Etiquetas

miércoles, 26 de abril de 2017

RECOGIMIENTO












Haciendo un hueco,

 dejando espacio

contemplar la vida desde dentro.

 Mirar  de frente el horizonte 

sin temer la lejanía

sin óptica de distancia ni tiempo.

 Observar la plácida lucidez que fluye del silencio,

prestar atención al recogimiento que la soledad incita.

 Contemplar el bullicio mental sin juicio 

ni argumentar el pensamiento.

Descubrirme en mí, íntegra con mi todo

desgranando las luces y las sombras

 las alegrías y los tormentos.

Miedo al mismo miedo.

 Soledad.

Silencio.

Aprender a navegar en travesías inciertas,

sin desazones ni influencias.

Aprender a acariciar sin temor la soledad.

Aprender a escuchar mi voz en el eco del silencio.






Imagen de la red




domingo, 23 de abril de 2017

CERCA DE TI











Cerca de ti me senté y extasiada contemplé tu belleza, 

cerca de ti como antes nadie estuvo te descubrí.

  Cerca de ti me senté en el rincón del sueño del que no quise despertar.

 Cerca de ti te acaricié y quise respirar tu esencia

 Cerca de ti me dejé llevar por la musicalidad de tu voz 

por la embriaguez de tu mirada

 por el misterioso encanto de tus secretos.

 Sueños forjados con la magia del invento, 

sueños de nubes blancas capaces de hacer vibrar los deseos.

 Cerca de ti me acuné y divisé cómo te elevabas, 

cómo las alas desplegabas y crecías en tu vuelo. 

Cerca de ti, en mi soñar, te volví a imaginar, 

te volví a reinventar, 

te volví a desear. 

Cerca de ti...se volvió a evaporar mi sueño.






Imagen de la red

jueves, 20 de abril de 2017

PERDERME EN TI










Perderme en ti quisiera.

 Adentrarme en la profundidad de tu universo,

robarle horas al tiempo,

  fundirme en tu cosmos lentamente

 bajo la mirada atenta del azulado firmamento.

Ahondar en tu corazón

y sorber la calidez de tu latido. 

Perderme en ti, quisiera, contigo

y navegar en la bravura de tus aguas mar adentro.

 Calmar tu tempestad con la serenidad que fluye de mi alma

abrir para ti mis puertas sin condiciones ni reservas 

para que en ella te  sumerjas y sin miedo allí te pierdas.

Desafiar juntos la fuerza de la gravedad

y suspendernos como suaves plumas en el aire.

Elevarnos firmamento arriba en el vuelo cual cometas

y dejarnos transportar hacia el mágico lugar

 donde la realidad se pierde y se construyen los sueños.

Perderme en ti

y gozar en cada inhalación

 del dulce el aroma de tu cuerpo

hacer estallar el cielo con fuegos de artificio

y coronar la cima de tu corazón

acariciando el aire que recorre tus laderas.

Perderme en ti sin remisión

respirando el mismo oxígeno, al mismo tiempo.

Afrontar sin prisas la llegada de una nueva estación

absorbiendo nueva savia de vida que nos traiga.

Perderme en ti, deseo intensamente.

Dibujarte soles que alejen la melancolía,

engalanar tu mirada de luz,

 ahuyentar la tristeza de tu vida.

 Ofrecerte paz cuando estés en horas bajas.

y tapizar tu vida de coloridas sonrisas.

Perderme en ti quisiera y revolver todo tu universo

enamorar tu alma con lo mejor de mí, mi esencia

con el amor que impaciente aguarda y paciente espera.







Imagen de la red








lunes, 17 de abril de 2017

SE PARALIZA EL TIEMPO








Se congelan las horas rompiendo madrugadas.

 El reloj se detiene en otro despertar. 

Se inmoviliza el tiempo dando paso a los silencios.

 Se enamora la noche de la quietud de las saetas

 alejando vacíos de los días muertos.

Suspendidos quedan los agudos sonidos

 pendientes de pronunciarse,

 a la espera del deshielo. 

 Serena calma,

 placidez inmediata 

que precede a las tormentosas mañanas.

 Se columpia el aire arrullando el alba.

 No más sonidos que perturben los sueños.

 En la quietud del tiempo se paraliza el pensamiento, 

 al compás del latido se perpetúa el silencio

sin tiempo permitido ni sonido que interfiera.





Imagen de la red


domingo, 16 de abril de 2017

INSTANTES













Fue la magia que desprendía la belleza de su mirada, fue el impacto divino que le produjo el sonido de sus palabras, cadenciosa voz, profunda y envolvente como dulces notas de un violín.

 Se encogió sobre sí misma, recogiéndose y dejándose llevar por la inefable emoción que estaba experimentando al recordar aquel momento. No quería poner razones lógicas a todo aquello, pues en el fondo sabía que no las había, sólo quería dejarse llevar, escuchar cómo su corazón palpitaba de nuevo, sentir en esos latidos que estaba viva, que a pesar de encontrarse en el otoño de su vida aún podía vibrar ante una mirada, unas palabras, una voz masculina. Qué más daba si era amor o un sucedáneo de éste, no quería ponerle nombre, soló embriagarse de este sentimiento, de esta emoción bendita que la vida le regalaba.

 Allí, tumbada en el sofá de la sala de estar de aquel hotel se dejaba llevar una y otra vez recreándose en el recuerdo de aquellos instantes. Quizá no volvieran a verse, quizá no tuvieran la oportunidad de coincidir de nuevo pero jamás podría olvidar aquel día en el metro, cuando se dirigía por aquel interminable pasillo y de repente sus pasos se detuvieron en seco al escuchar su melodiosa voz cantando para un público sordo la canción que hiciera famosa Jacques Brel, "Ne me quitte pas"...aquella voz, ¡oh! aquella voz tan particular inundó sus sentidos y su alma de una emoción dulce, placentera e inusitada para ella.

 Se quedó clavada delante de él, inmóvil como una estatua de mármol. Sintió cómo su mirada se posó suavemente en la suya y cómo sin proferir palabra alguna ambos se fundieron en un abrazo en el que se mecieron y aunque no se prolongó más allá de dos minutos a ella le parecieron los dos minutos de su vida más maravillosos e intensos que había vivido hasta ese momento. Deshicieron el abrazo lentamente y sus ojos permanecieron fijos unos en los otros hasta que de la voz mágica sonó tan solo unas palabras: "gracias por estar aquí" a lo que ella le contesto: "gracias a ti por esperarme". Sin más siguió adelante por el interminable túnel hasta la estación en la que subió al convoy que la llevaría a su destino.





Imagen de la red

sábado, 15 de abril de 2017

LOCURA









Se estremece la piel y no es de frío. 

Estridentes voces que pueblan la mente,

luchando por el poder sin tregua. 

No resisto y me pregunto

¿quién se halla al otro lado?

 ¿quienes rompen mi silencio?

Voces incesantes que la mente martillean,

griterío irreconocible de locura inaudita 

¿a quién atender y en qué orden?

 Oscuridades absolutas

 recubren el mausoleo en el que me hallo.

 ¿Vino la muerte a visitarme

 y aún con vida me entierra? 

¿De quién son las voces que ordenan 

y con tanto apremio demandan?

 Inframundo que desolado vienes a mi encuentro,

 ensordeces mi existencia,

 no quiero más este murmullo

no te escucho

no te hablo

no me robes mi silencio

 perecer antes que entrar en mi locura.

  Deformes sonidos que mi alma atormentan 

sin luces de misericordia que se apiaden de ella. 

Esperpéntica locura 

que se hunde en el lodo lentamente.

 Griterío sin rostro que no se aplaca.

 Locura que alcanzarme quieres.

 No sucumbiré a tus órdenes, 

no conozco tus formas

 ni me rijo por tus normas,  

No te dejé entrar,

¡no sé qué demonios quieres!

 Mis tímpanos oradas con tu incesante letanía. 

Me atrapas en un diálogo interno

 unas veces dúo, otras veces trío.

 Escuchar más voces no quiero, 

acorralada me tenéis en mi cordura,

 desatada locura que es mi infierno.




Imagen de la red

viernes, 14 de abril de 2017

TODO LO QUE NECESITO











Todo lo que necesito está en mí, 

todo lo imprescindible lo llevo puesto

todo lo que preciso se aloja en mi corazón.

No llevaré conmigo recuerdos que pesen,

 haré de mi mochila un equipaje ligero,

sin enseres materiales, 

justo lo que en ella quepa.

Mi baúl interno va repleto

 de las más bellas y mejores reliquias,

aquellas que quedaron grabadas,

 las que dejaron huella con el tiempo.

Tesoros apilados, que aunque muchos,

 no suponen carga alguna.

Miles de sonrisas,

sinceras y breves palabras,

 amor inmenso a mis hijos,

la emoción en cada alumbramiento,

la magia de muchas miradas,

el querido rostro de mi padre, 

gran amigo y maestro sabio.

Millones de historias  vividas 

de entrañables momentos

que en mi corazón han ido sumando

 conformarán la mejor parte de mi equipaje,

 mi dulce compañía,

mis guías en el viaje.

 Allá donde vaya destaparé mi joyero,

nada más se hará necesario.





Imagen de la red




jueves, 13 de abril de 2017

EN PRESENTE










Sanando cicatrices, 

adentrándome en el profundo laberinto de mi mente, 

salvando obstáculos, 

venciendo miedos,

 derritiendo el gélido manto que envuelve mi recuerdo.

Olvidar pasados, 

Ignorar futuros.

La vida es presente. 

Se estanca el momento y observo la respiración, 

alivio para el alma, 

desahogo para el corazón que late inquieto.  



Imagen de la red

martes, 11 de abril de 2017

OLOR A FUEGO














Me envuelves sutilmente

como suave terciopelo

 dejando al descubierto mis pasiones,

 mi ansiedad de ti y mi deseo.

Apasionada envoltura

 que a mi piel alteras

alborotas mis sentidos, 

 me enardeces con tu fuego.

Provocas explosiones,

 reacciones en cadena 

que al impacto de los cuerpos se propagan.

Delirio incontenido

 que desborda sin remedio.

 Ruge el volcán adormecido

con inusitada fiereza

 despertando primitivos instintos,

desvelando ocultos anhelos.

Lava que recorre las laderas,

torrente que sin prisa se acelera

brusca y suave al mismo tiempo.

Olor a incandescencia, 

olor a brasas,

 olor a fuego.

Seducción lujuriosa de fuego y danza,

oleadas de salvajes sacudidas.

Te acercas y me quemas con tu aliento

dragón de fuego, 

furia alada en pleno vuelo.

Lanzadera ardiente 

vomitando llamaradas,

 Lujuria desmedida, 

pasión sin freno,

estallido de gemidos placenteros.

Me fundes en tu infierno y me enloqueces.

Bola de fuego,

 llamarada ardiente por mi cuerpo se propaga.




Imagen de la red





lunes, 10 de abril de 2017

AMOR INCOHERENTE













Alientas mi ser con tu presencia,

 amor que mi piel rozas con tu mirada eterna.

  Ligero y sutil como una pluma 

por mi cuerpo te deslizas.

   Enloquecidas manos me buscan, 

me reclaman, me acarician,

en mis profundidades se sumergen 

 perdiéndose en ellas con avaricia.

 Palmo a palmo saborean con minucia

 la extensión de mi sinuosa anatomía.

 Apasionadas nuestras bocas se reciben,

sedientas de ti sedientas de mí.

Sed y hambre devastaron los minutos

de querer amar intensamente.

Siento, cómo ardiente,

 sobre mí tu respiración se agita,

  enervando mis sentidos,

 erizando mi piel con tus caricias. 

 Ansío devorarte, amor, con desespero.

Amor que te introduces en mí y te siento,

 me abrasas y me quemas con tu fuego,

 te apoderas de mí y de mis sueños te haces dueño.

 La noción de realidad pierdo por segundos,

idealizo sin cordura un amor incoherente

 para saciar de amor mis noches y amarte locamente.

Interrumpe la mañana mi locura.

  el devastador silencio hace acto de presencia.

Hueco, vacío,

 dejando una vez más en el recuerdo

la soledad de un lecho que quedó frío 

tras otro solitario despertar de un nuevo día.




Imagen de la red








miércoles, 5 de abril de 2017

ATAQUE QUÍMICO




El horror en Siria continúa, una guerra que se ha alargado durante siete años dejando tras de sí el rastro de sangre, muerte, destrucción y de innumerables desplazados en busca de asilo en diferentes países donde se les cierran las puertas para poder vivir. Un nuevo ataque con armas químicas es el más reciente y espeluznante acto bélico a la que se enfrentó ayer, 4 de abril de 2017, la población siria y en el que murieron al menos 58 personas, entre ellas 11 niños, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.











Horror

 barabarie,

 estremecimiento,

terror,

 impotencia, 

crímenes

 y violencia infinita, 

asesinatos a sangre fría

muertes imparables,

incoherencia,

 destrucción,

la guerra continúa. 

Se revuelven las entrañas

 con las muertes que son noticia día a día, 

se retuerce mi corazón 

por tanta locura y sinrazón que vive la población siria,

 niños muertos entre numerosa víctimas, 

el nuevo atentado con armas químicas.

 Grito sin cesar que la locura termine. 

¿Dónde queda la piedad?

¿Dónde queda el respeto a la vida?

¿Dónde queda el don que se concedió a la humanidad? 

¿dónde queda la compasión? 

Este es un mundo de muertos vivientes

 que  la vida humana desprecia.

 Mundo de inhumanos destructores, 

con mano firme, sin temblor, dan órdenes de muerte.

Asesinos que no habrá tribunal que los juzgue 

criminales que impunes quedarán

 y no pagarán por sus delitos.







Imagen de la red (El País)



lunes, 3 de abril de 2017

NUNCA TE LO DIJE...












Nunca lo supiste, nunca te lo dije,

 No quise mostrarme vencida por el dolor de la ausencia.

Ausencia de verdades que perecieron ocultas en silencioso llanto

creyendo que así me protegía

 ¿de quién o de qué? me preguntaba

¿de tu falta de sinceridad y de tu hipocresía?

¿o de la facilidad con que caí en tu falsa palabrería?

Nunca quise decírtelo, no quise desnudar ante ti mi dolor

mostrar las invisibles heridas que mi alma atravesaban,

dejar mi vulnerabilidad al descubierto, 

el desgarro que sentí en mi interior por el efecto de tus letras.

Doloroso silencio fue mi reacción, 

preferí callar y engullir en soledad mis sentimientos.

Insomnio maldito se apoderó de noches eternas.

A oscuras, sin consuelo me encontraba la mañana.

 Me vencía el día sin llegar a entender el por qué de mi agonía.

Decepción llevé a cuestas pensando en tu falta de valor,

en tu inmensa cobardía.

 Por alto mis sentimientos pasaste,

 añicos hiciste mi corazón y mi alma laceraste.

Me descuartizaste como papel que ya no sirve

 sin remordimiento, los pedazos a la papelera lanzaste.

Como si mi corazón de una pierda se tratara

 no tuviste en cuenta el efecto de tus palabras,

 a bocajarro sobre mí las soltaste

cayendo en mi corazón como un chorro de agua fría.

  Enamorado estabas y no era de mí, me dijiste,

mordí mi lengua y callé lo cabrón que me pareciste.

 Si enamorado estabas mientras conmigo de placer te retorcías,

doblemente cabrón me pareciste.

no sólo a mí me mentías,

  también a la mujer de la que enamorado te decías.

No me diste opción a elegir

 si contigo quería estar sabiendo que no eras libre.

 y eso me dolió como una puñalada traicionera. 

Tu falta de respeto, tu falta de honestidad,

tu sinceridad ausente para admitir que tu corazón ya tenía dueña.

Si sólo querías un rato de placer no debiste enamorarme,

no debiste llegar a ese extremo, era suficiente con preguntarme.

Si mereces perdón o no no seré yo quien lo decida

ni juez ni  verdugo soy, ni de ti ni de nadie

   en manos de tu conciencia queda el perdón,

que ella sea quien lo decida.

Ahora que el tiempo pasó quería que lo supieras

 fue tu falta de sinceridad la que peor daño me causó.

Pensando en tu hipocresía me sumí en el dolor

 tratando en silencio digerir mis lamentos y mis quejas.

 Dolor y decepción se enquistaron en mi corazón,

 por no decirte, por que no supieras

la herida que en mi corazón se abrió

cuando sobre mí cayó tu sentencia.




Imagen de la red





sábado, 1 de abril de 2017

LA VISITA










Siempre la visitaba, no había día que no encontrara un momento para ir a verla. Sus encuentros eran breves y silenciosos, llegaba como un soplo de brisa fresca y se sentaba junto a ella en la cama en la que se mantenía postrada. Nunca le dijo su nombre ni quién era ni por qué iba a verla, sólo la miraba con aquellos enormes ojos grises llenos de ternura. Le parecía un hada salida de un cuento de bellas princesas encantadas en la que ella debía ser la mano benefactora que siempre favorecía a estos personajes. 

Sin darse cuenta esperaba su visita con impaciencia, aunque la dama misteriosa nunca se retrasaba, era de una puntualidad extrema. La extraña conexión que entre ellas había le daba paz y sosiego. No sabía cuánto tiempo más debería permanecer en aquel lugar pero no le importaba ya el tiempo, lo importante era que día a día aquel dolor que no la deja respirar iba despareciendo. No sabía las causas con exactitud porque no le administraban ningún medicamento, para ella lo importante era poder descansar, dormir y respirar sin que el dolor se lo impidiera.

 Desde el gran ventanal de su habitación podía admirar el gran jardín que la rodeaba. Era realmente precioso estaba colmado de árboles frondosos y bellas flores de todos los colores. Se decía para sí que después de todo se sentía afortunada por haber ido a parar a aquel hermoso lugar y aunque no podía levantarse debido a la extrema debilidad que sentía podía incluso oler la fragancia que le llegaba del jardín. Olor a jazmín, a lavanda, a pino...cuando llovía podía disfrutar del olor a tierra húmeda. Le encantaba escuchar por la mañana el trinar de los pajarillos que revoloteaban de árbol en árbol. Llegó a creer que cantaban para ella, anunciándole así la llegada del nuevo día. A menudo pensaba que cuando saliera de aquel lugar lo echaría de menos y volvía a sentirse afortunada por poder llevar en su corazón tan bello recuerdo. Por supuesto, tampoco olvidaría a la misteriosa dama que la visitaba ya que con su sola presencia conseguía alejar todos los temores y los miedos que la aquejaban antes de su llegada. Era como si la tocara con una varita mágica y le inyectara  vida con su sola presencia.

 Aquella mañana la hermosa dama venía ataviada de un vestido de gasa blanco que le cubría hasta los pies. Su mirada era la mirada más dulce y acariciante que hubiera lucido antes. Se sentó junto a ella y le cogió su pálida y delgada manita y sin más palabras se tendió junto a ella en el lecho acunándola en su regazo hasta que se adentraron en un profundo y dulce sueño. El silencio se instaló en la habitación y al poco tiempo se abrió la puerta dando entrada a una forma luminiscente que alumbraba toda la estancia. En el lecho yacía la anciana con una dulce y plácida sonrisa. Al abrir de nuevo los ojos reconoció de inmediato a la dama que la acompañó durante todo el tiempo que se mantuvo inconsciente y que ahora le tendía las manos para acompañarla en su viaje a través de la luz. Ambas se fundieron en una única forma lumínica y atravesaron el umbral dejando tras de sí una estela de niebla blanquecina...La estancia volvió a quedar en penumbra. 



Imagen de la red