Etiquetas

viernes, 30 de octubre de 2015

MÚSICA






Imagen de la red




Qué enervante melancolía

despiertas en mi alma.


Al cadencioso arpegio

 de tus primeras notas

mi piel se estremece

se eriza mi cabello


La electricidad de tu sinfonía

recorre palmo a palmo

 todo mi universo anatómico.


No importa si eres piano

violín

o

guitarra

o bien,

el conjunto

de orquestados instrumentos.


Qué dulce placer

Qué maravillosa plenitud

 despiertas con tu magia.


Tú,

música de siempre.

Música

sin edad.

Música

 que no se pierde.


Mágica e inagotable

 llenas mis horas,

acoges mi tristeza,

inundas mi  corazón

 de emociones y alegrías.


Solo tú,

música,

sabes de mis deseos

 sabes cuándo

 y

 cómo satisfacerlos




Tú me das tanto

en cada momento,

que solo el pensamiento

de no escucharte,

de no cantarte,

de no hablarte,

de no tararear

tu dulce sortilegio,

me acongoja

y

entristece el alma

con tristeza de no vida.


No puedo imaginarme sin ti

sin todas las composiciones recibidas.


Vivir sin ti,

 música,

 sería vivir sin vida.









No hay comentarios:

Publicar un comentario