Etiquetas

miércoles, 29 de junio de 2016

ESOS MOMENTOS
















Puede ser,

quizá,

es posible,

 que algún día

 nuestros caminos

 se vuelvan a cruzar,

que nuestras vidas

 se vuelvan a encontrar.


Intenté arrancarte de mi corazón,

recité mantras sin convicción.

Llegué a creer en mi autoengaño

aceptación y resignación.

Arañé motivos y

conseguí creerlos.


Sé que estoy lejos de ti

pero tu nombre

 aún sigue vivo en mi,

ocupando,

de vez en cuando,

la mayor parte

de mi pensamiento.


 Ya no hay llanto.

No sé si queda dolor.

Sé que hay momentos

 que me invade la tristeza. 

 Se apodera de mi alma,

me desalienta.

 En ese instante

busco palabras de  consuelo

 mañana será otro día,

 pienso,

 habrá pasado ya la melancolía.

Pero hoy estoy triste,

hoy pienso en ti.

Hoy... será un mal día.


Te recuerdo,

te extraño,

te echo de menos.

Siento imperiosos deseos de verte

de escuchar tu voz

de leerte  en una corta frase,

de echar a correr

y salir a tu encuentro.


De sentir tus brazos

 rodeando mi cuerpo,

de buscar tu boca

y saciar tu sed,

si la tuvieras, 

 con mis besos. 


Y de nuevo,

 surge el maldito dilema.

 Fuerzas contrapuestas

 se ven enfrentadas.

Los deseos del corazón

y las razones de la razón

no se ponen de acuerdo.

El conflicto está servido,

da comienzo la batalla.


 La  voz de la razón

me martillea,

me taladra

cual gotera constante

que a modo de tortura

mi cerebro va perforando.

Resuena su eco en mi interior

como estrepitosos truenos

 en una noche de tormenta.


¡No!

¡No debo hacerlo!

 Por fuerte que sea el yo quiero.

Debo contener mis ganas,

Debo reprimir mis deseos.


Y vuelvo a repetir el mismo mantra

y vuelvo a darme razones

y quedo otra vez atascada

en la enmarañada

red de mis emociones,

entre lo que quiero y

  lo que no debo.

Atrapada,

 en mi propia encrucijada.


No sé,

si alguna vez te viera

no sé

 qué te diría.

No sé,

si alguna vez me buscaras

no sé

si me encontrarías.

No sé,

 si nuestras vidas se cruzaran

no sé, amor,

 qué sentiría.

Sólo sé

que hoy,

 es ese mal día.

Hoy de nuevo

 has vuelto a mi recuerdo

De nuevo hoy

estoy aquí...

 pensando en ti.





Imagen de la red

9 comentarios:

  1. Esa nostalgia que surge del amor ausente, jamás logrará la razón coincidir con ese sentimiento, pues el amor es locura, hermosura que tú plasmas en tus versos.
    Feliz fin de semana Marina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Viviana, las razones de la razón no coinciden jamas con las del corazón. Gracias por tu visita y tu comentario amiga. Feliz fin de semana. Besos y abrazos!!!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Cómo me alegra que escribas, querida amiga. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Esos amores que no están y siguen estando, porque como dices la razón no acostumbra a coincidir con el corazón. Bien narrados en tus versos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Conxita. Un abrazo!!!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar