Etiquetas

miércoles, 26 de abril de 2017

RECOGIMIENTO












Haciendo un hueco,

 dejando espacio

contemplar la vida desde dentro.

 Mirar  de frente el horizonte 

sin temer la lejanía

sin óptica de distancia ni tiempo.

 Observar la plácida lucidez que fluye del silencio,

prestar atención al recogimiento que la soledad incita.

 Contemplar el bullicio mental sin juicio 

ni argumentar el pensamiento.

Descubrirme en mí, íntegra con mi todo

desgranando las luces y las sombras

 las alegrías y los tormentos.

Miedo al mismo miedo.

 Soledad.

Silencio.

Aprender a navegar en travesías inciertas,

sin desazones ni influencias.

Aprender a acariciar sin temor la soledad.

Aprender a escuchar mi voz en el eco del silencio.






Imagen de la red




domingo, 23 de abril de 2017

CERCA DE TI











Cerca de ti me senté y extasiada contemplé tu belleza, 

cerca de ti como antes nadie estuvo te descubrí.

  Cerca de ti me senté en el rincón del sueño del que no quise despertar.

 Cerca de ti te acaricié y quise respirar tu esencia

 Cerca de ti me dejé llevar por la musicalidad de tu voz 

por la embriaguez de tu mirada

 por el misterioso encanto de tus secretos.

 Sueños forjados con la magia del invento, 

sueños de nubes blancas capaces de hacer vibrar los deseos.

 Cerca de ti me acuné y divisé cómo te elevabas, 

cómo las alas desplegabas y crecías en tu vuelo. 

Cerca de ti, en mi soñar, te volví a imaginar, 

te volví a reinventar, 

te volví a desear. 

Cerca de ti...se volvió a evaporar mi sueño.






Imagen de la red

jueves, 20 de abril de 2017

PERDERME EN TI










Perderme en ti quisiera.

 Adentrarme en la profundidad de tu universo,

robarle horas al tiempo,

  fundirme en tu cosmos lentamente

 bajo la mirada atenta del azulado firmamento.

Ahondar en tu corazón

y sorber la calidez de tu latido. 

Perderme en ti, quisiera, contigo

y navegar en la bravura de tus aguas mar adentro.

 Calmar tu tempestad con la serenidad que fluye de mi alma

abrir para ti mis puertas sin condiciones ni reservas 

para que en ella te  sumerjas y sin miedo allí te pierdas.

Desafiar juntos la fuerza de la gravedad

y suspendernos como suaves plumas en el aire.

Elevarnos firmamento arriba en el vuelo cual cometas

y dejarnos transportar hacia el mágico lugar

 donde la realidad se pierde y se construyen los sueños.

Perderme en ti

y gozar en cada inhalación

 del dulce el aroma de tu cuerpo

hacer estallar el cielo con fuegos de artificio

y coronar la cima de tu corazón

acariciando el aire que recorre tus laderas.

Perderme en ti sin remisión

respirando el mismo oxígeno, al mismo tiempo.

Afrontar sin prisas la llegada de una nueva estación

absorbiendo nueva savia de vida que nos traiga.

Perderme en ti, deseo intensamente.

Dibujarte soles que alejen la melancolía,

engalanar tu mirada de luz,

 ahuyentar la tristeza de tu vida.

 Ofrecerte paz cuando estés en horas bajas.

y tapizar tu vida de coloridas sonrisas.

Perderme en ti quisiera y revolver todo tu universo

enamorar tu alma con lo mejor de mí, mi esencia

con el amor que impaciente aguarda y paciente espera.







Imagen de la red








lunes, 17 de abril de 2017

SE PARALIZA EL TIEMPO








Se congelan las horas rompiendo madrugadas.

 El reloj se detiene en otro despertar. 

Se inmoviliza el tiempo dando paso a los silencios.

 Se enamora la noche de la quietud de las saetas

 alejando vacíos de los días muertos.

Suspendidos quedan los agudos sonidos

 pendientes de pronunciarse,

 a la espera del deshielo. 

 Serena calma,

 placidez inmediata 

que precede a las tormentosas mañanas.

 Se columpia el aire arrullando el alba.

 No más sonidos que perturben los sueños.

 En la quietud del tiempo se paraliza el pensamiento, 

 al compás del latido se perpetúa el silencio

sin tiempo permitido ni sonido que interfiera.





Imagen de la red


domingo, 16 de abril de 2017

INSTANTES













Fue la magia que desprendía la belleza de su mirada, fue el impacto divino que le produjo el sonido de sus palabras, cadenciosa voz, profunda y envolvente como dulces notas de un violín.

 Se encogió sobre sí misma, recogiéndose y dejándose llevar por la inefable emoción que estaba experimentando al recordar aquel momento. No quería poner razones lógicas a todo aquello, pues en el fondo sabía que no las había, sólo quería dejarse llevar, escuchar cómo su corazón palpitaba de nuevo, sentir en esos latidos que estaba viva, que a pesar de encontrarse en el otoño de su vida aún podía vibrar ante una mirada, unas palabras, una voz masculina. Qué más daba si era amor o un sucedáneo de éste, no quería ponerle nombre, soló embriagarse de este sentimiento, de esta emoción bendita que la vida le regalaba.

 Allí, tumbada en el sofá de la sala de estar de aquel hotel se dejaba llevar una y otra vez recreándose en el recuerdo de aquellos instantes. Quizá no volvieran a verse, quizá no tuvieran la oportunidad de coincidir de nuevo pero jamás podría olvidar aquel día en el metro, cuando se dirigía por aquel interminable pasillo y de repente sus pasos se detuvieron en seco al escuchar su melodiosa voz cantando para un público sordo la canción que hiciera famosa Jacques Brel, "Ne me quitte pas"...aquella voz, ¡oh! aquella voz tan particular inundó sus sentidos y su alma de una emoción dulce, placentera e inusitada para ella.

 Se quedó clavada delante de él, inmóvil como una estatua de mármol. Sintió cómo su mirada se posó suavemente en la suya y cómo sin proferir palabra alguna ambos se fundieron en un abrazo en el que se mecieron y aunque no se prolongó más allá de dos minutos a ella le parecieron los dos minutos de su vida más maravillosos e intensos que había vivido hasta ese momento. Deshicieron el abrazo lentamente y sus ojos permanecieron fijos unos en los otros hasta que de la voz mágica sonó tan solo unas palabras: "gracias por estar aquí" a lo que ella le contesto: "gracias a ti por esperarme". Sin más siguió adelante por el interminable túnel hasta la estación en la que subió al convoy que la llevaría a su destino.





Imagen de la red

sábado, 15 de abril de 2017

LOCURA









Se estremece la piel y no es de frío. 

Estridentes voces que pueblan la mente,

luchando por el poder sin tregua. 

No resisto y me pregunto

¿quién se halla al otro lado?

 ¿quienes rompen mi silencio?

Voces incesantes que la mente martillean,

griterío irreconocible de locura inaudita 

¿a quién atender y en qué orden?

 Oscuridades absolutas

 recubren el mausoleo en el que me hallo.

 ¿Vino la muerte a visitarme

 y aún con vida me entierra? 

¿De quién son las voces que ordenan 

y con tanto apremio demandan?

 Inframundo que desolado vienes a mi encuentro,

 ensordeces mi existencia,

 no quiero más este murmullo

no te escucho

no te hablo

no me robes mi silencio

 perecer antes que entrar en mi locura.

  Deformes sonidos que mi alma atormentan 

sin luces de misericordia que se apiaden de ella. 

Esperpéntica locura 

que se hunde en el lodo lentamente.

 Griterío sin rostro que no se aplaca.

 Locura que alcanzarme quieres.

 No sucumbiré a tus órdenes, 

no conozco tus formas

 ni me rijo por tus normas,  

No te dejé entrar,

¡no sé qué demonios quieres!

 Mis tímpanos oradas con tu incesante letanía. 

Me atrapas en un diálogo interno

 unas veces dúo, otras veces trío.

 Escuchar más voces no quiero, 

acorralada me tenéis en mi cordura,

 desatada locura que es mi infierno.




Imagen de la red

viernes, 14 de abril de 2017

TODO LO QUE NECESITO











Todo lo que necesito está en mí, 

todo lo imprescindible lo llevo puesto

todo lo que preciso se aloja en mi corazón.

No llevaré conmigo recuerdos que pesen,

 haré de mi mochila un equipaje ligero,

sin enseres materiales, 

justo lo que en ella quepa.

Mi baúl interno va repleto

 de las más bellas y mejores reliquias,

aquellas que quedaron grabadas,

 las que dejaron huella con el tiempo.

Tesoros apilados, que aunque muchos,

 no suponen carga alguna.

Miles de sonrisas,

sinceras y breves palabras,

 amor inmenso a mis hijos,

la emoción en cada alumbramiento,

la magia de muchas miradas,

el querido rostro de mi padre, 

gran amigo y maestro sabio.

Millones de historias  vividas 

de entrañables momentos

que en mi corazón han ido sumando

 conformarán la mejor parte de mi equipaje,

 mi dulce compañía,

mis guías en el viaje.

 Allá donde vaya destaparé mi joyero,

nada más se hará necesario.





Imagen de la red