Etiquetas

jueves, 8 de febrero de 2018

MUY CERCA















 Un desgarrado grito hay escondido en tu silencio, un mensaje agonizante que conmueve y estremece mis sentidos, que traspasa mi alma, que la horada y se duele y llora y sangra. Un grito que en silencio proclama  que el calor que transmiten mis palabras alivian tus heridas y dan sosiego a tu alma.  

No me alejaré de ti, a tu lado permaneceré, muy cerca, tanto, que el sonido de mi respiración puedas hacer tuyo. Tanto que desde la distancia el ritmo de mi latir alcance tus oídos. Tanto como nuestras necesidades así lo requieran. Tanto que aún sin presencia física sientas que en tu alma la mía habita.   


Imperceptible a tus ojos me hago. Perceptible y reconocida mi fragancia, me inhalas y me absorbes con la mirada interna, con la mágica ilusión óptica que la psique genera. Tan cerca que sientas mi presencia como parte de un mismo cuerpo conformando una única unidad en la que nuestras almas se conectan.

 En tu mirada me adentré y te amé, amé tu esencia, lo bello que tu interior alberga, lo que eres en realidad, más allá de un cuerpo físico, más allá de lo terrenal. Me adentré en tu interior y descubrí la grandeza de tu corazón, la profundidad de tu dolor, el motivo de tu tristeza. Te amé en el mismo instante en que acaricié tu alma y pude tocar tu esencia.

Te hallas confinado en la más oscura torre del castillo, sumido en el silencio con tus terrores y sufrimientos, cadenas que te impones y te condenas al martirio de vivir en el destierro negándote a tomar la parte que de felicidad te corresponde por derecho.

 No temas  ser un náufrago antes de hacerte a la mar, antes de arriar las velas y salir a navegar, antes de coger con firmeza el timón entre tus manos con rumbo decidido hacia mi playa. Navega sin miedo en este mar de aguas serenas y calmas, este mar que espera tu vuelta, que acoge tu ser y acoge tus lágrimas para que se disuelvan en sus aguas.

 Muy cerca de ti estaré para juntos perder el miedo y navegar y adentrarnos si hace falta en abisales y descubrir el mundo que por descubrir aún queda. Muy cerca me mantendré para ser el bálsamo en el que tus heridas sanen, para darte refugio en el que puedas cobijarte, en silencio, sin palabras, respetando tu decisión, confortando y abrigando tu destemplanza.

Quiero que me percibas tan cerca que sientas que el aire que entra por tu ventana es parte de mi alma, que con solo alzar tu mirada puedas delinear mi rostro con la suave brisa que mi aliento exhala, que puedas percibir en tu cuerpo el calor con que mis manos te acarician y te besan.

No me alejaré de ti, estaré a tu lado cuando despiertes, velando tus interminables noches, abrazada a ti en tu sueño, amándote con la mirada, susurrando ternuras en silencio, confortando tu corazón, llenando tu vida de claridad, de luz y de esperanza.






Imagen de la red

8 comentarios:

  1. Juntos, en compañia, se hace más ameno el camino...
    Es muy reconfortante leer este ofrecimiento que haces a un amigo, hijo, compañero...
    Es un aliciente tener alguien dispuesto a hacer el camino juntos, así los obstaculos son menos y más llevaderos.
    Se dice que, solos estamos siempre en mala compañia.
    Tambien es cierto que a veces nos quitan la soledad y no nos dan compañía...lo que sería igual a, mejor solos que en mal acompañados.
    Pero sin lugar a dudas que una buena compañía es como tener un tesoro.
    Me gusta la forma que has dado a esta prosa poética.
    Mi felicitación Marina por tu forma de hacer con las letras

    Feliz fin de semana.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!!
      Sin duda alguna, querida amiga, tienes toda la razón el camino en compañía se hace más grato. La soledad a veces nos trae tristeza pero también la oportunidad de estar con nosotros mismos y aprender a disfrutar de ella y como bien dices, a veces mejor solos que mal acompañados.
      Gracias infinitas por tus bonitas palabras siempre alentadoras para mí, preciosa.
      Que tengas un bonito finde corazón.
      Besos y abrazos infinitos.

      Eliminar
  2. Una prosa poética que entra por los poros y latidos del corazón y se mecen en el alma. Nuestra vida siempre se lleva mejor en compañía que no sufriendo, estando en soledad o viviendo sin autoestima. Has dado un tratado de lo que debería ser el amor cuando el uno quiere y ama al otro y viceversa. Estupendo trabajo, Marina.

    Un fuerte abrazo y feliz tarde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas por tus bonitas palabras Joaquín. Así es y así debería ser el amor dar y estar y si es recíproco ya sería amor en estado de perfección...
      Un fuerte abrazo querido amigo. Que tengas una bonita noche.

      Eliminar
  3. Muy cerca, tanto como lo permita la persona a la que se brinda esa compañía incondicional, rendida, tanto como lo permitan las fuerzas, porque el deseo de darse y de amar es poderoso en esta hermosa prosa poética que con sumo gusto comparto, querida Marina. Muchos besos, preciosa Poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas querida Mayte por tan bonitas palabras siempre. Amor que se da porque así se siente, amor que va más allá de lo físico, amor incondicional...
      Besos y abrazos todos preciosa.
      Que tengas una bonita tarde-noche guapísima.

      Eliminar
  4. Mi querida Marina, el amor incondicional pocas veces se encuentra, y en tu prosa he encontrado esa entrega de amor... ese velar en la vida y en los sueños.
    Precioso manto de caricias, mi niña.

    Mil besitos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el amor incondicional pocas veces se encuentra, es el amor en estado puro y perfecto...
      Miles de gracias mi preciosa Aurora.
      Besos y abrazos todos los que tu ser sea capaz de soportar!!!

      Eliminar