Etiquetas

sábado, 15 de octubre de 2016

PERMÍTEME













Permite este momento

 que mi voz rompa el silencio.

Permite que me acerque para enjuagar tu llanto.

Permite que mi alma regrese de su tumba.

Permite que se inyecte tu corazón de mi ternura.

Permíteme un abrazo de silenciosa amiga.

Permite que mis manos sean

  el manto que te cubra.

Permíteme ser fuego y que te dé calor.

Permíteme ser brisa fresca

que despierte en tus mañanas.

Permite que resbalen sobre ti mis besos

 como suave lluvia y te den confort.

Permite que tu recuerdo guarde

en el dorado cofre de bellos tesoros

 que fui acumulando, junto a mi corazón.

Permite que te ame a pesar de la ausencia.

Permite que te abrace y te diga adiós. 




Imagen de la red







8 comentarios:

  1. Lindo poema, Marina, con pinceladas de nostalgia....un abrazo y un adiós como única esperanza. No olvides pasar por mi blog. Un saludo fraterno. Ingrid Zetterberg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las despedidas siempre hay esa pincelada de nostalgia. Gracias por tus palabras Ingrid. Pasaré por tu blog amiga. Abrazos!!!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Marina, !es bellísimo!
    Para decir adiós, ¡no!
    Es para seguir amando a pesar de todo.
    Amiga, me dejas con un apretón en el pecho.
    Abrazo grande y besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo enorme y besos todos para ti Viviana...gracias por tus palabras amiga. Feliz domingo!!!

      Eliminar