Etiquetas

sábado, 24 de junio de 2017

EMOCIONES











Sin oponer resistencia,

 por el mundo de las sensaciones mi cuerpo y mi alma viajan.

 Emociones  que se viven en el momento y que libertad reclaman.

Siento. 

Vivo.

Soy. 

Experimento y percibo lo que el alma dice, lo que el cuerpo me cuenta y demanda.

 Hora de entrega y calma a los dictados de la percepción, 

silenciosa escucha sin juicios sin ecos ni sonidos que perturben la calma. 

Entrecortado suspiro evitando ahogos y asfixias, 

lloro en mudo silencio, en desgarrados gritos

 que de parte a parte atraviesan el alma y horadan el cuerpo malherido.

 Escucho.

Siento.

Vivo.

Respiro.

Muero.

Resucito.

Resurge un nuevo aliento de entre las cenizas

 y se acompasa con la suave música que brota en mis entrañas.

Desmenuzando el dolor en pequeñas partículas con desespero las arranco

 antes de que sean huésped en el cuerpo, antes de que se instalen en el alma,

antes de que formen un muro infranqueable en el que los sentimientos queden atrapados. 

Todo pasa, nada permanece ni queda estático,

efímero cual vuelo de crisálida que en mariposa se convierte,

atrapa la vida en un instante y el mismo día muere.

Dolor. 

Alegría.

Rabia.

Abatimiento.

Odio...

Otro día.

 Otra hora. 

Otra ocasión.

Otro momento. 

Aparto de la mente razonamientos desoyendo las voces que emiten los jueces.

Absorta en el momento sin prestar atención al pensamiento,

expresión desinhibida de falsos recatos que contra el equilibrio atentan.

Flor que se despoja de todo pétalo y muestra su interior a quien la observa, 

su auténtico soy, su estructura interna sin vestidos ni artificios,

 solo desprendiendo el aroma que emana de su esencia. 






Imagen de la red





sábado, 17 de junio de 2017

EN LA ANTESALA DEL RECUERDO















 Perdida me mantengo en la antesala de tu recuerdo,

 acorralada y sin salida en el dolor que adivino en tu mirada.

   Recordándote sigo entre espesuras,

con la arrogancia que en ciertos días a mí acuden los recuerdos,

con la carga de melancolía que conllevan esos momentos.

    Pensamientos que sin quererlo me persiguen, que detienen mi mundo

 y el tiempo congelan.

 Reloj que inconsciente olvida mi dependencia y persiste en no avanzar

 y enmudece y se queda quieto,

sólo tú y tu recuerdo se mantienen en el espacio vivo del no tiempo.

Te presiento. 

Te vivo. 

Te palpo. 

Te huelo.

Te amo.

 Te anhelo.

Te inhalo.

 A mí viene tu imagen y sucumbo ante tu presencia,

ante este sentimiento que en mi corazón quedó atrapado, 

dormido se mantuvo mas nunca fui a su entierro.

Pensamientos de contenido intenso, del modo en que en mi vida entraste,

 del modo en que llegué a amarte en tan breve espacio, en tan poco tiempo.

 Tristeza que leo en tus ojos, que sufren los míos, que es mi tristeza.

 Me estremezco y me sobrecojo,

  tu vida ante mí se despliega como un mensaje que a descifrar me dieras,

 mi cuerpo suda y se enfría al mismo tiempo que tiembla. 

 Recuerdos que perduran con el transcurrir del tiempo,

 poner freno quisiera a mi desatada mente, poner fin a mis pensamientos,

dejarte partir y dejar de amarte pero mi alma se resiste y se niega 

 y en esos días más patente te haces, ocupas mi espacio con más fuerza.

No sé qué intentas decirme ni lo que quieres que haga.

No termina por completo la historia incierta, 

no acaba aquí mi condena y mi llanto se eterniza, 

y sueño los finales felices que deseo y mi sueño se convierte en cuento

 y mi cuento en pesadilla cuando despierto y no te encuentro.

  Punto y final poner quisiera y arrancarte de mi vida en la que te enraizaste,

 pero continúo amándote en esos días y en mi pensamiento mi tormento

 y continúan las noches y me persigues y te haces dueño de mis sueños.

 Amanecen días de olvido y con ellos consigo la calma

 hasta que de nuevo mi pensamiento invades y con tu agonía me envuelves

y con la la tristeza que desprende tu mirada me impactas.








Imagen de la red



martes, 13 de junio de 2017

A LA DERIVA












Buscando apoyo en el propio valor, 

aferrada a la fuerza que nace del alma,

 aferrada a la vida que la mantiene alerta.

Desterrando combates que libera desde su infierno.

 Día a día un nuevo reto para vencer los miedos que atenazan su vida,

debilitando el cuerpo que en el envite se agota y pierde fuerzas.

 Alma errante en incesante búsqueda

¿dónde queda un oasis para ella en el que poder saciar la sed de calma?  

  Un remanso de paz al que la inviten sus aguas,

Donde el firmamento se ilumine de verde esperanza.

Donde no se ponga el sol y la luna no se oculte.

Donde  la soledad no pese ni se escriba con silencios.

Donde el cuerpo del guerrero repose sin miedo al nuevo día.

 Anclada sin amarres en el puerto,

 la furia del océano lleva a la deriva el viejo barco.

 Mas no pierde su rumbo ni su norte por fuerte que el viento golpee, 

la firmeza de su mástil no decae con la tormenta ni se viene abajo, 

en pie sigue majestuoso soportando el peso de la inclemencia.

Su fuerte espíritu lo sostiene contra todo pronóstico.

 A pesar del fuerte viento y la agitada marea

 su férrea voluntad la mantiene a flote.

  Va tapando las grietas impidiendo filtraciones

 que lleven al naufragio a su velero.

 Pequeña embarcación,

 diminuta envergadura...fuerte construcción. 

 Vientos desprovistos de furia se adivinan en el firmamento,

 nuevos aires de suave brisa se abren paso,

 aires portadores de amor, silbido y eco de esperanza.







Imagen de la red


lunes, 12 de junio de 2017

DESNUDA












Desnuda quedé ante ti,

 de toda vestidura dejé desprovista mi alma, 

 suelta, libre, para que navegar pudieras en mi profundidad,

 bucearas dentro de mí y en ella descubrieras mi esencia.

 Quise mostrarme cual soy ante ti.

Quise que vieras todo mi ser sin reservas,

darte a conocer mi todo con mis virtudes y mis defectos.

 Quise embriagar tu alma con las sensaciones que en mi sentir desencadenas.

cómo con tu sola presencia mi piel se enerva,

la agitación que sacude mi cuerpo cuando a mí te acercas.

 Encontradas emociones que se entremezclan,

ternura infinita de cálido y suave envoltorio,

  pasión enloquecida y encendida llamarada de acuciante deseo,

néctar de explosivo contenido en una combinación perfecta.

Para ti dejé mis puertas abiertas,

  conocedor te hice de los anhelos que en mi interior habitan

 de los temores y desvelos que en las sombras me acechan.

 Desnudé mi corazón y abracé mis sentimientos

el desenfrenado latir que provocas al respirarte tan de cerca.

 Me dejé llevar sin razonar

 por la tristeza y el misterio que se adivina en tu mirada.

 Mi corazón quedó prendido por el influjo de tu hechizo

y en la ensoñación de ese amor me sentí transportada.

 Te viví tan cierto como la luz que cada día el sol me regala,

 me enamoré de ti sin remisión y quise entregarte amor,

 todo lo el amor que desde la noche de los tiempos acumulaba,

  que se mantuvo hibernando a la espera 

de un nuevo despertar en una nueva primavera.

 Te amé no solo con el cuerpo,

te amé profundamente con el alma,

 en cada transpiración de mi piel.

 Te amé con todos los sentidos,

con todo mi ser,

con todo lo que soy,

 desde lo más profundo de mi corazón,

 con mi más pura esencia.

Desnuda me presenté ante ti y crucé el umbral de la pasión,

 mis ansias todas se desbordaron fluyendo como torrentes sin contención.

Lava impaciente,

 volcán en erupción,

 brasas encendidas

 esperando hacerse una contigo,

 fundirse como llamarada única de tórrida pasión,

 quemando y aplacando el fuego de esta encendida hoguera.








Imagen de la red




miércoles, 7 de junio de 2017

SILENCIOSA SOLEDAD












¿Cuándo terminará la noche? se pregunta agotada el alma.

 ¿Cuánto más se perpetuará la agonía que no deja que despierte la esperanza?

¿Cuántos amaneceres sin auroras son necesarios

 para dejar de llorar la absoluta ausencia que contiene la añoranza?

 Sabor a vacío y hiel con que se condimenta la tristeza.

En su mundo hueco el silencio devora sus entrañas

 y una a una las heridas se lame de su piel ensangrentada.

 Pobre alma atormentada que deambula entre penumbras y tinieblas,

amarga soledad que como una plancha de acero quiere aplastarla

 y su pecho oprime y en su grito se ahoga y su corazón gime y se perfora.

 Respiración rota que en su propia inhalación se asfixia,

soledad maldita que quiebra y resquebraja el alma,

silenciosa tempestad que en su mundo interno habita.

Silencioso eco sin sonido en el que no se reconocen las palabras,

fantasmagórica apariencia que deja tras de sí la huella de su presencia.

Irrumpes en mi vida sin consentimiento, sin dar tiempo a que te lo pida.

Amarga y silenciosa  soledad hoy no deseo de ti tu visita,

 quiero que vengas a mi casa cuando sea yo quien te reclame,

cuando sea yo quien te necesite como compañera y como amiga.







Imagen de la red



lunes, 5 de junio de 2017

REGENERACIÓN














Y el día se convirtió de repente en noche y la oscuridad se hizo perpetua en el mundo de de los habitantes sin alma. Se resquebrajó el cielo y cayeron bolas de fuego sobre la población. El Universo se estremeció al contemplar lo desolado que había quedado su amado Planeta. Destrucción, habían llevado aquellos seres sin alma a la destrucción de todo ser viviente, nada quedaba de lo que fue en otras historias, vida, paz, comprensión, humanidad...no quedaba ningún resquicio de lo que un día fuera.
 No cabían lamentos porque ya nada se podía hacer, nada quedaba de todo lo que se construyó en tantos y tantos millones de tiempos. No habían aprendido de sus errores y este era el precio que habían pagado sus habitantes, su propia aniquilación. 

Miró el Universo hacia otras galaxias esperando encontrar apoyo para no sentir aquel dolor tan terrible por la pérdida de su hijo predilecto. La codicia humana es inhumana, se dijo, lo tenían todo a su abasto y no supieron apreciar su riqueza, lo tenían todo en la tierra, en el mar, en el aire y lejos de cuidarlo y respetarlo lo explotaron hasta dejar el Planeta sin alma ni entrañas, contaminaron ríos y mares sin remordimientos, inventaron guerras en las que poder amortizar todo lo que gastaron en armas, dejaron a las almas blancas en situación de hambruna y muerte solo para obtener poder, poder y riquezas. ¿De qué les ha servido querer acumular riquezas y obtener poder absoluto si con ello se han sentenciado y se han degradado como humanos? se interrogaba el Universo. Y ahora todo ha desparecido, dijo para sí entristecido, mi espacio se ha convertido en un cementerio de almas oscuras , de sombras de la noche que vagan por mi reino estupefactas sin darse cuenta de que ya no hay lugar en el espacio para ellas y que su destino es vagar sin rumbo por la eternidad de la noche. 

Las almas blancas lloran, se lamentan y buscan respuestas. Hace miles de años que sufren las maldades a que fueron sometidas. Las almas blancas son la única esperanza que le queda al caos para regenerar pensamientos e ideas en una nueva galaxia, fuera de las garras malignas de las almas oscuras que van a la caza de nuevas víctimas.
 En su infinito amor por las almas dolientes, el Universo se apiadó de ellas y les concedió un nuevo lugar en el que volver crear vida con la semilla que llevaban consigo desde la noche de los tiempos, la semilla de la generosidad y el respeto hacia el espacio que les acoge, de respeto a la vida en sí hacia todas las especies de los distintos reinos. El Universo confió en las almas blancas y en su autenticidad en cuanto a su condición humana, sabía que solo ellas podrían repoblar aquel nuevo hogar y hacer buen uso de su humanidad.




Imagen de la red



domingo, 4 de junio de 2017

SI PUDIERA...











Si de mí nacieran alas y mi cuerpo pudiera elevar

  emprendería el vuelo hacia lo más alto, hacia el espacio infinito.

    Surcaría el cosmos sin pensar a la conquista de tu universo.

  Abrigaría tu vida con destellos de sol y con polvo de estrellas tu alma envolvería.

  Si pudiera sumergirme en el mar y navegar como lo hacen las ballenas,

 Navegaría en la profundidad de tu océano para fundirme con tu esencia.

 Si con solo pensar en ti estuvieras aquí presente, 

te pensaría hasta morir para poder gozar con la ilusión de tu presencia. 

Si tocaras mi corazón con la luz de tu mirada 

se desbordarían mis latidos y serían el eco que despertaran las mañana.

Si quisiera componer la mejor de las melodías

y la inspiración no acudiera a mí ni encontrara partituras,

  te buscaría en mi soñar y serías tú la más bella sinfonía. 

Qué poco cuesta imaginar lo bello que podría ser 

caminar juntos hasta la eternidad, compartiendo al mismo tiempo

 el mismo amor, la misma vida, la misma nave, 

el  mismo rumbo,  la misma muerte.

Si con esta vida, para amarte no tuviera suficiente

  nos encontraremos en otras vidas

 para darte todo el amor que en esta vida pueda quedar pendiente.






Imagen de la red
  



   

sábado, 3 de junio de 2017

LA BREVEDAD DEL TIEMPO













Tiempo que los instantes atrapa

 y en sus manos se escapan tal como llegan.

 Tiempo efímero con sabor a poco

 en el que todo acaba y todo comienza.

 Tiempo que tras de sí todo se lleva

 dolor,

prisa, 

alegría,

llanto,

 tristeza. 

Vida que sin noción se vive 

y como en un suspiro se agota y se desvanece.

Sin memoria, ausente y sin presencia queda el transcurrir,

 el tiempo pasa en el relativo espacio,

 despacio, deprisa, dejando sentir su peso, 

dejando en el camino su huella. 

Recuerdos que a lo lejos se enmarañan en los hilos de su madeja

  ocultos en el abandono del efímero momento,

 en el profundo olvido del pensamiento.

Atardeceres que murieron temprano,

  rotos amaneceres que en el esbozo de una sonrisa se desvanecieron.

Tiempo que todo lo puede y con todo arrasa en su trayecto.

Imparable, imperturbable se mantiene en su firmeza.

Tiempo que las demoras no perdona,

 demasiado tarde si no es ahora.

No negocia ni concede créditos,

 impasible se muestra ante solicitudes de permanencia.

Tiempo sin pasado y sin futuro,

   mantiene su oferta de vivir ahora, 

sin ayer y sin mañana,

siempre hoy, en tiempo presente. 







Imagen de la red