

No se detuvo a pensar en por qué ni cómo ni cuándo quedó recuida en aquella prisión, solo quiso respirar, llenar los pulmones de aire puro y desintoxicarse del aire viciado que durante milenios estuvo respirando. Se asfixiaba dentro de la cueva, ya no soportaba aquel olor a podredumbre que de sus pensamientos manaba, la atmósfera se le hizo densa, irrespirable, nauseabunda. 

Con imperiosa fuerza  arañó la tierra y excavó hasta que sus dedos sangraron, no le importaban las heridas, solo una idea quedaba fijada en su pensamiento: libertad, salir, respirar, vivir, no más vida enterrada, no más muerte en vida.

Abrió los ojos sin vacilar, se dio cuenta que no era el resplandor del sol quien la cegara. Ciega se mantuvo en el interior de su cueva, ciega quedó cuando se ocultó del sol, recuperó la visión cuando por fin se armó de valor y se deshizo de su tumba emergiendo al exterior poniendo punto y final a su pesadilla.









Imagen de la red