Etiquetas

sábado, 21 de octubre de 2017

LETARGO












Despertó del letargo en el que se mantenía en el interior de su castillo recobrando la consciencia. Sorprendida, su mirada recorrió la estancia en la que permaneció cautiva sin reconocer el espacio que rodeaba su alma.

 Perdió la noción del tiempo, quiso escapar y encontrar la puerta de salida que la devolviera a otro universo. Se acomodó contemplativa y arañando la memoria quiso bucear en su amnesia y rescatar su yo de la oscuridad de aquella celda.

 Vivir o morir en el cadalso, en el terror de sus pensamientos no era su proyecto. Se revolvió en sí misma con desespero por la tardanza ¿cuántos años, cuántas vidas, cuántos tiempos se mantuvo presa?

Recobrar la lucidez la dejó anonadada, perdió su identidad tras aquella torre encerrada, muros construidos por los que la luz no se filtraba, murallas insondables, indestructible fortaleza en la que permaneció encerrada ¿cómo destruir ahora la gran mole que lleva por coraza? ¿cómo derribar los muros que levantó sin percatarse mientras dormida permanecía su consciencia?

Despertó del letargo en el que se mantuvo, recobró la lucidez y tomó consciencia de su estado. Viva se mantiene, vivo está su cuerpo, vivo su corazón y su alma que gritan con desgarro su ansia de libertad, de abandonar el torreón de soledades y silencios en el que se consumió su tiempo, sin darse cuenta de lo inútil que resulta apresar un corazón en una fortaleza de tan dura piedra. 





Imagen de la red


  

10 comentarios:

  1. La vida es una guerra continua donde se puede morir en vida o vivir vibrando minuto a minuto. Gracias a la oportunidad de un nuevo dia podemos hacer que el letargo no sea eterno.
    Es un placer leerte querida Marina, y bordas lo que haces, yo estoy ahora con los micros que me encantan pero que no domino.
    Poco a poco.
    Feliz domingo, un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cada día nos ofrece una oportunidad, ninguno es igual, aunque a veces nos parezca que todos son iguales siempre hay nuevos ingredientes que los hacen distintos y esperanzadores. Gracias miles Carmen por leer y comentar. Seguro que se te acabarán dando bien los micro, ya verás. Que tengas un bonito domingo preciosa amiga. Besos y abrazos todos.

      Eliminar
  2. Muy interesante la forma de mostrar la soledad y las frustraciones. Felicidades besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toñi, me alegra saber que lo has encontrado interesante. Que tengas un feliz domingo querida amiga. Besos y abrazos todos.

      Eliminar
  3. Marina, preciosa mía... un corazón vivo dormita y al despertar... sólo quiere latir con prisa como queriendo recuperar el tiempo perdido.
    Hoy me he identificado con tu letargo... Vivir no es sólo respirar.

    Mil besitos de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es tal como dices lo que he querido plasmar en estas letras querida amiga. Quizá no se pueda recuperar el tiempo pero nunca es tarde para vivir. Besos desde el alma corazón mío. Felices y plácidos sueños preciosa.

      Eliminar
  4. Preciosa historia, Marina, que creo también es una metáfora. Vivir sin saborear la vida en toda su intensidad es como estar dormida, como pasar de puntillas por la existencia. Hacen falta fuerzas y valor para salir del letargo, pero puede hacerse. No hay más que una vida y debemos honrarla buscando lo mejor que pueda aportarnos, fuera de prisiones imaginarias que nos impiden ser plenamente :))

    Muy bonito el texto, me has hecho reflexionar. ¡Gracias!

    Un abrazo y feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas Julia. Es muy cierto lo que dices hay que vivir y disfrutar plenamente de la vida que tenemos sin ponernos barreras que nos lo impidan. Es el mejor y más bello regalo de que disponemos. Besos miles querida amiga. Que tengas un feliz descanso.

      Eliminar
  5. Bellísimo, amiga, y una verdadera metáfora de la propia vida... una de la peores cárceles es que que se hace uno a si mismo. Felicidades!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sirvilo, no hay peor cárcel.que la que nosotros mismos nos creamos. Vivir presos en nuestro propio infierno sin darnos cuenta de los muros que vamos levantando es la peor de las prisiones. Gracias miles por tus palabras querido amigo. Que tengas un feliz descanso. Un fuerte abrazo.

      Eliminar