Etiquetas

domingo, 21 de febrero de 2016

SOÑAR











Soñar para no perder la ilusión.

Vivir apegada a la mágica irrealidad

De las fantasías oníricas.

Soñar el sueño de otra existencia posible

Inventar y fabular sin enjuiciar las historias

Que en imágenes sucesivas van perfilándose

Detrás de la gran pantalla

Que la mente involuntaria proyecta

Entretejer aventuras de indescifrables secretos

Convencer al ego de que todo está bien

Soy yo, la protagonista principal de esta gran obra

Intervengo en mi sueño sin pedirme permiso

Puedo reír o puedo llorar si perder las formas

No hay reglas ni normas de obligado cumplimiento

 Escribo para mí un guión perfecto

Ideado para no sufrir en mi propio sueño.





Imagen de Aída Díaz :"Políptico de las series Lagers"




5 comentarios:

  1. Muy bueno! yo elegí no soñar más.Para mí el soñar es motivo de angustia, jajaja!!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo malo de los sueños es ver que solo son eso, sueños, pero de alguna manera nos permiten seguir o crear otras ilusiones. En cierto modo, ¿qué sería de nuestras vidas sin sueños o ilusiones que realizar? Gracias por tu visita a mi humilde espacio Eric.

    ResponderEliminar
  3. Las fantasias son malas; los sueños, maravillosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son malas cuando son malas fantasías; de todas formas en la imaginación hay cabida para todo tipo de creaciones fantásticas y la tendencia es querer recrear las buenas.La cuestión está en ser conscientes de que solo son, eso, fantasías al gusto. Los sueños son maravillosos, pero no dejan de ser sueños. Besotes mi querida amiga.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar