Etiquetas

domingo, 12 de marzo de 2017

BREVE ENCUENTRO










Su rostro se crispó y en sus labios se perfiló un leve movimiento como único intento para proferir una exclamación que quedó paralizada en su garganta. Sorpresa, incredulidad, no sabía cómo definir las emociones que recorrieron su interior, en su mente, en su corazón...en su alma No le dio tiempo de calibrar en aquel momento con exactitud cuáles eran sus emociones, pero sí sintió cómo su corazón se agitaba, cómo su pulso se aceleraba. Quizá no con la aceleración de otros tiempos cuando se encontraba con él o como cuando leía aquellas palabras detrás de la pantalla de su móvil, pero sí, su corazón cambió el ritmo de su latido en aquel instante.

 Una historia que ya creía zanjada y la casualidad hizo que los recuerdos corrieran a una velocidad vertiginosa. Sabía que él la había visto igual que ella lo  había visto a él porque aunque los dos evitaron mantener fija sus miradas, sus ojos se habían encontrado y eso ambos lo sabían. No era el mejor momento para aquel breve encuentro ya que ella todavía intentaba recomponerse de toda la carga que durante tanto tiempo había sobrellevado a sus espaldas y física y emocionalmente estaba bastante resentida, así que, justo lo que no necesitaba en aquel momento le había ocurrido...verlo a través de la ventanilla del autobús en el que él viajaba la había conmocionado.

 Cuando decidió alejarlo de su vida pensó que ya jamás sus caminos volverían a cruzarse. Intentó por todos los medios olvidarle y aunque sabía que no lo había logrado del todo por lo menos su dolor se había suavizado y la historia vivida permanecía difuminada en su recuerdo, por tanto, ya no era el tema central de sus pensamientos.  Ahora, los recuerdos acudían de un modo imperativo demandando ser rescatados del lugar en el que los depositó, donde creyó que quedarían enterrados para siempre. No quería que se apoderaran de nuevo de su vida porque sabía que no tenía ningún sentido y porque había decidido firmemente dejar atrás aquel episodio que nunca llegó a entender del todo y sobre el que ahora no quería hacer hincapié de nuevo. 

El pasado, pertenece al pasado, se decía a sí misma, convenciéndose y dándose razones para echar de su mente cualquier pensamiento que le devolviera a revivir todo lo anterior. Una ardua hazaña, mucha veces se preguntó cómo en tan poco tiempo pudo sentir tanto por aquel hombre al que conoció a través de las redes sociales y que de inmediato la impactó...también muchas veces se había preguntado si realmente fue amor lo que sintió o fue producto de un sueño, de su necesidad de amar o de la forma en que había idealizado el amor. Quizá nunca llegue a descubrirlo pero fuere como fuere lo que sucedió, la cuestión fue que sintió en su alma y en su corazón que le amó y siempre tuvo la impresión que ese amor no era reciente sino que más bien venía del pasado, de otro tiempo... de otra vida.

 Lo que llegó a sentir sobrepasaba cualquier razonamiento lógico ya que era un sentimiento muy profundo en el cual el componente sexual quedaba relegado a un plano secundario...ternura infinita, deseos de abrazarle, de consolar su corazón, de beber y absorber su tristeza con sus caricias, de devolver la sonrisa a esos entristecidos ojos...Porque, a través de aquella profunda tristeza que veía reflejada en su mirada intuía un dolor y un sufrimiento infinito que la estremecía y sobrecogía por dentro.

A sí misma se dice que no quiere volver a pensar en él, que no quiere volver a saber de él, pero ahora mismo... está escribiendo y lo está haciendo. 



Imagen de la red


12 comentarios:

  1. Genialmente descrito amiga,amor que viene de lejos, de otras vidas quizás. Intenso y doloroso.
    Maravillosa vivencia.
    Gracias amiga por tan hermoso relato.
    Abrazos de oso vuelan hacia ti. Bss.🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas a ti mi querida Àngela por estar siempre ahí dándome apoyo con tus palabras ta alentadoras y valiosas para mí. Gracias miles y besos y abrazos todos preciosa amiga.

      Eliminar
  2. Buen relato con una descripción sentida, dejando en el aire esos momentos que no queremos nunca que vuelen y quedan prendidos en el corazón siempre. Hermosos sentires que recordar con una sonrisa, sea cual fuere el desenlace.Tenemos la insana costumbre de bañarnos en el sufrir del recuerdo, cuando no es así, busca los bueno y quedate con ello. vivido y sentido esta. Besos mi niña!!

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras me han llegado al alma y han tocado todas mis fibras más sensibles Marijose...La conclusión final es esa, sin duda, quedarnos con los buenos recuerdos porque han habido buenos momentos y esos son los que merece la pena conservar. Besos y abrazos todos para ti querida amiga.

    ResponderEliminar
  4. Hay veces en que la razón y el corazón no se ponen de acuerdo... Podemos tener muy claro lo que nos conviene, pero nadie puede inventar ni anular sentimientos, sencillamente están y son, al margen de lo que hayamos decidido nosotros.

    Un precioso relato, Marina. Creo que está escrito con gran sensibilidad y que sabes muy bien de lo que hablas. Es una experiencia completamente creíble para los lectores. Me ha gustado mucho.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia. Te doy las gracias por tus palabras y por tu visita a mi pequeño espacio. La razón y el corazón amiga sabes que siempre están en discordia y por ello siempre estamos en conflicto. Me alegra mucho que te haya gustado amiga. Un gran abrazo para ti también.

      Eliminar
  5. Querida Marina, tú logras emocionarme con tus letras.
    Excelente relato, se vive y se siente lo que se lee.
    Te felicito.
    Un gran abrazo y besitos.
    Viviana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida amiga, estaba intrigada por saber quién estaba detrás de ese desconocido/a jajaj. Gracias muchas por tus palabras Viviana, me llegan al corazón y al alma créeme. Besos y abrazos para ti también amiga.

      Eliminar
  6. Es cierto, nosotros nos petrificamos, los nervios, un miedo q no es, sabe más a descontrol, nuestra mirada puede ser instantánea; pero todos los recuerdos. viajan a una velocidad increíble. Como q la vida se detiene.. conocer a alguien especial..siempre lo sera, feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tal como lo describes. En un solo instante la mente trabaja a una velocidad increíble. Agradecida por tus palabras Juan. Abrazos.

      Eliminar
  7. Muy bonito Marina y bien descrito.
    Esas emociones que se creían olvidadas y que vuelven al verlo pero la protagonista al menos ha podido quedarse con la ternura y lo bueno que hubo y olvidar el dolor.
    Me has hecho pensar en que a veces las historias se acaban no porque no se quiera sino porque el otro o la otra no es bueno para una y es mejor alejarse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Conxita, te doy las gracias por tus generosas palabras y me alegra saber que te haya gustado este pequeño relato. Besos y abrazos amiga. Feliz domingo!!!

      Eliminar