Etiquetas

miércoles, 9 de enero de 2019

EN LA ORILLA DEL MAR













Me senté en la orilla del mar ¡se estaba tan a gusto allí! escuchando el vaivén de las olas, observando el punto en el que el mar y el cielo se unifican y en el que tan difícil resulta distinguir a quién de los dos corresponde el azul. La grata sensación de placer y bienestar que me produce el contacto de esa inmensidad marina siempre fue único. Despierta en mí un sinfín de emociones mágicas y placenteras, tal es el efecto que en mi interior se produce que nunca pude imaginar mi vida lejos de su contacto. 

El mar, quizá, como dice Serrat en su Mediterráneo, quizá porque mi niñez la pasé jugando en su arena, quizá porque crecí bajo el efecto de su aroma, disfrutando del sabor a sal de sus aguas, será porque aprendí a amar el mar con tan solo contemplarlo, con tan solo adivinarlo cuando lejos me encontraba. Será porque me acogió en su manto de espuma blanca y me acunó y protegió cuando más lo necesitaba. Será porque supo escucharme y se convirtió en amante confidente, en amigo fiel de juegos infantiles brindándome amor bajo un marco de mutuo respeto...Me acostumbré a su cercanía, a saberme una parte en él y sentir que el mar era una parte en mí.

Me senté aquel domingo gris a dialogar en silencio con sus tranquilas aguas y al reconocerme no titubeó en abrazarme. Le hablé de mi nostalgia al tener que partir lejos de allí, a otro lugar en el que ya en sus aguas no me podría sumergir. Le hablé desde el corazón y su aliento en forma de brisa cálida en mi cuerpo quedó impreso. Su huella en mi ser quedó anclada por siempre, en cada pliegue de mi piel llevo tatuado el sabor a sal como regalo eterno. Escucho constantemente su murmullo de aliento que grabado en mi interior permanece y conmigo viaja, en mi pensamiento, allá donde vaya, allá donde me encuentre.

 Si por alguna circunstancia la vida me pusiera en la difícil tesitura de tener que elegir entre vivir en el interior, rodeada del verdor que ofrece la naturaleza o vivir cerca del mar, sería un gran dilema  para mí poder decidir. Nací rodeada de vegetación, de montañas y ríos en un paraje de ensueño. Amo intensamente la tierra que me vio nacer y amo al mismo tiempo el mar que me vio crecer. Dividido se halla mi corazón que mantiene vivo el recuerdo de su nacimiento mas no puede dejar de pensar en ver cumplido su más ferviente deseo: morir cerca del mar abrazada a su blanca espuma, sumergida en aromas de sal y brisa marina, acunada por el mar en calma escuchando el dulce canto que las sirenas me dedican.   








Imagen de la red











6 comentarios:

  1. Precioso, querida amiga, y como canario, te entiendo perfectamente, los isleños tampoco podemos vivir sin el mar, su sola presencia ya nos tranquiliza, cuando nos falta sufrimos un ahogo terrible, lo he sentido muy bien cruzando las llanuras Ibéricas...
    Muy feliz Año y un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contacto del mar es una inyección de energía vital querido amigo, como tú muy bien ya sabes. El mar es otra de las fuentes de vida que nos ofrece la Madre Naturaleza.
      Muchas gracias por tus palabras y presencia. Te deseo también un muy feliz año y que en él puedas ver cumplidos tus mayores deseos.
      Un fuerte y cariñoso abrazo.

      Eliminar
  2. Imagino al mar igual que tú, mi querida amiga. Si bien he nacido rodeada de verde vegetación, el mar me llama y me seduce. Si bien no me ha visto crecer, cada vez que puedo disfrutar de sus aguas no pierdo la oportunidad de gozar de su abrazo.
    Bellas letras, amiga querida.
    Buenas noches. Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La energía que desprende el mar es beneficiosa en todos los sentidos. El mar tiene ese efecto imán que atrae y atrapa. Me alegra que coincidamos también en el amor por la inmensidad del mar querida amiga.
      Besos todos y que tengas una bonita tarde.

      Eliminar
  3. El mar... esa gran masa de agua que recoge todas las miradas, su sonido que abraza y arrulla... el mar... yo lo tengo claro... le adoro.

    Mil besitos mi preciosa amiga y felices sueños ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos una vez más mi preciosa amiga. El mar tiene ese algo especial que te da calma, paz, relajación total. El estado de ánimo cambia con solo olerlo!!!
      Beos todos corazón lindo, que tengas un muy bonito fin de semana.

      Eliminar