Etiquetas

martes, 17 de septiembre de 2019

PLANETA AGONIZANTE













Aunque hace ya tiempo decidí "quedar al margen" del mundo de la política y de las noticias con las que nos bombardean los medios de "desinformación", la verdad es que no puedo mantenerme del todo de espaldas a este mundo que se está resquebrajando cada vez más. No puedo mirar hacia otro lado al contemplar lo que está  ocurriendo con nuestro planeta, ni que decir tiene que no necesito ver o escuchar o leer las noticias para poder comprobar por ejemplo cómo de real es el cambio climático, cómo de real ha sido el caluroso verano que hemos padecido este año en que se han batido récords de temperaturas en lugares nunca alcanzadas, los polos se están derritiendo, el nivel de los mares creciendo y de seguir así, el proceso de cambio que se da en el cosmos se está acelerando a un ritmo que asusta.

Sé que esto es bien conocido por todo el mundo, no me quiero detener en mostrar este caos pero sí quiero detenerme en las causas y en la hipocresía política de los gobiernos de prácticamente todo el planeta, ¿por qué? Pues muy sencillo, las causas de que el planeta se caliente aceleradamente tiene que ver con la actividad industrial, con la actividad humana, tiene que ver con el sistema capitalista en el que se basan las políticas de los países que han generado este caos planetario.

No es mi intención ser apocalíptica pero el panorama no pinta nada bien. Hace ya muchos años que se viene hablando sobre el calentamiento del planeta y sobre la conveniencia de reducir las emisiones de gases que producen dicho calentamiento y no se han adoptado medidas serias con tal propósito así que el proceso cada vez va más rápido.

No sirven de nada las convenciones que hacen los gobiernos para tratar el problema porque eso les supone desmontar todo su sistema político-económico, les supone cambiar el sistema capitalista por otro en el que por encima del poder del dinero prevalezca preservar el planeta y toda la vida que en él se desarrolla, supone cambiar la mentalidad materialista, consumista con la que nos bombardean continuamente con necesidades falsas. Sus discurso están repletos de falsedad y de hipocresía, de propaganda electoralista que no cumplen una vez han alcanzado sus propósitos. Nos manipulan a su antojo haciéndonos creer que somos simples marionetas incapaces de pensar por nuestra cuenta y sacar nuestras propias conclusiones y ver y ser conscientes de lo que realmente está ocurriendo en este mundo que podría ser de otra manera si entre todos nos lo propusiéramos.

Se nos han hecho imprescindibles muchas cosas sin las que ahora mismo nos resultaría impensable poder vivir y desprendernos de ellas, se nos han hecho imprescindibles demasiadas cosas a costa de generar cada vez más enfermedades que tiene que ver con la contaminación tanto atmosférica como alimentaria o como la de mares y océanos que se están convirtiendo en vertederos de las basuras que almacenamos en ellos, se nos han hecho imprescindibles demasiadas cosas para que sea posible vivir así en armonía con el planeta y con el Universo.

Sé que esto es bien sabido por una gran mayoría y no estoy aportando nada nuevo pero quería dejar este mensaje como un grito de ¡BASTA YA! El planeta, nuestro planeta agoniza y se hace necesario y urgente que reaccionemos, sobre todo los gobiernos responsables e iniciadores de esta agonía en la que se ve envuelto el planeta.








Imagen de la red





lunes, 9 de septiembre de 2019

HERIDAS DEL ALMA












 Sangra mi piel por tus heridas,

sangra mi corazón acelerando el latido,

 sangra mi alma por aliviar el dolor que en tu alma adivina.

Como daga afilada

 llevo en mi pecho clavado el reflejo de tu mirada.

Estilete sangrante desgarrando la carne, 

perforando las entrañas,

devorando por dentro hasta horadar el alma.

Brecha por donde circula el dolor del que tu mirada me habla,

 cicatrices que no se cerraron con el tiempo, 

vacío, 

tristeza,

 melancólica nostalgia.

 Desolada por la hueca oscuridad que percibo

 mi pensamiento hacia ti vuela y te abraza,

 deseos del corazón de ser el antídoto,

consuelo y bálsamo para tus cicatrices.

Atrapada en tu misterio

intenta mi alma descifrar el enigma que en tu interior habita,

 ¿Hacia dónde diriges el pensamiento

 cuando al vacío interrogas fijando tu mirada en la nada?

¿Cuál es la causa y el motivo

 de la profunda tristeza que esconde tu mirada ausente?

 Me sobrecoge adentrarme en tus pupilas exentas brillo,

 de calor de vida.

 Me estremece palpar tu dolor,

 se duele mi alma al adentrarse en tus heridas

 y ser testigo del frío que en tus cuencas halla. 

¿Qué perdiste, amor,  en el naufragio?

Valioso tesoro se hundió con el navío.

   Te sumerges y buceas una y otra vez con desespero

 en el profundo abismo en el que eres náufrago.

 Con saña excavas entre las montañas de arena

 en las que tus recuerdos permanecen sepultados. 

Perforas las horas en un grito de angustioso silencio, 

mutismo envuelven tus atardeceres,

afónica melodía confundida en las garras del no-tiempo.

 Heridas invisibles que los ojos del alma captan 

 melancolía y nostalgia que tu ausente mirada delata,

 que a la noche respuestas suplica,

que con desgarro grita desde las profundidades, 

que clama auxilio desde las entrañas.

 En algún lugar de todos los tiempos vividos,

 perdida, espera el alma ser rescatada del olvido.

En el misterio de tu mirada contigo navego

 y sangro con tu misma sangre

 y me duelo en un mismo dolor,

y grito al Universo y le imploro que te libere de tu carga, 

que del sueño despiertes,

que abras las puertas de tu corazón al amor

 y fluyas con tus sentimientos y emociones sin miedos.

  Amor deposito en las aguas de tu océano,

 Amor que sea bálsamo y antídoto,

Amor que te libere de la amnesia

 y consigas leer en la memoria de tu alma lo que está escrito.

 Amor del alma

 que paciente aguarda el despertar de tu alma dormida

 y puedas ver al final la luz de la que tus noches te privan.










Imagen de la red





domingo, 8 de septiembre de 2019

DORMIR O DESPERTAR













Me devuelve la luz del día a la realidad impuesta. Dormir o despertar, sensación de no saber en qué mundo y en qué realidad los sueños se evaporan o siguen presentes. Me dejé llevar por el influjo de la luna y sobrevolé más allá de lo imaginable y perceptible a simple vista, pude crear y cincelar un modelo ideal en el que pude diluirme como gota única que se desprende de las nubes y cae sobre el océano en el que la individualidad se pierde y con la inmensidad de sus aguas se funde.

Me adentré en la oscuridad que queda en medio de la luna y el sol, rocé el tono crepuscular del firmamento y mi ser se envolvió en el mágico cromatismo despertando sensaciones de placentero bienestar, llegando a alcanzar un estado de éxtasis perfecto en el que el cuerpo trasciende y se eleva y traspasa la frontera de lo ideado y lo real. La paz anhelada al otro lado espera, se diluyen los temores, todo acontece en su justo presente, se equilibran las emociones, todo fluye y sigue su ritmo sin intervención de la mente. Me abro paso lentamente hacia la puerta  que abierta espera mi regreso, ingrávida deambulo entre la brisa fresca, me adentro y me adentró un poco más en el ensueño.

Quise continuar en el viaje y explorar el mundo de sensaciones  saboreando cada instante del embrujo del no-tiempo, tener la certeza, sin dudar, sabiendo sin saber del mundo que me rodea. El resorte se dispara cuando más me deleito en el placer de no pensar, ni formular preguntas ni esperar respuestas. Se impone la mañana como nuevo ciclo en el que da comienzo el bucle, las mismas cuestiones, las mismas dudas ¿en qué mundo habito? ¿este es el mundo al que pertenezco o es de otro mundo del que provengo? Me devuelve el nuevo día a otra mañana igual a la anterior o ¿es un mañana que ya se proyectó en la memoria ancestral?

Dispuesta a emprender la aventura, novedades, cambios, los comienzos cuestan, pueden ser principios o final, dependiendo de cómo lo interprete, noche y día, día y noche, siempre iguales, siempre con matices diferentes. Noches sin luna, noches perpetuas, noches en calma saboreando el misterio y la magia. Día absorbido por la oscuridad anochecida, día luminoso, distinto a otro, con doradas tonalidades que despejan el camino dejando una estela de luz a su paso.




Imagen de la red


martes, 27 de agosto de 2019

LÁNGUIDO LATIDO












Suena en la noche el lánguido latido de un corazón casi vencido. Amargas son las notas que acompasan el latir de una decadente y desgastada melodía que al recuerdo quedó consagrada. Historia de amor añeja, relato breve descomponiendo horas y momentos en diminutas partículas de polvo que se difuminaron en el tiempo. El latir mece el recuerdo de otro latido en otro lugar, en otro tiempo, en la realidad de otra dimensión oculta en la infinitud del espacio donde la certeza a lo irreal vence.

En la oscura lejanía se pierden las secuencias y se precipitan hacia el abismo que separa los tiempos ficticios de los reales. Estallan en frenéticos aullidos devorando la memoria, arañando los recuerdos que entre sí colisionan y se descomponen y con las ondas expansivas del silencio se mezclan entrelazando imágenes fantásticas y desvirtuadas que se funden y forman parte del murmullo del viento en medio de la serena tempestad de una noche perpetua.

En el  ensueño se recrean las luces y las sombras del alma hambrienta de dueño. Se ralentiza o se acelera el latido movido por la agitación que la soledad acerca de nuevo a su lamento. Como ave sin alas que emprende el vuelo hacia un nunca más, hacia la nada que la envuelve, hacia los posibles y los sueños que quizá se atreva nuevamente a elaborar sin despertar del ensueño.

Se destierra la nostalgia de ese mundo de miserias en que se hallaba confinada, todo fluye alrededor, la corriente es brava y sumisa al mismo tiempo. Nada escapa de la mano creadora, nada acontece sin permiso del durmiente, todo permanece en la ensoñación en espera de la ocasión de abrir los ojos con nueva mirada  y despertar en un nuevo universo.









Imagen de la red