Etiquetas

lunes, 15 de enero de 2018

TRISTEZA















Tristeza, 

¿qué tiene la tristeza que tanto vacío deja?

 Tristeza de silencio.

Tristeza en soledad. 

Tristeza de añoranza. 

Tristeza de amargo sabor y estremecimiento

 de nostalgia y dolor de recuerdos cercanos.

 Insufrible desazón que atenaza al alma como garfios afilados

 impidiendo el paso y estrangulando el grito en la garganta. 

Tristeza y añoranza de lo que tanto se ama. 

Estruendo ensordecedor que resuena como eco propagándose en el alma.

 Tristeza en días de sol donde no hay cabida para el llanto.

Surge de repente y como un látigo golpea,

 latido que se acelera y comprime el corazón, 

cristales rotos que en el estómago se clavan desgarrando las entrañas. 

Tristeza de un día en el que los recuerdos se disparan, 

sensación de vivir atrapada en un cubículo sin respiración.

 Repentinas ganas de escapar, correr miles de kilómetros sin parar,

 huir hacia espacios infinitos,

mas no hay puertas ni grietas abiertas que faciliten la escapada.

 Encerrada en la caverna destemplada,

 recogimiento en postura fetal, 

llanto de liberación por el que el día de tristeza vuele

 y la oscura melancolía se disuelva en la sal del torrente de lágrimas. 








Imagen de la red









domingo, 14 de enero de 2018

ILUSIÓN Y FANTASÍA











Desencadenada y desbordada la fantasía cede a los deseos y en nocturnas y encriptadas formas se convierte a  medida que la noche se relaja y se avanza en el sueño.

 Despertares que dejan sabores de todo o nada, a poco algunas veces cuando la imagen moldeada adquiere vida prestada y a voluntad sus hilos movemos forjando la mejor y más bella historia jamás imaginada. Historia que al corazón conviene y solicita y que la razón rechaza.

 Ilusiones perecederas que pueblan los más recónditos lugares del país en el que todo es posible y los pies se mantienen en el aire.

 Aterrizaje forzoso con los nuevos rayos del día en el que la realidad despierta, abandonando y dejando a un lado ilusiones y fantasías que se mantuvieron vivas en miles de sueños. 

Finalizó el espejismo, confuso queda el corazón. Un nuevo horizonte se abre en el que la visión se recupera eclipsando la ceguera.

 Cae de súbito el castillo construido con falsos materiales, de papel y arena fueron los dioses y abatidos quedan con una simple ráfaga de aire. 




Imagen de la red





miércoles, 10 de enero de 2018

SER UNO


Estas letras se las dedico a mi querida amiga Mila Gómez que me animó a escribir un post a partir de un comentario que le hice en una de sus sensacionales publicaciones: "Raíces".
Querida amiga, espero que sea de tu agrado y quede a la altura de tu entrada.
Gracias infinitas por ser como eres querida Mila, maravillosa y bella persona, contar con tu amistad es todo un privilegio par mí. 













Ser uno con el universo,

 en esencia y forma,

en espíritu y materia.

  Olvidada queda en la memoria del tiempo nuestra originaria forma,

 que no la física ni externa,

 la parte más esencial de lo que somos,

 la parte más pura y etérea...nuestro verdadero yo, ser en esencia.

Un punto luminoso difuminado entre millones y millones de otros puntos

 que conforman la grandeza del Universo.

Un punto minúsculo de luz, imperceptible ,

 solo visible a través de la sutil mirada interna,

profundizando y recorriendo lentamente

en suave respirar los hilos por donde se conectan alma y cuerpo,

energía en estado puro disuelta en el Universo...consciencia suprema.







Imagen de la red

martes, 9 de enero de 2018

ME OLVIDÉ













Me olvidé de mí al pensar en ti, 

olvidé que al estar cerca de ti la herida se reabriría

 y nueva sangre de ella brotaría .

Me olvidé al amarte que de nuevo el dolor en mi alma se instalaría.

Olvidé, pensando en ti, que el amor que sentí se hospedó en mi ser,

 sin que nunca, por más que lo intentara lograra suicidarlo. 

Lo amordacé sin que pudiera impedir acallar el grito detrás de su mordaza.

 Vivo lo enterré  ahogándose en el silencio con su desgarro.

Olvidé que amarte así es morir en vida en agonía amarga.

 En prisión mantuve el corazón soportando la condena que el tiempo no indultó,

 en rea me convertí sujeta a mis cadenas de oscuras soledades

cumpliendo la condena a perpetuidad de amar sin ser amada. 

 Me olvidé de mí

y no puedo permitir

volver a revivir una muerte en vida agonizando al recordarte.





Imagen de la red





miércoles, 3 de enero de 2018

LATIDOS















Una parte de mí se quedó contigo, una parte de ti viva sigue, palpitando ansiosamente sin resistencia dentro de mi ser cuando a mi pensamiento llega tu recuerdo acelerando mis pulsaciones ante la imagen que me envuelve. 

Una parte de nosotros quedó grabada con invisible hilo dorado que tejió con prisa nuestra historia en breves páginas sin un final escrito. Corazones solitarios que unir quisieron sus latidos, corazones abandonados se negaron a ser desterrados en brazos de los fríos vientos que el tiempo implacable esparcía. Se negaron los recuerdos a permanecer enterrados en las garras salvajes de una vida sin memoria. 

 Inagotables pulsaciones se mantuvieron unidas sin que el tiempo y la distancia pudieran silenciar su sonido, respondiendo al reclamo, fundiendo al unísono su canto en un mismo latido. Al grito de tu latido mi corazón responde y sale a tu encuentro haciéndose eco en un palpitar enloquecido. 

Adormecido sigues en el torreón de tu condena. Ya levantó el día y la mañana apremia ¡Despierta de tu letargo antes de que la noche engulla con sus enormes fauces lo que pudo ser en este día!




Imagen de la red





martes, 2 de enero de 2018

SINRAZÓN













Se despojó de la razón dejando desnuda la cordura, 

enloqueció por completo la sinrazón

 y atrapada quedó en medio de su locura.

Confuso y enrarecido su mundo de nuevo queda, 

paranoica incongruencia salpica con sus dudas la madrugada, 

incógnitas irresolutas que dejan en un aullido palabras impronunciadas. 

Se liberó el estruendo que sepultó  al rayo en las profundidades del infierno.

 Se deshizo el sueño que nunca logró conquistar la cima de su montaña.

Se congeló la sangre que la última herida convirtió en escarcha. 

Se despojó de sentimientos la razón

 sin escuchar el latido que a grupas del viento galopaba.

 Se eclipsó el amor que reprimió su dolor

 y ocultó su llanto en un rincón del alma.

Erosionado corazón que nunca consiguió sanar del todo sus heridas.

 Se olvidó la razón que el viejo corazón aún latidos emitía. 






Imagen de la red


domingo, 31 de diciembre de 2017

BREVE VIAJE












Ensimismada, contemplando la inmensidad del mar, allí, sentada en la orilla de aquella playa se dejaba llevar por sus pensamientos. El suave vaivén de las olas era como música de fondo que la transportaba a otros tiempos, penetraba dentro de sí abriendo el canal mental permitiéndole entrar en  un estado meditativo en el que se ausentaba de todo lo externo que la rodeaba, solo se filtraba en ella el murmullo del mar.

 Respiraba lenta y profundamente hasta hacerse una con la respiración, el tiempo no tenía cabida, se paralizaba para ella, solo su respiración y el sonido de las olas al romper en la orilla de la playa. Muy lentamente fueron pasando por su mente imágenes que la llevaron a un poblado indio, se vio a sí misma a lomos de un caballo galopando por las praderas de su territorio. 

Se vio feliz allí, el corazón le comenzó a latir con fuerza por la dicha que sentía. El aire acariciaba su rostro, el sol la bañaba con sus rayos y su larga cabellera negra volaba con la brisa del viento. Se vio junto a su tribu compartiendo las tareas cotidianas siempre con una amplia sonrisa dibujada en su rostro.

 Era inmensamente feliz, así lo sentía. Amaba a su pueblo y su pueblo la amaba a ella de la misma forma, se lo demostraban y así lo percibía en su ser. De repente, el sonido del motor de una lancha la hizo regresar al presente y por mucho que después intentó volver al poblado indio ya no lo consiguió. 

Cada vez que volvía a la orilla de la playa intentaba visualizar aquellas imágenes para retener en su pensamiento aquel bello recuerdo, aquel estado de dicha plena que vivió en su visualización, pero ya nunca más lo logró. 

Vivió con aquel recuerdo de felicidad, con un sentimiento de pertenencia como si realmente hubiera pertenecido aquella tribu india en algún momento, en otra vida quizá. En su presente no había alcanzado jamás tan alto grado de satisfacción y de felicidad. Su emoción era tan grande que no pudo contener las lágrimas que comenzaron a rodar por sus mejillas ante el recuerdo de su breve viaje por las tierras de aquella amada tribu india de la cual, dedujo que procedía.   



Imagen de la red