Etiquetas

sábado, 16 de abril de 2016

ME PERDÍ














Me perdí en mi propio divagar

En un arrebato loco de incesantes

 y oscuros pensamientos.


Navegué por la oscura noche

atravesando tortuosos senderos.


Embriagada y febril la mirada,

enajenada por la distorsión

que la razón no supo entender.


Me perdí en el inframundo

inflamado de fuego y llamas.

Quemando sin rozar el aliento

que agónico jadeaba


Me perdí en el laberinto

sin encontrar salida posible

a las grotescas imágenes

del ingenioso entramado mental.


Escalofriante y tenebroso silencio

se cierne en las profundas fosas.


No hay señales de luz

que sean guías en el camino

solo negrura y vacío

por la que se precipita el alma


No hay salida en el laberinto de los lobos

todo es deambular circundando el espacio

retrocediendo y avanzando

sin encontrar lo concreto.


Completar el ciclo y comenzar.

Repetir una y otra vez

como un mismo salmo

el mismo mantra.





Imagen de la red


No hay comentarios:

Publicar un comentario