Etiquetas

domingo, 31 de diciembre de 2017

BREVE VIAJE












Ensimismada, contemplando la inmensidad del mar, allí, sentada en la orilla de aquella playa se dejaba llevar por sus pensamientos. El suave vaivén de las olas era como música de fondo que la transportaba a otros tiempos, penetraba dentro de sí abriendo el canal mental permitiéndole entrar en  un estado meditativo en el que se ausentaba de todo lo externo que la rodeaba, solo se filtraba en ella el murmullo del mar.

 Respiraba lenta y profundamente hasta hacerse una con la respiración, el tiempo no tenía cabida, se paralizaba para ella, solo su respiración y el sonido de las olas al romper en la orilla de la playa. Muy lentamente fueron pasando por su mente imágenes que la llevaron a un poblado indio, se vio a sí misma a lomos de un caballo galopando por las praderas de su territorio. 

Se vio feliz allí, el corazón le comenzó a latir con fuerza por la dicha que sentía. El aire acariciaba su rostro, el sol la bañaba con sus rayos y su larga cabellera negra volaba con la brisa del viento. Se vio junto a su tribu compartiendo las tareas cotidianas siempre con una amplia sonrisa dibujada en su rostro.

 Era inmensamente feliz, así lo sentía. Amaba a su pueblo y su pueblo la amaba a ella de la misma forma, se lo demostraban y así lo percibía en su ser. De repente, el sonido del motor de una lancha la hizo regresar al presente y por mucho que después intentó volver al poblado indio ya no lo consiguió. 

Cada vez que volvía a la orilla de la playa intentaba visualizar aquellas imágenes para retener en su pensamiento aquel bello recuerdo, aquel estado de dicha plena que vivió en su visualización, pero ya nunca más lo logró. 

Vivió con aquel recuerdo de felicidad, con un sentimiento de pertenencia como si realmente hubiera pertenecido aquella tribu india en algún momento, en otra vida quizá. En su presente no había alcanzado jamás tan alto grado de satisfacción y de felicidad. Su emoción era tan grande que no pudo contener las lágrimas que comenzaron a rodar por sus mejillas ante el recuerdo de su breve viaje por las tierras de aquella amada tribu india de la cual, dedujo que procedía.   



Imagen de la red 

sábado, 30 de diciembre de 2017

RENACIMIENTO












Renaciendo con el día después de morir en la noche, saliendo de entre las oscuras fauces que el infierno abre queriendo devorar mi alma y mantenerme presa por siempre en sus garras.

 Renacer como el Ave Fénix de las propias cenizas dejando de lado las oscuridades que las noches alimentan y los días inmisericordes traen.

 Renaciendo con el alba a toda prisa antes de un nuevo anochecer de ininterrumpidas borrascas amenazando en la negrura con sus descargas.

 Renacimiento pleno una y otra vez, cayendo en picado en el profundo foso para salir airosa de las entrañas del abismo.

 Renacimiento de muchas vidas ahogadas entre mareas y tempestades. Renacimiento y muerte constante, después de la lenta agonía el día se abre, explota y arde. 




Imagen de la red






jueves, 28 de diciembre de 2017

SILENCIOSA












Silenciosa a tu lado me tienes,

 silenciosa, sutil sombra que te besa rozando tu alma con mi aliento, 

cercana, 

 de día atenta, 

vigía que en la noche tu insomnio apacigua,

expectante y silenciosa al sonido que el suspiro produce en tu boca. 

Silencioso el pensamiento se mantiene velando cada segundo de tu sueño, 

acariciando con la mirada la imagen que de ti evoca mi mente,

 deshacer tus nudos y tormentos es mi mayor anhelo. 

Silenciosa en mí,

 en ti,

 sin que se inmiscuyan las palabras

 silenciosas, del mismo silencio brotan las más bellas.

 Acompasa mi silencio en su música sagrada

 latidos del corazón que acompañan tus mañanas. 

Silenciosa, 

abandonada,

 sin prisa,

 a la espera, 

reacción del corazón que libere tus cadenas.

 Fluir con las emociones que llegan,

 en silencio mi alma deambula destemplada esperando tu vuelta.

  Aturdida, 

perdida quedó tu alma en la encrucijada

 sin encontrar el camino de regreso donde reposar junto a la mía 

y quedar fundidas en una misma alma.








Imagen de la red

martes, 26 de diciembre de 2017

LA ÚLTIMA PALABRA










 Suspendida en el aire, sin pronunciar,

 la última palabra pendiente de sentencia queda.

En manos del destino,

 sometida al orden que establece el Universo.

Silencio,

afonía.

 Voz que agoniza y se quiebra, 

voz que consume los segundos, 

comprimida,

 adormecida, 

a su letargo se entrega.

 Serie interminable de puntos suspensivos, 

incógnita e incertidumbre constante.

 No se ha escrito la última palabra,

 enmudecidas cuerdas vocales en las que se atraviesa la interrogante.

 En vilo el corazón se mantiene,

 sobrecogida, el alma se tensa. 

   Se aferra con fuerza a la esperanza,

 de una señal,

 de un olor,

de una sonrisa,

 de una realidad posible,

 de la certeza de un amanecer sin agonías,

 de un ayer sin preguntas,

 de un hoy con respuestas,

de un mañana que, pendiente del presente, se mantiene en espera.

No se ha escrito la última palabra,

la voluntad de los designios establecidos no se pronuncia antes de que amanezca.

Alertas en silencio,

en continuo fluir de pensamientos que pronostican sobre supuestos

 a favor o en contra, dependiendo del ánimo con que el día despierte,

 de la emoción con que el corazón en su latir rescate del olvido el sonido de su eco. 







Imagen de la red




sábado, 23 de diciembre de 2017

NO ME DARÉ POR VENCIDA












No me daré por vencida, no cejaré en mi empeño de mostrarte amor todo lo que por ti siento. No abandonaré la esperanza de encontrar el arco iris que se esconde tras la tormentosa mirada.

 No me vencerá el cansancio de la espera ni me rendiré ante nada que que en mi camino se interponga. No dejaré de amarte y eso me da fuerza para estar atenta a la señal que el Universo mande. 

No me impone la lentitud del tiempo, se agotó mi prisa, no existe el reloj en el que pueda reflejarme, se detuvo el tiempo en mi mundo  una mañana gris de un otoño de mil épocas destempladas. 

No me arrancarán las raíces que en mi corazón nacieron ni el dolor ni la desesperanza porque se arraigaron con fuerza y están vivas y crecen y en mi ser permanecen ancladas.

 No me daré por vencida sin que escuches mi mensaje, te amé en miles de tiempos, te amo perpetuamente y en el último aliento que exhale te llevaré conmigo, te seguiré amando.





Imagen de la red




viernes, 22 de diciembre de 2017

EN TU SER












Me introduje en tu piel, 

me instalé en ti y formé parte de tu cuerpo. 

 Me sumergí en tu alma, 

en tu noche me envolví y buceé en tus aguas.

 Me impregné de tu ser y absorbí tu más pura esencia. 

Acaricié tu corazón que apagado y sin sonido yacía en el olvido.

 Me inundé de ti y en ti se desbordó mi alma sanando tus heridas.

 Traspasé tus fronteras que cerradas mantenías,

se abrieron las compuertas dejando fluir la esperanza

que reaccionó al amor con fuerza renovada.

 Contigo me fundí, en tus días y en tus noches,

 en tus pesares y en tus alegrías.

 Te soñé y desperté 

besando tu nombre que en mis labios aún ardía.

 Te entregué mi amor

 que  nunca demandó ni puso condición de posesión ni permanencia.

Se nutrió de amor mi corazón al respirar en ti, en tu interior

 y sentir junto a tu latir que formamos parte de una misma esencia.

 Que nunca entendió de distancias insalvables.

 Que en silencio se acarician al pensarse,

  se sienten, se perciben, se escuchan y se hablan. 

Que se aman transgrediendo el tiempo y la distancia, 

 derribando obstáculos, destruyendo muros,

 construyendo puentes donde alejar temores y libres abrazarse.






Imagen de la red  




martes, 19 de diciembre de 2017

TU MIRADA












Deslizas tu codiciosa mirada por mi cuerpo que recorre lentamente las sinuosas formas de mi geografía. Se detiene minuciosa y contemplativa en cada rincón y en cada pliegue de mi piel, penetrando en cada poro, adentrándose y desvelando mis secretos.

 En silencio me deleitas, me embriagas, me incitas. Tus manos me buscan y mi boca besan mientras tus ojos con avaricia mi cuerpo desnudan y mi alma acarician.

Como alas de mariposa se posan suavemente acariciando mi contorno, con sutileza embriagadora traspasas la frontera de mis instintos más primarios. Poderoso magnetismo que hace suyos mis sentidos a medida que mi piel  se enerva por la lujuria que me devora.

 Misteriosa, intrigante, sabedora del poder que sobre mi alma ejerce, mirada penetrante y seductora. Grises y enigmáticos aceros se apoderan de mis deseos que prendidos quedan en el fuego que tu embrujo propaga.

 Me confinas con tu hechizo al más profundo abismo de fantasías y deseos en una hipnótica danza de pasión y desenfreno. Fuego destilan tus pupilas cual estela cósmica que obnubila el cuerpo y subyuga el alma. Encadenada a tu destello por el espacio navego y a otros mundos me transportas.

Mirada infinita que de infiernos y cielos te compones, me elevas en un instante hacia la gloria y el éxtasis y abocada en el fuego del infierno me seduces y en tus brasas me quemo y sucumbo.

Contraste de emociones dispares tu mirada refleja cuando en mi cuerpo se posa, cuando mi piel acaricia, cuando con locura me besas, cuando desnudas mi alma y en mi océano te adentras, cuando en mi ser te fundes apaciguando mis ansias, sosegando el caudal de  mis inquietas aguas.  




Imagen de la red






   

sábado, 16 de diciembre de 2017

CICATRICES













Escarbó en su interior y halló despedazadas y mutiladas sus entrañas,

 cicatrices de heridas aún sangrantes que no logró sanar el tiempo.

 Hurgó con desespero en sus adentros

queriendo encontrar consuelo y conseguir perdón abrazándose al olvido.

  Se detuvo la tardanza en mitad de la neblina,

 la ofuscación dio paso a un nuevo cielo,

 luz de esperanza que vislumbró por fin en el nuevo día.

Se buscó con ahínco y hurgó con saña hasta llegar al fondo de la llaga lacerante,

 consciencia tomó del dolor y la rabia que su cuerpo estigmatizaba.

Liberar su alma y su corazón de las cadenas que la mantenían prisionera,

vaciar las furias contenidas con gritos desgarrados y soltar los tormentos acumulados.

 Quiso desterrar su dolor, evitar llantos en las noches calladas,

 se aferró a sus edades y consiguió reencontrarse con todas su niñas abandonadas.

 Abrazó con amor a su corazón amándose a sí misma,

 agradecimiento infinito le brinda al Universo por las lecciones recibidas.

Se despojó de negras vestiduras que su alma constreñían,

desnuda quedó ante sí, sin heridas infestadas que reabrir pudieran cicatrices ya pasadas.








Imagen de la red






miércoles, 13 de diciembre de 2017

MINÚSCULA PARTÍCULA












En el fondo de su corazón se mantenía la esperanza del nuevo amanecer. Creía con firmeza en su capacidad, creía con vehemencia que sería posible alcanzar la plenitud y la paz que su alma tanto ansiaba. 
Se visualizó allí tantas veces, suspendida como minúscula partícula, sabiéndose sin verse, notando su presencia, sabiéndose a pasar de su no-forma física. Su intuición se lo anunciaba cada vez con más fuerza, tanta, que sentía que se transportaba en sueños o ¿era realidad? Confusión no le faltaba, dudas en el momento, era un continuo viaje en la máquina del tiempo. ¿Cómo podría averiguar y comprobar lo que su interior le anunciaba? No había por el momento forma humana de averiguarlo, habría que esperar a que llegado el momento de su marcha las dudas se disiparan. Mientras tanto, seguía soñando, seguía divagando en posibilidades y sospechas, percepciones, intuiciones que le dejaban mensajes en forma de minúsculas partículas que en el cielo se difuminaban, se expandían formando un Todo Universal.



Imagen de la red

martes, 12 de diciembre de 2017

EN TU BUSCA












 En tu busca salí y me enredé en finos hilos que cubrían el camino por donde la marca de tu huella quedó anclada. 

Salí y la Tierra y el Universo recorrí siguiendo la estela que en el aire dejó tu fragancia etérea. 

Crucé ensenadas surcadas de sequedades y alfombras de hojarasca. Crispados mis sentidos quedaron al pasar y escuchar el sonido de un lamento, de un grito desgarrado que al silbar el viento esparcía con su atronador eco.

 Espinas hirieron en el camino al caminante, espinas que despojaron rosas desnudando su alma, inertes, vacías en la nada, clavadas  en el cuerpo como afiladas dagas.

 Me aventuré a buscarte fundiéndome con el horizonte, en la encrucijada  de la vida donde el destino quiso que nuestras almas se encontraran. 

Cruce angosto y serpenteante que se difumina en las sombras que envuelven los silencios de añoranza y cubren el corazón de dolorosa nostalgia. 

Te hallé dispuesto a cruzar la orilla, vi tu sonrisa abierta, tu mirada desprovista de añeja melancolía.

 Te hallé en ti, tranquilo, con mirada serena y franca. Se interrumpió el sosiego de mi corazón que al verte galopó de nuevo invitándome al recuerdo, recuperando el sonido que transcurrido el tiempo mantuvo su latido en el letargo. 

Te hallé en paz, desprovisto de coraza, sin cadenas ni candados que tu corazón aprisionaran. Inspiramos juntos el mismo aliento que nuestras bocas exhalaron, al mismo tiempo absorbimos juntos todo el amor que de nuestras almas fluía, todo el amor que nuestros cuerpos transpiraban. 




Imagen de la red



jueves, 7 de diciembre de 2017

AQUÍ


















 Estaré aquí para ti, 

aquí se mantendrá mi corazón dispuesto a escuchar tu latido.

 Aquí estaré cuando sientas que alegrías y tristezas quieras compartir.

Estaré aquí, 

junto a ti,

 envuelta en levedad sin presencia, 

acompañando el ritmo de tu respiración,

 sonriendo desde la ventana que mantengo abierta.

Aquí estaré, 

pausada, 

sosegada,

serena,

sin horas ni segundos,

 sin memoria de tiempo.

 Estaré aquí velando tu sueño, 

acariciando tu alma con mi aliento. 

No importa la ocasión, 

no importa el momento, 

no hay prisa por acelerar acontecimientos, 

la vida se paralizó...en mi reloj se detuvo el tiempo.  





Imagen de la red





miércoles, 6 de diciembre de 2017

SE LLEVÓ LA NOCHE...











Se llevó la noche un lamento

 que con prisa prendía de su aliento eterno. 

Se llevó la noche la serenidad del gemido de un alma en pena

 que errante vaga entre penumbras y tinieblas

  intentando dar sosiego a su corazón, 

reconciliarse con su ayer y desterrar su pena. 

Se llevó la noche el pesar y el sufrimiento en millones de lágrimas 

 dejando desértico el caudal en las estériles cuencas de una mirada sin vida. 

Se llevó la noche parte de la vida ensombrecida

 abriendo paso a  los rayos de sol que preceden al anuncio de la vida. 

Se escapó el sonido del amargo silencio

 que acompañó sus horas inhalando desespero. 

Se le fue la voz que purgó con rabia su ira contenida.

 Dejó escrito en el viento su grito,

intento de salvar los restos que intactos permanecían en el recuerdo. 

Sin rastro de resquemores que pendieron en su alma como pesado lastre, 

al acabar la noche se fueron disolviendo, se fueron evaporando. 

 Se formó una estela de aromas cálidos 

que de armonía y calma fue tatuando el camino al alba.

  Con el nuevo amanecer la oscuridad quedó enterrada, 

el nuevo día portaba en la mañana rayos de nueva luz y de esperanza.

 En papel de seda envolvió su alma, de infinito amor cubrió su corazón, 

sucumbió al día que en la otra orilla la vida le entregaba. 






Imagen de la red