Ir al contenido principal

UN GRITO DESDE EL SILENCIO

 




 


Desde las entrañas de la tierra se escucha el rugido de la criatura que habita en la solitaria cueva, estruendos de dolor lanzados al viento clamando al cielo que acabe su tormento. Se encoge sobre sí misma esperando una respuesta que no llega.


El silencio se hace insostenible, lleva tanto tiempo incomunicada consigo misma que su memoria no retuvo el sonido que produce la palabra, sólo ruge y ruge como una fiera acorralada en el mundo de oscuridad en el que se sumergió y del que no encuentra modo de poder salir.

Espera con impaciencia liberarse de la sordera y escuchar su voz pronunciando las palabras mágicas que le devuelvan la confianza perdida. Su mundo se vino abajo con el estruendo que produjo la indiferencia, la incomprensión y la falta de humanidad.


Grita en una súplica desde sus adentros por recuperar la fe y la creencia de que el caos terminará y un nuevo mundo renacerá de entre las cenizas del adormecimiento colectivo donde el sol dejará ver las mañanas límpidas en un baño de esperanza en que las multitudes mostrarán la versión renacida de la conciencia al despertar en un nuevo ciclo en el que la humanidad será la sagrada cualidad que guie sus vidas.



Imagen de la red




Comentarios

  1. Marina, has creado un retrato hablado de lo que todos de alguna manera sentimos y llevamos dentro, un reflejo de esa impotencia que nos enmudece, que no parece dejarnos un halo de esperanza. Seguimos en esa cueva aparentemente resignados, pero nada a gusto y llenos de rabia y dolor interior, al reconocer que perdimos el tiempo siguiendo a otros y abandonandonos y olvidándonos de nosotros mismos sin un indicio de consideración propia.

    Una reflexion para pensarsela querida. Me gusta la imagen.
    Recibe un fuerte abrazo que ayude a calmar esa ansiedad que nos arropa y se escuche ese grito colectivo que rompa ese silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Harolina, tu comentario es tan certero que no puedo añadir nada más de lo que tu tan bien has expresado. Me uno a tu deseo para que ese grito se haga colectivo y el silencio se rompa.
      Gracias infinitas por tu siempre hermosa y valiosa huella en este humilde espacio.
      Que tengas un muy bonito y feliz fin de semana y un maravilloso comienzo de mes de octubre.

      P.D: Me alegra que te guste la imagen querida amiga.

      Eliminar
  2. Es desgarrador, Marina, tal vez porque ese grito, esa respuesta que no llega...es/son las preguntas que muchos nos hacemos. El mundo parece estar en ese caos que no cesa y vemos cómo se alimenta de quienes no pueden, o saben escuchar.
    Que esté grito que nos compartes con fuerza reflexiva, deje de ser silencio y se convierta en liberación. El mundo necesita sanar y solo lo podrá hacer desde las mentes limpias y una conciencia receptiva.

    Siempre esperando lo mejor...
    Gracias por compartir esta maravillosa prosa, querida amiga.
    Abrazo fuerte, y cómplice a tu llamado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mila, como en el comentario de nuestra querida Harolina, tampoco puedo añadir nada más al tuyo. Coincido plenamente contigo ambas y solo nos queda mantener la esperanza de que el mundo sane y se produzca un nuevo amanecer.
      Gracias infinitas por tu hermosa presencia y tu valiosa huella alma bella.
      Abrazo enorme con todo mi cariño y mis deseos de que pases un muy feliz fin de semana y un comienzo de mes espléndido.

      Eliminar
  3. ¡Hola, Marina! Pero a los sordos no hay grito que les llegue, y menos con tanto ruido banal que rodea a esta masa zombificada que es la sociedad colectiva. El problema es que quien tiene algo que contar no lo cuenta, y el que tiene que escuchar no escucha. Así que nos envuelve la gente sin nada que decir y lo peor es que ni nos damos cuenta. En fin, intentemos que la vela siga ardiendo entre las estridentes luces de las pantallitas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! No puedo estar más de acuerdo contigo, vivimos en una sociedad sorda y muda y los que somos conscientes del caos social se nos hace un nudo que nos ahoga y nos llena de impotencia.
      Muchas gracias por tu visita y por dejar tu valiosa opinión.
      Muy feliz fin de semana. Abrazos con todo cariño.

      Eliminar
  4. El silencio a veces es sanador y necesario, pero otras tantas es aterrador y nos lleva a la cueva del miedo y la desesperación, o al menos nos envuelve en un tiempo indefinido y un lugar oscuro del que nos cuesta salir.
    Esperamos del entorno que nos rescate pero no nos alcanza el aire para gritar lo que nos pasa y si lo hacemos, hasta el viento pasa y no se detiene para darnos una ayuda.
    Me hiciste pensar en tantos momentos de mi vida por los que he estado sumida en silencio sin poder exteriorizar lo que quería, sin encontrar el camino justo para salir en un corto tiempo.
    Por suerte nada es para siempre.
    Buenas noches querida Marina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Elsa, el silencio es muchas veces beneficioso para nuestra paz interna y otras se hace tan insoportable que ni la voz sale de nuestra garganta para expresar nuestros pensamientos, enmudecemos de tal forma que la única manera de salir de ese silencio es con un grito de impotencia. Por fortuna, como bien dices, nada es para siempre, todo tiene un principio y un fin.
      Gracias por tu visita y comentario mi querida amiga. Que tengas un muy bonito fin de semana. Un abrazo enorme con todo mi cariño y gratitud.

      Eliminar
  5. Conozco ese sitio, es más, he estado ahí, pero no vi a esa criatura (bromas a parte)
    Un estupendo relato, acertado en los tiempos que corren y con una estupenda prosa,
    enhorabuena Marina

    Un placer la visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola A. Javier, me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tu vista y tus palabras. Sé bienvenido a este pequeño y humilde espacio.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  6. Ese rugido tan personal... ese despertar a la luz, saberse sabedora de la fuerza y del don de continuar... resiliencia en estado puro, mi queria amiga. Bellos son tus pensamientos.

    Mil besitos con todo mi cariño y muy feliz semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellas es tu mirada mi querida amiga. Mil gracias siempre por tus bonitas y generosa palabras, todo un placer saberte en mi compañía, preciosa.
      Abrazo enorme y cálido que envuelva tu bello Ser. Muy feliz semana también para ti.

      Eliminar
  7. Tanto la imagen como tu texto, me resultan realmente impactante. :) Amo tu resiliencia.
    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tanto el texto como la imagen hayan sido de tu agrado, Noa. Mil gracias por tu visita y comentario.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Bellas letras y buena reflexión. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Gracias por tu visita y cometario, Frases Bonitas. Abrazos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

AMANECISTE

  Amaneciste de entre la blanca espuma de un mar sereno que acunaba tu desnudez mientras la brisa marina esculpía y daba forma a tu latido. Amaneciste de la ingravidez sobre las olas del mar dispersando por el aire aroma de paz en armónica cadencia con la vida. Amaneciste sin hacer ruido, casi de forma imperceptible, mecido por  el suave vaivén de las olas que te acercaron a la orilla. Amaneciste desde la estrella más brillante, desde la luz del sol, desde el caudal de los ríos, desde la frondosidad de los bosques, desde la vegetación y la fertilidad de la tierra. Amaneciste de entre las montañas, de las entrañas de la Madre Tierra. Amaneciste desde el Universo en explosión de vida expandiendo tu latido por la inmensidad del espacio infinito. Deslumbraste con tu sutil presencia a viajeros del tiempo que deambulaban perdidos en viejas quimeras, a inseguros caminantes que iniciaron el peregrinaje en busca de respuestas. Eres el faro que guía con su luz a navegantes que el rumbo perdieron

VIDA

  Asoman tus raíces desde las entrañas de la tierra, se extienden abrazando el tiempo imperturbables. Impronta de vida fluyendo a cada instante en el continuo vital, alzando tu majestuosidad hacia el firmamento, acariciando con el ramaje que corona tu copa el aire que te envuelve, oxigenando el entono, dispersando aromas de verde naturaleza en la frondosidad del bosque por el que la mirada del caminante se posa y maravillado te observa. Fotografías de mi autoría tomadas en el Parque Natural del Montseny (Barcelona) Mila Gómez me ha hecho este hermoso regalo poniendo su voz en el texto. Mi gratitud es infinita y la emoción que me embarga muy grande.  ¡¡¡GRACIAS ALMA  BELLA!!!

DELIRIO

En su delirio se vio a sí misma persiguiéndose como una sombra continua, dama nocturna adherida a su piel, caminando con sus pies, contando los pasos. Ninguna estrategia usada podía hacer desaparecer aquella especie de segunda piel que permanecía en ella incrustada. No había fuerza humana posible de desprenderse de la invisible carga que la atenazaba. La oscura noche avanzaba,  el día ardía por nacer y la madrugada se deshacía de la preñez engendrada en la batalla que entre el delirio y la cordura libraban. ¿Quién era en realidad la fantasmagórica forma que la conducía por un viaje infernal donde los demonios vestían de dioses y los dioses dejaban su poder en manos del mal? ¿A quién pertenecía el cuerpo envuelto en sudor que alertado por sus propios gritos despertaba? ¿Quién osaba mancillar sin permiso su santuario cuando el día moría y la noche silencio clamaba  en un intento de reparar en el sueño el desgaste de energía que los pensamientos le generaban? El fuego la engullía en su de