Etiquetas

domingo, 27 de diciembre de 2015

SOLEDAD







Imagen de la red




Nuestras miradas se cruzaron

Y un escalofrío recorrió mi piel.

 Enseguida supe lo que querías,

venías a buscarme,

 del mismo modo

que en otro tiempo te busqué yo a ti.

El silencio envolvió nuestro encuentro,

la sutileza de tu mensaje

se proyectó en mi retina.

Quizá en otro momento te hubiera amado

Tu presencia me hubiera hecho feliz.

Pero no es el momento ahora de acogerte,

 de instalarte en mi hogar.

Decidimos al unísono dejarnos un espacio

en el que el tiempo

 fuera testigo incondicional de nuestros deseos.

Decidimos acercarnos en la distancia,

oler nuestros miedos sin provocación,

acumular vivencias añejas

sin la influencia del dolor.

No hicieron falta preguntas incontestadas.

Estabas ahí,

 delante de mí...

 Aceptaré tu oferta solo por un tiempo

Sin derecho a permanencia perpetua.

Acude a mi llamada solo cuando te necesite

Cuando seas tú a quien quiero tener

 No quiero vivir en la condena

del destierro de tu propuesta.

No quiero vivir huyendo con la carga a cuestas.

Me quiero sola,

 contigo, soledad,

cuando yo te desee.

Cuando mi alma quede hueca,

con hambre de ti.

Solo así aceptaré tu presencia,

 te abriré mis puertas

para disfrutar contigo de ti

de las horas de silencio que me brindas

de  soledad conmigo,

 de soledad amiga,

 de soledad de ti.









sábado, 19 de diciembre de 2015

DESEO








Imagen de la red





Y caímos fulminados por el deseo

Rotos y exhaustos quedaron nuestros cuerpos

Envueltos en la vertiginosa turbulencia

Nos dejamos arrastrar hasta el vórtice del huracán

Allí nos mantuvimos durante horas

Sumidos  en la locura inconsciente

Del instinto carnal

Dimos rienda suelta a nuestra fantasía

A la lujuria imaginada

Al insaciable deseo de placer

Que nuestros cuerpos buscaron

A la necesidad de fundir en uno

Nuestro fuego inagotable

A la necesidad de amar

Que nuestros corazones rotos anhelaban








domingo, 13 de diciembre de 2015

TE ACERCAS EN MI SUEÑO












"El laberinto", imagen de Aída Díaz







Te acercas en mi sueño acariciando mi espacio

tan sutil y cercano te siento

que tu fragancia se funde en mi aliento.

No quieres mostrarme quién eres

Tu rostro se difumina en la espesura de mi ensoñación

Te acercas sin detenerte

No te quedas ni te vas

Rodeas con tu fantasmagórica sombra

 la penumbra de mi estancia.

Huelo tu esencia a deseos de amar

 Dejas en mí,

 por la mañana,

 el recuerdo de tu presencia.

Una vez más,

 noche tras noche

Repetición del mismo sueño

No puedo identificarte,

 pero no me eres ajeno

Me dejas cada vez un poco más de ti.

Y en mi sueño intento alcanzarte

Con inútil gesto,

 a tientas,

 busco tu proximidad.

No eres y sé que estás

Oigo el silencio de tus palabras cercanas

como eco de tus pensamientos

sin el sonido de tu voz.

Formas parte de mi sueño más arcaico

Aquel que nunca se realizó

No sé hablar de ti con elaboradas metáforas

No sé hablar de ti sin que se quiebre mi voz

 Cada noche me buscas y te acercas

vives y te instalas en mis sueños.

Te fundes conmigo en mi imaginación

Intento averiguar tu procedencia

Materializarte y realizarte

Darte nombre si no lo tienes

Solo en mi mente enajenada

Puedo nombrarte y equivocarme

Eres la esencia de mi mayor anhelo

Eres amor en estado puro

Eres amor sin condición.






martes, 8 de diciembre de 2015

A TI, AMIGA





Para mi querida y admirada amiga Aída Díaz, como muestra de agradecimiento y cariño y por el gran placer que supone para mi poder contar con su amistad. ¡Gracias amiga!








Imagen de la red



A ti querida Aída

Van  dedicadas estas palabras

 que nacen en mi corazón


A ti van dirigidas y envueltas

En suaves fragancias de cariño

De esencias del mejor perfume floral

Que en el Universo se pueda encontrar


A ti, mi querida amiga,

A la que admiro y respeto

Por todo lo bueno que hay en ti

Por la gran persona y amiga que eres


Doy gracias a la vida y al destino

Por hacernos coincidir

Porque no hay distancia insalvable

Para iniciar la amistad

Que en nuestros corazones se ha instalado


Porque estamos conectadas con el Universo

Y nuestras energías se han cruzado


Porque sé que estás ahí sin verte

La distancia no impide secar llantos

Ni escuchar risas

Estamos cerca de nuestros pensamientos


A ti, querida amiga

Va dirigido este canto,

un canto de amistad.

Del más grande de los sentimientos

Que los corazones puedan desear

Sentimiento que no se apaga

No se extingue si  se sabe mimar

Amistad incondicional

Que tiende su mano

Que sabe escuchar

Que no está a la venta

Ni tiene precio


Tesoro de incalculable valor

Que dedicaré mi tiempo a velar

A regar con mimo y cariño

Para alimentar la simiente

Y que  no deje de florecer.


Para ti, Aída, querida

Con mis mayores deseos

De Paz, amor y felicidad.








sábado, 5 de diciembre de 2015

JUGANDO A OLVIDAR









Imagen de la red



Jugando a olvidar pasados

Juegos recurrentes

Olvidos de conveniencia

Intentos de amortiguar el dolor

De ulceradas heridas

De amores frustrados,

De indiferencias eternas

Engaños camuflados en juegos

Escondidos en la conciencia

Risas con alma de payaso

Sonrisas forzadas

 Que ocultan el llanto interno

Vidas sin sentido desgastadas

Desoladas,

Abandonadas

Que no encuentran consuelo.

No sonríe nuestro hoy

Por voluntad propia

Aquel reír de otros tiempos

Añoranza clavada

En el alma deshabitada

No queda rastro  ni esbozo

Del alegre sonreír

En la boca seca y cansada

Sonrisas y llantos se entremezclan

En el juego del engaño

La mentira ha atrapado a su víctima

Ha convencido al corazón

Ha encadenado el alma

Ha vendido a la conciencia. 







viernes, 20 de noviembre de 2015

PAZ







Imagen de la red


Las voces unidas han de escucharse

El mundo se une entrelazando sus manos

Forman cadenas humanas contra las guerras

No queremos más horror

Ríos de sangre inundan el planeta

Por causas sin justificación

Miles de vidas aniquiladas

Miles de desplazados dejan sus vidas

En un camino incierto

Sin saber cuál será su destino

Cada gota de sangre olvidada

Supone una vida sesgada

La condena de no vivir

De no tener oportunidad de respirar

 ¿Cómo se diferencia el bien del mal?

No existe el bien en la venganza

El ojo por ojo no es la solución

Los conflictos no se resuelven con las armas

La capacidad creadora de la mano humana

Ha de despertar del letargo y olvidar la destrucción

Los gritos de impotencia se entremezclan con el horror

¡¡Queremos un mundo en Paz!!

¡¡NO a las guerras,

SÍ al diálogo,

 que acabe de una vez tanto horror!!






sábado, 14 de noviembre de 2015

Ídolos de barro








Imagen de la red

Moldeamos  ídolos

con manos de artista

 con manos sabias

 del mejor escultor.


Escogemos para ello

el más bello y fino mármol

extraído de nuestra cantera,

de la cantera onírica 

creada en la imaginación.


Ideamos seres de aparente deidad

 les damos forma

y esencia humana.

 No olvidamos detalle alguno

vestimos de emociones su alma,

si es que hay alma en lo divino.


Con las manos del deseo

damos vida a nuestro dios.

Criaturas de ficticia belleza.

Seres de defectuosa perfección.

No atisbamos el espacio huero,

  la falsedad que anida en su interior.


Dejamos de soñar

 al comprobar

el resultado final de la obra.

No hay escultura perfecta,

 la finura marmórea se ha convertido en fango.

Fango endurecido

que no soporta el golpe



en su caída

se resquebraja,

se descompone,

se hace añicos.


En su agónico declive

se precipita al vacío

se difumina y se esparce

en polvorienta nube a la deriva.

Busca el espacio abierto

en el que habita el olvido.


 Perplejidad y asombro

de unos ojos desorbitados

quedan en la mirada incrédula

ante la demolición de una obra imperfecta.


Jamás volverá  la figura moldeada

a ser imagen de perfección

invento de ensoñación

de un alma ilusionada.


La decepcionante comprobación

del burdo material de su composición

desmitifica el ideal moldeado.

No hay ídolos de perfección

 aunque la mente lo crea.


¡Ha muerto otra ilusión!

El grito ensordecedor del desaliento

 penetra en el interior

desgarrando las entrañas.

El desamor se instala de nuevo,

 hunde sus garras en el corazón

viejas heridas se abren

y

 fluyen de su interior

oscuros y dolorosos mares

de lágrimas encabritadas.








Despedida












Ya es muy tarde ahora

toda ilusión se congeló.

Mi corazón quedó hueco,

perdió la confianza.


Dudo que si  vuelves a llamar

pueda caer de nuevo

bajo el influjo

de tus vendidas palabras.

En poco tiempo,

 tu silencio

ha apagado mi fe.

Fe ciega en un amor

 que no tuvo tiempo de crecer.

Se quedó ahí,

anclado,

a la espera de una señal

en estado de reposo

 marchitándose,

agonizando y muriendo

de eterna soledad.

Nunca se hicieron realidad

 las viejas promesas esperadas.

 Principio y fin de una historia

que, tal vez por incierta

 nunca debió comenzar.


No lamento haberte encontrado,

ni  lamento haberte perdido

no se puede perder

lo que nunca se ha tenido.


Se engendró el deseo con palabras,

 dulces y tiernas palabras,

que grabaron en un instante

 la memoria de un amor.


Ya es muy tarde ahora,

mi esterilidad se ha hecho crónica.

No volveré a creer en ti

No confiaré más en tus engaños

No justificaré tus actos

para dar consuelo a mi corazón.

No hay pesadilla peor

 que buscar explicación

cuando en la otra parte no hay nada

solo cínicos gestos,

ironía desmesurada,

mentiras sin piedad

edulcoradas con miel en las palabras. 


Herido y roto,

 queda, así, mi corazón

como si miles de puntiagudos dardos

fueran lanzados sobre él a conciencia.

Sin un temblor en la mano que los lanza

 con pulso firme acierta en la diana.


No,

 ahora ya es tarde

Ahora soy yo quien te dice adiós

No te quiero en mi vida.

Mi heriste,

me desangraste,

dejaste mi alma deshabitada.

Me di con sinceridad,

y te mostré lo que soy

sin miedo ni vergüenza

ni siquiera pudor.

No confundas mi sinceridad 

con ausencia de dignidad

porque siempre fui muy digna

al expresarte mi amor.



No te dejo con indiferencia

pero no brota de mi una sola lágrima.

Mis ojos se desgastaron,

mis cuencas quedaron vacías y secas

por tanto llanto amargo derramado

ya no queda en ellos

lágrimas que me recuerden a ti.


Hoy te digo adiós.

Un adiós de eternidad,

de olvido.

De desearte y amarte

y, 

aún así,

 te echo de mi vida

te desalojo de mi corazón.


Un día se cerraran mis cicatrices

y ese día seré feliz.

Pronunciaré tu nombre

sin que sea causa de dolor.

No seré presa de estados mentales

de ansiedad o depresión.

desaparecerá la amarga huella

de todo el amor que un día creí.

Mi corazón se expandirá

 y

henchido de fresco aire renovado

respirará aliviado

esperando la sinceridad

de un nuevo amor que no sea inventado.