Etiquetas

miércoles, 19 de julio de 2017

CONTIGO















Contigo queda el latir de mi corazón, 

contigo queda mi aliento que te respira agitado en el silencio,

 de ti mi esperanza se alimenta, de ti vive mi alma aferrada a tu recuerdo,

 contigo permanece mi sueño después de diluirse en el crepúsculo de tu mirada.

Contigo, en mi sueño, me sorprenden las estrellas confundidas en las mañanas

  sabor a resaca que el vacío deja en el hueco de mi almohada.

Contigo buceo en mi fondo y en tu abismo me sumerjo,

 amor de noches plenas en que tu luz adormece la penumbra de mi estancia.

 En sueños te engendro y te amo y para mí te forjo tal como reclaman mis deseos,

 en consonancia con mi esencia moldeo y doy vida a tu forma,

 liberando el corazón de sus espinas y sanando el alma de las heridas que aún sangraran.

 Quisiera que la noche se prolongara, que ya nunca más hubieran mañanas

 permanecer anclada en este sueño unida a ti eternamente.

Abrazar la ilusión de perpetuidad, aniquilar el tiempo que nos apremie,

 dejarnos envolver por la melódica voz de nuestros corazones, 

deslizándonos suavemente por mi sueño en una bella danza de amor eterno.








Imagen de la red






lunes, 17 de julio de 2017

¿DÓNDE QUEDARON?













Recuperar ilusiones con fuerza renovadas,

rescatar el interés de las garras del abandono y la desidia en las que cayó preso

   en los tiempos de ceguera en que la desilusión hizo acto de presencia.

 Mirada que se fija en un punto del horizonte sin perder de vista lo ansiado, 

recuperar con ganas la ilusión y el deseo de seguir avanzando.

 Forjar en la imaginación el mundo de esperanza que su corazón alberga.

 ¿Dónde quedó aquel sonreír sin prisa del que fuera testigo su rostro?

  ¿Dónde quedaron los sueños que poblaron sus noches de ideales y fantasías?

 ¿Dónde quedó su sombra que ya no sigue sus pasos por mucho que el sol ilumine el camino?

Lágrimas como gotas de hielo derraman sus ojos que se clavan en su pecho como estacas,

 prendidas quedan en el desvarío de su mirada que perdida busca otro posible universo.

 ¡Qué lejos quedan las ilusiones que mantenían viva su alma!

¡Qué lejos se mantiene de su mente el reflejo de lo que un día fuera!

 Recuperar ilusiones, 

que el desgaste del tiempo no ha de ser un impedimento para lograrlo.

Encontrar el lugar en el que entender los errores y subsanar heridas sin culpas ni rencores.

 Afrontar el nuevo reto sin ira en la mirada ni pesar en el corazón por la desazón de lo perdido,

 por lo que pudo haber sido y permanece en el recuerdo incompleto. 










Imagen de la red




sábado, 15 de julio de 2017

EL ECO DEL SILENCIO













Suspendida tu voz queda en el aire,

el silencio me atormenta, infatigable mensajero se hace de tu eco.

¡No quiero, me niego a escuchar!

Quiero diluirme como un soplo de aire sin pensamientos,

perderme en el interior de mi coraza y enterrar tu voz en las entrañas del infierno.

 La oscuridad se cierne sobre mis abatidos párpados,

y mis pupilas se cubren de intensa ceguera.

¡No quiero ver, me niego!

 Y mis ojos se cierran ante la evidencia palpable.

Ensordece tu sonido mis hastiados oídos que desoyen mi orden de alejarte

verdades manifiestas en un parto continuo de contrariedades.

 No, me niego a que sea tu voz prioritaria,

contundente se impone la mía rompiendo el eco que obliga el silencio,

no más lastres en mi vida que pesan sobre mi alma como enormes losas de piedra.

Pero continua martilleando mis oídos con tu voz el silencio, 

sigue persistiendo en su sonido con su eco.

 Y ya no aguanto más esta locura, me desespero

 y en mí misma me repliego sumida de nuevo en mi pensamiento,

 en ti y en tu recuerdo. 

Castigo de mi alma herida...infierno y eterno tormento.







Imagen de la red

viernes, 14 de julio de 2017

COMO AGUA DE LLUVIA













Como agua de lluvia que cae después de una intensa sequía,

 como agua necesaria con que saciar la sed y beber sin proporción ni medida.

Así a mi vida llegaste, empapando mi corazón con tu cálido aguacero.

A raudales llueve por mi cuerpo y cada gota cala hondo,

 penetrando en mí hasta la última célula.

Lluvia insaciable que mi alma inundas y al amor invitas,

renuevas ilusiones agotadas, reinventas primaveras que quedaron marchitas.

 Rocías con delicadeza tu agua, inventas nuevos soles  para mi tierra sombría,

   mis amaneceres resplandecen con luz plena todos los días.

De rocío se impregna mi jardín con tu mirada,

 esplendorosa vegetación emerge de mi tierra como regalo de vida.

 Con fuerza crece y se arraiga un hermoso paisaje que el corazón acapara y hace suyo.

Ilusión de amor soñada,

 entonación multicolor de aromas y fragancias que se dispersan en el aire y se rinden a tu llamada.

 Mensaje explícito que al corazón le llega, ofrenda de amor que el alma con avaricia apresa.





Imagen de la red




   

miércoles, 12 de julio de 2017

EN CADA LLEGADA















  Revolucionas mi vida y la pones del revés cada vez que apareces.

Contundencia en tu mirada, energía impresa en tu presencia,

 dejas tu huella en mi cuerpo con la potencia de tus descargas.

Me confunden tus arrebatos mezclados de ternura y lascivia.

Me seduces y me desnudas en cuerpo y alma aún sin verme detrás de la pantalla,

fuego del infierno que arde en tus ojos incitando al delirio,

provocadora mirada enajenada que despierta los instintos primitivos.

Tentación inevitable a sucumbir en el pecado de tu lujuria.

  Tornado incontrolado, devastador y efímero que arrasas mi vida cuando te acercas,   

retornas sin previo aviso desatando en mi cuerpo una agitada tormenta. 

Impredecible y sin pronóstico posible,

eres como un ciclón, inagotable en tu furia interna.

 Sinfonía ardiente de palabras que quedan impresas para lanzarlas al viento.

Me confundes con tu dulzura cuando la expresión de tu rostro lujuria muestra.

 Confundida sigo y me uno a ti en tu tormenta

 y me dejo llevar por la tórrida pasión que fluye de tus letras.

Sin control viajamos a través de la nave surrealista que nos envuelve,

 en cada palabra escrita, en cada letra, en cada sonrisa que adivino,

 en cada gesto de amor  que al otro lado percibo,

 en la cercana distancia que nos une por momentos,

en cada nuevo retorno, en cada encuentro.

Amores que condenados al destierro viven tras una pantalla,

 condena para los amantes que en el hilo de su deseo prendidos quedan.

 Se promulgan en silencio mensajes escritos de ansias de amar, de pasión y deseo,

mensajes que trascienden  la distancia y permanecen archivados en la memoria del tiempo.






Imagen de la red

sábado, 8 de julio de 2017

CONTRADICCIÓN















Sin control navego perdida en mi mundo de sombras.

  Comprimido, mi corazón se sobresalta

 y me sorprende el alba empapada entre sudor y lágrimas.

Exudación de impotencia por vivir esclava en las cadenas de tu recuerdo.

Huyó la voluntad de mi cuerpo con la memoria de tus besos en mi boca.

Se alejó de mí en el mismo instante que tus manos acariciaron mi cuerpo.

 Sucumbí a la explosión de fuego envuelta en las brasas de tus llamas.

 Angustiosa tortura que el alma perturba con insistencia.

Contrarían mis sentimientos a la razón,

 mas ¿qué sabe ella sobre el amor si desoye todo sentimiento?

  No admite argumentos el corazón cuando aún herido es amor lo que siente.

¡Demoledora impotencia por mantener emociones contradictorias!

¿Cuál es el antídoto capaz de extirpar de raíz la afilada daga que mi corazón atraviesa?

 que dejó mi alma herida de muerte con su fría estocada.

    ¿Cómo desconectar al corazón de su latido si es el latir de amor que lo mantiene vivo?

Sin control me hallo por muchos falsos adioses que mi mente invente.

  Sentimiento incontrolado que me une a un instante que en el recuerdo perdura.

 Irónico desatino que escapa a las normas que la razón imparte.

Insólita brevedad de infinita intensidad,

se resistió el amor a ver la luz del sol y murió de madrugada.

Comprimido aliento al contemplar el sudario en que quedó envuelto.

Amor, que mi piel marcaste a fuego con tu huella, doloroso tatuaje,

que por más que quiera arrancarte las raíces en mi alma se mantienen.

Amor, imborrable es tu nombre y en mi pensamiento persiste,

 no se ahoga ni se apaga tu recuerdo en mi silencio ni en mis noches,

no consigo desterrarte de mi alma, ni dejar de amarte ni extrañarte,

ni consigo llenar el inmenso vacío que mi alma siente por tu ausencia.

No consigo deshacer el yugo que me esclaviza a tu recuerdo con insistencia.










Imagen de la red






ATRÉVETE













Fúndete conmigo en mí, ámame con pasión con ternura y deseo,

 deja que mi boca saboree el sabroso jugo de tu néctar.

 Pégate con fuerza a mi piel y de ella no te desprendas,

 adhiérete sobre mi desnudez,

 habita en mí y cubre el vacío de mi alma con tus caricias.

 Desprende el hielo de tu máscara y vibra con la pasión que desvela tu mirada.

Navega conmigo en este velero que quedó sin dueño,

 atrévete a soñar y soñemos juntos el  mismo sueño.

Aventúrate a la emoción de navegar sin rumbo en la travesía,

 sin cartas de navegación ni brújulas de orientación que nos guíen.

Déjate llevar por las sensaciones que mi piel en la tuya despiertan

sin resistencia ni oposición, aflojando vestiduras que el corazón comprimen,

atrévete sin preguntas ni respuestas y fluye con el momento.

Deja que explore tu alma y que llegue a los confines de tus anhelos

ábrete al amor y deja que te arrastre este fuego que por dentro nos quema.

Enloquece conmigo y susurra para mí las más bella palabras de amor.

Las que nacen del alma las escribo para ti con todo mi amor

 y a ti, mi amor, te las dedica mi corazón.






Imagen de la red



lunes, 3 de julio de 2017

EN AQUEL PARQUE










Me sabe  a ti aquel bello rincón del parque que fue testigo de nuestras muestras de amor cuando solo éramos un par de alocados adolescentes.

 Me sabe a ti y no dejo de imaginar tus pasos lentos al llegar, al acercarte con delicadeza abrazándote a mí y rodeando mi cintura. Me envolvías y mecías, me tomabas en brazos con sumo cuidado y girabas y girabas cargada conmigo hasta que me depositabas en el suelo y las volteretas se convertían lentamente en una dulce y silenciosa danza que seguíamos al compás de la melodía que solo nosotros podíamos escuchar. Era la melodía divina que nacía del latir del ímpetu de nuestros corazones, disparando por completo el mundo de emociones que nos embargaba cuando nuestros cuerpos se encontraban, se colmaban de besos y caricias estremeciéndose hasta el alma de la emoción.

Me trae tu recuerdo el sonido alegre de las aves que revoloteaban en torno a nosotros. En aves mensajeras se convirtieron de nuestro amor y llevaban su jubiloso cántico hacia rincones que jamás hubiéramos podido imaginar que pudieran escucharse.

 Me huele a ti, cuando lo pienso, el aroma que desprendían las bellas flores silvestres regalándonos su aroma para colmarnos de felicidad, fragancia a lavanda y espliego en nuestros corazones se prendía con deseo.

 Amor, te recuerdo en cada forma que toman las nubes cuando escribías en ellas mi nombre y animoso me retabas a caminar descalza entre algodones.

 Escucho tu voz en el sonido de la fuente de aquel estanque en el que solíamos contemplar la variedad de peces que sumergidos esperaban con atención la amable mano de los niños que les llevaran su ración de trocitos de pan a los que se habían acostumbrado.

 El sonido de cada gota de agua me habla de ti, de tu risa cantarina y contagiosa, de las dulces palabras que a mi oído susurrabas y con las que me hechizabas.

 Te pienso y te amo en la hojarasca otoñal que alfombraba el suelo de nuestro parque, en cada hoja que el viento hacía caer de los árboles y que poco a poco se iban despojando de su verdor depositando su vestidura en el césped. Te recuerdo apilando hojas de distintos tamaños y formas para ofrecerme un hermoso ramillete con el que decorar mi habitación. En cada hoja escribías un poema y en el reverso no faltaba la palabra AMOR en letras mayúsculas y un "Te quiero hoy y te querré siempre", como sentencia de eterno amor.
  
Te pienso y te amo cuando me miro al espejo y veo mi rostro ya marchito por el tiempo, con los surcos que dejan los años y el peso de los fríos inviernos que sin ti tuve que soportar. Te imagino detrás de mí enredando tus dedos en los rizos de mi canoso cabello, susurrándome con voz muy queda que los años no han hecho merma en mi naturaleza y han aumentado mi belleza interior. 

 Te pienso y te amo al despertar cada día y contemplar el vacío que tu huella dejó en nuestro lecho cuando de mi lado te fuiste sin quererlo todavía y contra tu voluntad.  

Te amo y te echo de menos en cada desayuno que preparábamos juntos, en todas las miradas y silencios significativos, en todo el amor que durante tantos años compartimos, en tu presencia etérea que ha permitido que en mi día a día no me sienta desolada y vivir esperanzada con la idea de que llegará el momento en que volveremos a encontrarnos allá, entre algodones y estrellas, el lugar eterno en el que tú estás.

 Amor mío, te dedico en estas letras todo el amor que aún mantengo, quiero que sepas que te añoro, que te amo y te amaré siempre con un amor que traspasa el tiempo y que trasciende el plano terrenal. Espero ansiosa el día de acudir a tu llamada y con mi alma ya preparada que conmigo estés presente a la hora señalada para cruzar contigo el umbral y cumplir así nuestra promesa de amarnos para siempre, por toda la eternidad. 





Foto de Marina Collado, tomada en el Parc se la Muntanyeta (Sant Boi de LLobregat)


sábado, 1 de julio de 2017

ESTALLIDOS













Estallidos del alma agonizante en el destierro de su reino.

 Acorralada y sin salida en medio de su tempestad de silencioso tormento 

engulle el frío de la estancia que se agranda por momentos.

 Saliva ya no queda en su boca, sequedad que hiere la garganta, 

embotamiento que no deja escapar el grito que muere en su nacimiento.

Grietas en la piel por las que resbala a raudales el llanto

surcos de sangre dejan heridas a su paso.

 Alboroto mental que no le da tregua, 

incansable se muestra en su paradoja.

 Busca quietud y no la encuentra en el silencio de la noche

 ni en plena ebullición de sonidos con que el día comienza

ciega y sorda se muestra para con ella la calma.

 Pánico tortuoso en que se envuelven los días,

 su vida serpentea en locura permanente.

Fuego despide el cuerpo que demanda con furia arrancarse la piel, 

despedazar los tormentos y acabar con el estallido de metralla que sacude su alma.

 Explota la sinrazón al ritmo que le lleva el pensamiento, 

¡Basta de sonidos a deshora!

 ¡Basta de enajenación en que el sueño se convierte!

¡Basta de deambular sin rumbo y sin norte

 por callejones oscuros por donde le lleva la muerte!






Imagen de la red